miércoles, 6 de diciembre de 2017

EL TRATADO DE VERSALLES... ¿UNA VENGANZA?


El Tratado de Versalles es conocido como la cúspide del final de la I Guerra Mundial, donde se culpaba a Alemania de dicha guerra y a pagar unas indemnizaciones a diversos países totalmente desorbitadas. Fue firmado el 28 de Junio de 1919 ya que Alemania se  enfrentaba a la muerte por hambruna y a la invasión si rechazaba la firma del documento. Con un bloqueo naval todavía en marcha y sus barcos mercantes y la flota del Báltico secuestrada, Alemania no podía alimentar a su pueblo. Incluso los barcos USA participaron en el bloqueo.

Alemania necesitaba comprar dos millones de toneladas de comida negada por los aliados. Con las familias alemanas hambrientas, la revolución bolchevique en aumento en muchas ciudades, el Ejército Rojo de Trotsky avanzando hacia Europa, los checos y polacos preparados para atacar desde el Este y las fuerzas aliadas listas para marchar sobre Berlín, Alemania fue forzada a capitular. Se dice que ese tratado totalmente injusto fue el inicio de la II Guerra Mundial, yo creo que ambas guerras en Europa fueron una guerra civil, con un intervalo entre 1919 y 1939. Y lo fue entre el comunismo (incluyendo a los aliados, sus grandes mentores) y el nacionalismo y la identidad europea de cultura y  origen nórdico y greco-romano.
 
El tratado también aplastaba a Alemania hasta un punto insoportable en cuanto al pago de reparaciones e indemnizaciones, el robo de territorios vitales alemanes y dejaba al país sin defensa contra enemigos internos y externos. El inglés David Lloyd George ya avisó a los que preparaban el tratado en Versalles “Si la paz se hace bajo estas condiciones, será el origen de una nueva guerra”. No se equivocaba Lloyd George en buena parte, aunque le faltaba la visión y perspectiva temporal que hoy tenemos. Por ello, me gustaría comentar algunos de los puntos del Tratado de Versalles que los hacían totalmente injusto para Alemania.
 
El presidente USA Woodrow Wilson en un discurso en el Congreso el 8 de Enero de 1918, mostró los 14 Puntos como una propuesta de paz para acabar con la I Guerra Mundial. Los principios más importantes de los “14 Puntos de Wilson” fueron una paz no-vengativa, auto-determinación nacional, gobierno con el consentimiento de los gobernados, el final de los tratados secretos, y una asociación de naciones lo suficientemente fuerte para encarar una agresión y mantener la paz en el futuro. Frente a un mayor reforzamiento de  tropas y suministros USA y el bloqueo por hambre impuesto por los Aliados, Alemania decidió poner fin a la I Guerra Mundial firmando un armisticio el 11 de Noviembre de 1918. Las partes acordaron un acuerdo pre-armisticio que permitía a los Aliados el hacer un tratado de paz de conformidad con los “14 Puntos de Wilson”.
 
El Tratado de Versalles fue una violación deliberada del acuerdo de pre-armisticio. El Artículo 231 de dicho tratado, le daba a Alemania la responsabilidad total de la guerra: “Por causar todas las pérdidas y daños a los cuales los Aliados y sus gobiernos asociados han sido sometidos como consecuencia de la guerra impuesta sobre ellos por la agresión de Alemania y sus aliados”. Esta llamada “Claúsula de Culpabilidad de Guerra” fue fundamentalmente sucia y levantó un amplio odio entre todos los alemanes. Enlazaba con la obligación de Alemania de pagar las reparaciones de guerra a un nivel que casi ningún alemán hubiese suscrito.
 
Los Aliados, bajo el Tratado de Versalles, podían reclamar la cantidad que quisieran como reparaciones de guerra. En 1920, pusieron precio con la suma imposible de pagar de 269 billones de marcos en oro. En 1921, el Comité de Reparaciones Aliado rebajó la cantidad a 132 billones de marcos en oro, lo que seguía siendo una petición irreal. Los representantes aliados de la Conferencia de Paz de París, decidieron que Alemania debía perder todas sus colonias. Todas las propiedades privadas de los ciudadanos alemanes en esas colonias también estaban incluidas. La razón de esa decisión fue la hipócrita “motivos humanitarios”, que decían que Alemania había fallado totalmente en llevar adelante los deberes de la confianza colonial. Alemania estaba muy enfadada porque los gobiernos aliados rechazaron el contar con la pérdida de esas colonias como un crédito en su cuenta de reparaciones. Algunos alemanes estimaron el valor de sus colonias en 9 billones de dólares. Era una gran cantidad de dinero que habría reducido mucho la deuda impuesta a Alemania.

El Tratado de Versalles forzó a Alemania a ceder 73.485 km2 de su territorio, habitado por 7.325.000 personas, a los países vecinos. Alemania perdió el 75% de su producción anual de mineral de zinc, 74,8% de material de hierro, 28,7% de carbón y el 4% de potasa. En cuanto a su producción anual agrícola, Alemania perdió 19,7% de patatas, 18,2% de centeno, 17,2% de cebada, 12,6% de trigo y 9,6% de avena. El territorio del Sarre y otras regiones del Oeste del Rin, fueron ocupadas por tropas extranjeras y permanecieron allí durante 15 años, hasta que se aplicó un plebiscito. Los costes de la ocupación del Sarre totalizaron 3,64 millones de marcos en oro y debía ser pagado por Alemania. El Tratado de Versalles forzó a Alemania a desarmarse casi completamente. El tratado abolió toda la artillería y tanques, permitió un ejército de voluntarios de sólo 100.000 hombres y oficiales y abolió la fuerza aérea. La marina fue reducida a 6 barcos enseña, 6 cruceros ligeros, 12 lanchas torpederas, 15.000 hombres y 500 oficiales. Tras entregar lo que quedaba de su marina, Alemania debía entregar sus barcos mercantes a los aliados con unas pocas excepciones. Todos los ríos alemanes debían ser internacionalizados y todos los cables de ultramar cedidos a los aliados. Un comité internacional militar controló el proceso de desarme hasta 1927.
 
Se presentó formalmente a la delegación alemana los términos del tratado el 7 de Mayo de 1919. Al principio la delegación rehusó firmar el tratado. Tras la lectura de la larga lista de humillaciones del tratado, el delegado alemán Hohann Giesbert, dijo con vehemencia: “Este vergonzoso tratado me ha roto personalmente ya que he creído en Wilson hasta hoy. Le creí como un hombre sincero y ahora este sinvergüenza nos trae este tratado”. El Ministro Alemán de Exteriores Ulrichvon Brockdorff-Rantzau replicó “Se nos pide que admitamos que somos los únicos culpables de la guerra. Esa confesión en mi boca sería una mentira. Estamos lejos de declinar cualquier responsabilidad por esta Gran Guerra..., pero negamos enérgicamente que Alemania y su pueblo, que estábamos convencidos de que hacíamos una guerra de defensa, seamos los únicos culpables”. Francesco Nitti, Primer Ministro de Italia, dijo del Tratado de Versalles “Quedará para siempre el terrible precedente en la historia moderna que contra todas las promesas, todos los precedentes y todas las tradiciones, los representantes de Alemania no han sido escuchados en ningún momento. No se les ha dejado nada salvo firmar un tratado en un momento en que la hambruna, el cansancio y la amenaza de una revolución hacen imposible el no firmarlo...”
 
Se estima que aproximadamente 800.000 alemanes murieron por causa del bloqueo naval. El arquitecto e impulsor del bloqueo fue el Primer Lord del Almirantazgo, Winston Churchill, como ya explico en otros artículos de este blog. Su idea según confesión propia era matar de hambre a toda la población alemana hasta la sumisión absoluta. Un comentarista indicó los efectos del bloqueo: “Las naciones pueden aceptar filosóficamente la dureza de la guerra. Pero cuando se rinden asegurándoles que tienen comida para sus mujeres y niños y se dan cuenta de que ese es el peor instrumento de ataque y se mantiene el hambre, entonces el odio no se acaba”. Herbert Hoover, dijo del bloqueo aliado sobre Alemania: “Debe acabarse el bloqueo..., a esta gente se les debe permitir volver a la producción no sólo para salvarse ellos mismos del hambre y la miseria, sino que debe despertarse en ellos la resolución de continuar con la vida nacional..., esta gente está en un estado de colapso moral”.
 
Cuando Hoover estuvo en Bruselas en 1919, un arrogante almirante británico le dijo “Joven, no veo por qué ustedes los americanos quieren alimentar a los alemanes”. Y Hoover de forma impúdica respondió “Viejo, no entiendo por qué ustedes los británicos quieren matar de hambre a mujeres y niños que ya están consumidos”. George E.R. Gedye fue enviado a Alemania en Febrero de 1919 en un tour de inspección. Describe el impacto del bloqueo en el pueblo alemán “Las condiciones hospitalarias son escalofriantes. Un tremendo 10% de los pacientes han muerto durante los años de guerra por la falta de grasas, leche y buena harina. Alcanfor, glicerina e hígado de bacalao son inexistentes. Como resultado hay una tasa de mortalidad infantil muy elevada. Hemos visto cosas horribles en el hospital de niños, como los bebés muertos de hambre, con sus terribles e hinchadas cabezas... Así eran las condiciones en los Territorios No-Ocupados. Nuestro informe urgía la apertura inmediata de fronteras a grasas, leche y harina... pero el terrible bloqueo se mantuvo como resultado de la insistencia francesa..., hasta que fue firmado el Tratado de Versalles en 1919... No hay castigo suficiente que justifique reprimir a las divisiones anglo-americanas del Rin el compartir sus raciones con los hambrientos alemanes”.
 
Pocos historiadores de la posguerra creían que Alemania fuese la única responsable de la  guerra. Habían diferencias de opinión sobre el grado de responsabilidad compartida entre Alemania, Inglaterra, Francia, Rusia y otros contendientes, pero nadie puede encontrar a Alemania totalmente responsable de la guerra. Alguien imparcial en el mundo académico y de estudio es el Dr. Sidney B. Fay de la Universidad de Harvard. Fay concluye tras un exhaustivo estudio de las causas de la guerra que “Alemania no planeó una guerra europea, no la quería y a pesar de los esfuerzos para evitarla, fue primordialmente la movilización general rusa cuando Alemania trataba de atraer a Austria a un acuerdo, que precipitó la catástrofe y haciendo que Alemania se movilizase y hubiese guerra. El veredicto del Tratado de Versalles de que Alemania y sus aliados fueron responsables de la guerra, a la vista de las pruebas hoy a nuestro alcance, eso es históricamente deficiente”. Otros profesores y académicos que defienden que Alemania no inicio la I Guerra Mundial son, entre otros, Harru Elmer Barnes, Michael H. Cochran, Max Montgelas y George Demartial. El británico Arthur Ponsonby ha demostrado de forma convincente que los cargos atroces contra los alemanes estaban “fabricados” por los propagandístas aliados”.
 
A pesar del juego sucio en el Tratado de Versalles, sus órdenes fueron efectivas y fueron oficialmente confirmadas por el Pacto de Paz Kellogg-Briand de 1928. Adolf Hitler se refiere al tratado en su libro “Mein Kampf” “Un escándalo y una desgracia..., el dictado significó un acto de gran robo contra nuestra gente”. El Führer rompió las cadenas de Versalles cuando accedió democráticamente al poder en 1933.

6 comentarios:

  1. No ha sido un caso aislado, a la mayoría de perdedores se les ha diezmado y masacrado una vez vencidos. Desde la antigüedad más remota cuando se asesinaba a los niños, se violaba a las mujeres y se esclavizaba a los hombres, hasta los actuales casos de Irak o Libia. El que pierde curiosamente siempre resulta ser el culpable de todos los males habidos y por haber.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, como ocurrió también en la guerra del Paraguay, la guerra de la triple alianza(Brasil, Argentina y Uruguay contra Paraguay) entre 1864 y 1872, a raíz de la cual a dicho país se le arrebató casi la mitad de su territorio, el cual fue anexionado a Brasil y a Argentina. Por otro lado se le impuso una sanción económica de 300000 libras, el gobierno paraguayo tuvo que pedir un préstamos a la banca internacional para pagar dicha sanción, la cual con el pago de los intereses se convirtieron en 3 millones de libras. Los motivos fueron similares, Francisco Solano, presidente del gobierno de Paraguay apartó la economía paraguaya de las especulaciones bursátiles, por otro lado implantó un modelo financiero-monetario soberano, el estado nacionalizó la emisión de su propia moneda y aplicó una política de crédito soberano eliminando el dinero deuda. De esta forma el gobierno paraguayo dejó de pedir dinero prestado a la oligarquía financiera de aquella época(El Banco de Inglaterra), también implantó un sistema autónomo de control de las mercancías, al margen del control que Inglaterra llevaba a cabo en toda Sudamérica. Todas estas medidas supusieron un éxito en materia económica, Paraguay llegó a se el país más próspero de Sudamérica, sin deuda, con una próspera industria y con una alta tasa de alfabetización. por este mismo motivo la gran banca internacional le declaró la guerra, para que el ejemplo paraguayo no se extendiera ya que su negocio y poder corrían peligro.
      Esta guerra siempre se dijo que fue organizada desde Inglaterra, pero más bien fue organizada desde el Banco de Inglaterra, el único centro financiero internacional que había en aquella época.

      Eliminar
    2. Comentar que en la guerra del Paraguay obviamente tuvieron que utilizar un motivo absurdo, una mentira, falsa bandera, para declararle la guerra a dicha nación, el motivo no fue otro que afirmar que el el presidente paraguayo Francisco Solano quería invadir el territorio de Brasil que hace frontera con Paraguay para darle una salida al mar, lo cual obviamente era falso. No hay discurso alguno pronunciado por Francisco Solano ni tampoco documento alguno que demuestre que afirmó esto en su día. Pues a fecha de hoy, por lo menos en Brasil hay parte de la población que encuentra justificada la guerra contra Paraguay puesto que continúan creyendo que dicho país quería invadir Brasil para encontrar una salida al mar. Solo es cuestión de buscar vídeos en YouTube que traten sobre el tema para comprobarlo, al parecer en la escuelas brasileñas todavía se adoctrinan a los escolares con estas mentiras históricas.

      Eliminar
  2. Hace tiempo trate en mi blog, las cartas entre Guillermo II y el zar Nicolás, por si alguien quiere echar un vistazo. https://elrinconnacionalista.wordpress.com/2017/07/15/las-cartas-de-nicky-y-willy-un-ultimo-intento-de-paz/ Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Apreciado Felipe,

    Una vez más, un gran artículo, bien documentado y enfocado a la cuestión de fondo. Creo que no cabe duda de que dicho tratado fue el germen de la siguiente guerra, que ya estaba planeada como continuación de la primera. Nunca se buscó la reconciliación, sino el mantenimiento de los agravios y odios.

    A Hitler se lo pusieron en bandeja, al utilizar este tratado como una humillación a Alemania (cosa objetivamente cierta) y así pudo captar a las masas descontentas por la situación del país. Y fíjate que la República de Weimar sufrió un duro "marcaje" por parte de los aliados vencedores, y todo ese marcaje se acabó en cuanto Hitler llegó al poder y aplicó su política unilateral, mientras las "democracias" miraban para otro lado.

    En fin, los auténticos responsables de las dos guerras nunca dieron la cara, estaban en la trastienda, como siempre, pero ya se preocuparon de financiar y armar a la Alemania nazi y a la Rusia soviética, dándoles cancha de entrenamiento con la guerra civil española. Todo esto está narrado por un historiador tan serio y reputado como Antony Sutton y no hay lugar para hablar de fácil conspiracionismo. Todos los actores del drama obedecían a un mismo director: la oligarguía financiera mundial.

    Saludos,
    X.

    ResponderEliminar
  4. El tratado de Versalles en sí no fue el germen de la segunda guerra mundial, se produjo lo que el célebre economista John Maynard Keynes profetizó en su libro sobre el tratado de Versalles:"Las consecuencias económicas de la paz", que Alemania acabaría en una guerra civil o por el contrario llegaría al poder un movimiento político nacional de liberación que rompería con el citado tratado, como así ocurrió cuando el NS llegó al poder de la mano de Hitler. La política unilateral que Hitler aplicó consistió en romper con el ruinoso tratado y consecuentemente por otro lado intentar recuperar los territorios que le arrebataron a raíz del citado tratado, al margen de las medidas de soberanía financiera y monetaria que fue aplicando para reactivar la economía, las "democracias" como usted dice no miraban hacia otro lado, estaban ya pensando en como combatir al régimen NS.
    Nunca se ha demostrado que los de siempre financiaran a la Alemania nazi,¿Que pruebas hay?, porque en la guerra civil española los alemanes enviaron solamente varios escuadrones de aviones, pero nada más, los soviéticos enviaron un contingente mucho más numeroso, sobre todo de combatientes, alrededor de unos 30000, mientras que los alemanes no lo hicieron.
    Sobre que todos los actores obedecían al mismo amo, a la oligarquía financiera internacional, esta es la otra versión de la guerra que quieren dar algunos, pero lo cierto es que el gobierno de Hitler expropió y nacionalizó la casa Rothschild en Alemania y en Francia y durante la contienda el capitalismo occidental se alió con el comunismo soviético para derrotar a Alemania y al régimen NS, algo bastante contradictorio, explíquemelo.
    Para finalizar explíqueme el por qué la Alemania NS está tan demonizada y el por qué el NS como ideología está en cierto modo perseguida, no digamos ya la figura de Hitler, como si fuera el único malo de la película. Usted habla de un historiador serio y reputado como Antony Sutton, pero hay otros historiadores igual de serios que dan otra versión de los hechos.¿Cuál es la versión verdadera?, que cada cual obtenga sus propias conclusiones.
    Saludos.

    ResponderEliminar