martes, 20 de abril de 2021

ER IST WIEDER DA

“HA VUELTO” (Er Its Wieder Da), es el título de un libro del alemán Timur Vermes de 2012 y de una posterior película de 2015, donde se recrea el hipotético regreso de Adolf Hitler a la Alemania actual. Tanto el libro como la película gozaron de una excelente acogida. La película fue número uno a las tres semanas de su estreno y el libro ya ha vendido casi un millón y medio de ejemplares, habiendo sido traducido a 41 idiomas. 

La sinopsis es muy simple (y muy compleja desde el punto de vista de la física), tras ser misteriosamente transportado hasta la zona del bunker en el Berlín actual, el Führer es tomado como un comediante, un imitador, que rápidamente atrae a los medios de comunicación y a muchos admiradores. Hitler expresa desprecio por la sociedad alemana actual, incluida la televisión y los partidos políticos, a pesar de que simpatiza con los Verdes y por su amor a la naturaleza.  

He de reconocer que viendo la película, que se ajusta muy bien a la novela, es difícil no llegar a la conclusión de que que no es mala cosa el pensar o hacer algo que Hitler aprobaría. Para el Führer, no solo nacionalismo, sino también el coraje, la naturaleza y Wikipedia son importantes para sus intereses. Tras avergonzarse por dispararle a un perro, Hitler hace una donación a la causa de la protección de los animales, otro de los grandes intereses de la causa Socialista Nacional. Todo esto ayuda a eludir la moda moderna de relacionar todo lo que no es políticamente correcto con Hitler, tratando de acabar cualquier discusión.

Parece que el autor está de acuerdo en que el tener algo en común con Hitler no es causa de pánico. En una entrevista en el “Sidney Morning Herald”, pone en claro “que cree que existen representaciones de Hitler que no son realistas. Se muestra a Hitler en cualquier circunstancia, como un monstruo o ‘el Hitler gracioso’, pero la mayoría de personas no pensarían como una posibilidad que si él volviese a la vida actualmente, tendría de alguna forma un cierto atractivo”. Los lectores estaban de acuerdo en que los hechos históricos quedarían oscurecidos por considerar a Hitler “tanto una figura cómica o la encarnación del mal”.

Timur Vermes parece tener sentido del humor ya que puso el precio de su libro a 19.33€, una referencia clara al año en que Hitler subió democráticamente al poder. Esa fue su respuesta al la propuesta previa del editor de poner el libro a 19.45€, año del final de la guerra. Mientras que la mayoría de alemanes creen o al menos tienen la esperanza de que ellos se hubiesen opuesto fuertemente a Hitler si hubiesen vivido en esa época, la película y el libro parecen indicar exactamente la dirección contraria. No solamente la gente corriente se muestra impresionada por él, sino que la gente más hostil a Hitler no es mostrada positivamente.

Eso incluye no solamente la connivencia del ejecutivo de la televisión Sensebrink, al menos inicialmente, también una mujer judía mayor con demencia y por supuesto el periodista independiente Sawatzki, el típico tonto. Éste, es el primero en descubrir a Hitler y le ve inicialmente como una gran oportunidad. El Führer no se impresiona por lo que es el “neo-nazismo” en la moderna Alemania, incluyendo manifestantes callejeros, cocina vegana y los integrantes de un fallido partido nacionalista llamado NPD (Partido Democrático Nacional de Alemania). Lejos de ser capaces de construir el IV Reich, Hitler remarca que “no son capaces ni de montar una estantería de IKEA”. Tampoco todos los “nazis” actuales piensan bien de este nuevo Hitler, a pesar de que muchos expresen su simpatía

El nuevo y más prominente partido nacionalista Alternative for Deutschland (AfD), es presentado en la película, pero no como pro-Hitler. El Führer se interesa en conocerles y su representante es mostrado quejándose de que caracterizan al partido en los medios como de extrema derecha, mientras el mismo Hitler reposa su cabeza sobre su hombro. Evidentemente, en vez de aprobarles se duerme ya que considera su plataforma política muy aburrida. 

Algunas escenas parecen intentos de presentar a los que tienen ideas parecidas a las de Hitler en el asunto de la inmigración, como ignorantes. Un hombre cree que el promedio de inteligencia de los africanos en Alemania está entre el 40 y el 50, y que el promedio en todo el país ha bajado al 80. El promedio actual en el África negra se estima que está entre el 65 y el 82, lo que está bastante por debajo del promedio alemán que se sitúa en 102.

Durante la mayor parte del relato y la película, es fácil estar de acuerdo con lo que Hitler y sus nuevos seguidores dicen sobre la política y la sociedad. Está preocupado por el desempleo, la degeneración cultural y el declive poblacional. Sus comentarios denunciando varios problemas sociales resuena entre la audiencia, que se ve personificada en lo que dice este nuevo Hitler. Mucho de esta película se hizo sin guión. El actor que da vida a Hitler interactúa de forma real con gente normal por la calle. Muchos están felices por asociarse son él y algunos incluso le saludan con el brazo en alto.

Obviamente, muchas mujeres en la película encuentran a Hitler muy excitante, incluyendo a muchas que no son actrices en escenas callejeras y las que sí lo son y siguen un guión. Tanto la ejecutiva Bellini y la joven secretaria Krömeier, lo muestran claramente. En su primer encuentro con Hitler, la joven secretaria está muy contenta por la oportunidad de estar con él trabajando y le saluda con un entusiasta brazo en alto. En contraste con el “Buenos días, mi Führer” de Krömeier, una chica en la calle saluda a Hitler con un “¿puedo abrazarle?”. Y esto es espontáneo.

Desde luego se presenta al Führer teniendo fallos. Se enfada rápido e incluso le dispara a un perro que es demasiado pequeño para ser una amenaza real. Tras tocar una valla eléctrica como una prueba de coraje ante Sawatzki, trata de negar que le duele a pesar de de su obvia reacción física al shock eléctrico. Otra prueba de una cierta deshonestidad se muestra en la película cuando Hitler le dice a Bellini que infló los números de la organización que fundó, el Partido Alemán de los Trabajadores, empezando a contar sus miembros en el número 500, en vez del uno.

El odio de Hitler por los judíos puede ser considerado un fallo muy serio por los alemanes actuales y este asunto no se omite en la película, pero está muy lejos del enfoque del film. Incluso trata de no darle importancia, especulando que a pesar de que la abuela de su secretaria Krömeier, es judía, la chica quizás no es de pura sangre judía. Y esto nos trae una frase muy interesante de la película “El cuerpo puede sobrellevar una cierta cantidad de judería”

Hitler también tiene sentido del humor, incluso más que Sawatzki. Tras haber intentando convencer a Hitler que la palabra “negrata” que suena en la radio del coche ahora quiere decir “amigo”, Hitler decide practicar este nuevo sentido de la palabra. Coge los restos del perro que acaba de matar y los levanta hacia el periodista mientras conduce y dice “Hey, negrata”. Hace que el perro muerto bese a Sawatzki que, a pesar de ser un soltero, parece no apreciarlo…

Hay algo interesante también en la película sobre la absurdidad de fantasear con el regreso y el asesinato de Hitler antes de su llegada al poder. Hay una secuencia hacia el final de la película en la que Hitler es llevado pistola en mano por un enloquecido Sawatzki hasta el tejado de un edificio, ya que ha descubierto que el “comediante” es el mismo Führer, el auténtico. Aquí se permite a Hitler el responder a la acusación de Sawatzki de que “usted engaña a la gente con su propaganda”. “Los alemanes que me votaron no estaban simplemente convencidos por una retórica clara” responde Hilter “En vez de eso, supieron escoger a un líder que reflejaba sus valores”.

En esa escena en el tejado, el Führer responde al ser acusado de monstruo pronunciando palabras de forma calmada y mirando a Sawatzki “Si me condenas como a un monstruo, ¿estás condenando a todos esos que me votaron? Ellos fueron gente común, normal”. Y en lo que parece el final de Hitler, con un desencajado Sawatzki disparandole al rostro, se torna en una irónica situación ya que, inexplicablemente, regresa de nuevo después de que su cuerpo desapareciese tras el disparo. Y le informa Sawatzki de que los alemanes jamás se desharán de él. Hitler representa algo mucho más grande que él mismo; y dice “soy una parte de todos vosotros”. 

La idea de asesinar a Hitler es condenada por el hecho de que la persona que lo lleva a cabo, Sawatzki, está claramente enfermo mentalmente. Y por ello atrae la atención del personal de un hospital y acaba siendo internado en un manicomio.

La película termina con la ejecutiva Bellini conduciendo un Mercedes Benz con Hitler y un periodista que le pregunta a ella si teme la llegada de un nuevo Hitler. Ella responde que  “Nuestra historia ha sido fijada durante más de 70 años. Los estudiantes están enfermos de escuchar cosas sobre el III Reich. Deberíamos tener un poco de fe”. 

Recomiendo la lectura o la visión de la película. He de decir que la ví con una cierta reticencia, pero creo que refleja bastante bien ideas y situaciones muy bien encajadas con el personaje. Obviamente y a pesar de ser una ficción al 100%, tiene un punto de realismo que no he visto en otras películas sobre esa persona.

lunes, 19 de abril de 2021


NAPOLEÓN, LA OTRA HISTORIA...

Hasta hace poco, los franceses se hubiesen sentido indignados ante cualquier comentario negativo sobre Napoleón, su emperador favorito. Pero a su pesar, las nuevas investigaciones nos muestran que el gran héroe francés, cometió atrocidades a gran escala que ensombrecen a otros líderes históricos. Esta nueva imagen de Napoleón ha causado una gran angustia en Francia. Sin embargo, los políticos del máximo nivel han dado su apoyo a las ceremonias oficiales sobre la mayor victoria de Napoleón, la batalla de Austerlitz, cuando la Grande Armée derrotó a los ejércitos combinados de Austria y Rusia en sólo 6 horas, acabando con 19.000 soldados enemigos.

El francés Claude Ribbe, un historiador y filósofo respetado escribió el libro “Le Crime de Napoleon” en 2005, un libro durísimo pero recomendable. El libro investiga la familia e historia de Napoleón. Le acusa de haber sido un racista y un antisemita, que persiguió a los judíos y reintrodujo la esclavitud justo pocos años después de ser abolida por el gobierno francés. Uno de sus descubrimientos más sorprendentes fue el intento de masacrar a la población entera de Haiti por encima de los 12 años, con métodos que incluían el gaseamiento en las bodegas de los barcos, en dicha colonia francesa a finales del siglo XVIII. Napoleón, entonces Primer Cónsul, fue el hombre que por primera vez en la historia “se preguntó racionalmente a sí mismo el cómo eliminar, en el menor tiempo posible y con el mínimo coste posible y personal, el máximo de gente descrita como científicamente inferior”.

No olvidemos que en aquel momento, sobre 1800, Haiti era la colonia más rica del mundo. De hecho era una fábrica esclavista que exportaba el 66% del café en el mundo y casi el 50% del azúcar. Los esclavos eran golpeados para trabajar y forzados a llevar unos bozales de estaño, para evitar que se comiesen las cañas de azúcar. Si los esclavos eran reticentes al trabajo se les quemaba a fuego lento o se les llenaba de pólvora y se les hacia estallar a pedazos.

Cuando los esclavos empezaron a luchar por su libertad bajo la égida de un carismático genio militar africano llamado Toussant L’Overture, Napoleon envió 10.000 soldados de choque, bajo el mando de su cuñado el general Leclerc, para aplastar a Toussant y restaurar la esclavitud. En 1802, se llevó a cabo un gran programa de limpieza étnica. Napoleón prohibió los matrimonios racialmente mixtos y ordenó que todas las mujeres blancas que hubiesen tenido algún tipo de relación con un negro o un mulato, fuesen embarcadas hacia Francia.

Luego ordenó el asesinato de tantos negros en Haiti como fuese posible, para ser reemplazados por nuevos y más dóciles esclavos negros traídos de África. Las tropas francesas tenían las órdenes de matar a todos los negros por encima de los 12 años. Sin embargo, también mataron por debajo de esa edad, apuñalados hasta la muerte, colocados en sacos de arena y arrojados al mar. Los haitianos lucharon hasta la muerte por la independencia, que finalmente se declaró en 1804.

Los prisioneros de ambos bandos fueron regularmente torturados y asesinados y sus cabezas se ponían sobre los muros o clavadas en estacas junto a los caminos. También los no combatientes, fueron raptados y masacrados. Según crónicas del momento, los franceses usaron perros para despedazar a los prisioneros ante la multitud en un anfiteatro. Se alega que bajo las órdenes de Napoleón, se extraía azufre de los volcanes haitianos y luego quemado para producir el venenoso dióxido de azufre, y que se usaba para gasear a los negros haitianos en la bodega de los barcos, más de 100.000 de ellos, según las crónicas.

El uso de estas primitivas cámaras de gas fue confirmado por personas de aquel momento. Antoine Metral, que en 1825 publicó su historia de la expedición francesa a Haiti, escribió sobre las pilas de muertos por todas partes. “Variábamos los métodos de ejecución” dice Metral “A veces arrancábamos las cabezas, a veces les poníamos una bola y una cadena para que se ahogasen en el mar, a veces los gaseábamos en los barcos con azufre. Cuando se usaba la oscuridad de la noche para ocultar estos ultrajes, los que caminaban junto a la desembocadura del río, podían oír el sonido monótono de los cuerpos arrojados al mar”.

Otro contemporáneo que también estuvo en esa expedición punitiva, escribió que “Inventamos otro tipo de barco donde las víctimas de ambos sexos se apilaban una sobre otra y eran asfixiadas por el azufre”. Estos eran barcos-prisión con cámaras de gas, llamadas “estufas”, asfixiaban a los negros, causándoles un sufrimiento horrible. Incluso entonces, hubo oficiales navales franceses que estaban horrorizados por estas salvajadas quejándose de que esos hombres habían desafiado un consejo de guerra por haber olvidado las leyes de la humanidad. Pero desde el punto de vista del Emperador, el gaseamiento era una forma de reducir costes… Los barcos siguieron transportando prisioneros a mar abierto para ahogarles, pero los cuerpos llegaban hasta las playas o permanecían enganchados al casco del barco.

Toussant, que se denominaba a sí mismo el Napoleón Negro, fue raptado tras aceptar una invitación para parlamentar con un general francés y embarcado de regreso a Francia encadenado, donde murió de neumonía tras ser encarcelado en una fría bóveda de piedra. 

De nuevo y sin reconocer la abolición de la esclavitud Napoleón, en el año 1802, promovió a su camarada Antoine Richepanse al rango de general y le envió a Isla Guadalupe, al Sur del Caribe con una fuerza de 3.000 hombres para aplastar la revuelta de los esclavos en la isla. Durante la operación, Richepanse asesinó a hombres, mujeres y niños que se encontraba en su marcha hacia la capital. Luego preparó un plan de exterminación, aparentemente aprobado por el Primer Cónsul. Se formó una comisión militar de seguimiento para disfrazar de una cierta legalidad todo aquello. Unos 250 rebeldes fueron fusilados en la Plaza de la Victoria de Guadalupe y otros 500 fueron llevados a la playa y asesinados allí mismo.

Richepanse y Lacrosse, el antiguo gobernador colonial de nuevo en el poder, pensaron en apilar los cuerpos en grandes pilas para intimidar a los isleños, pero no lo hicieron ante el temor de provocar una pandemia. En vez de ello, y utilizando una técnica que luego utilizarían en la Guerra de Argelia (1954-1962), enviaron escuadrones asesinos a cada rincón de la isla, para seguir a los granjeros que estaba ausentes de sus casas. Esos granjeros eran tratados como rebeldes. Se prometió un botín por cada negro capturado y los rebeldes eran ajusticiados de forma sumaria en el lugar. La ferocidad de la represión encendió otro levantamiento, que Lacrosse aplastó con los métodos más brutales.

“Ser colgados no es suficiente por los delitos que han cometido” decía Lacrosse “Es necesario cortarles en vivo y dejarles expirar en la rueda (los prisioneros eran atados a la rueda de un carro antes de que fuesen desmembrados de brazos y piernas con garrotes). ”Las cárceles ya están llenas, es necesario vaciarlas lo antes posible”. Hay que decir que en eso fue exitoso colgando, matando a garrotazos, quemando a los rebeldes y rompiendo sus extremidades en la rueda. Se puede decir que Lacrosse desarrolló el más diabólico instrumento de ejecución lenta jamás creado. 

Tras cuatro meses en Guadalupe, los franceses perdieron la paciencia con los isleños y la ferocidad de la represión alcanzó nuevas cotas de horror. Los negros con el pelo corto eran asesinados sin más, ya que los franceses consideraban que lucir el pelo corto era un signo de la rebelión. Se dieron órdenes para que “el tipo de ejecución deberá dar un ejemplo terrible”. Se animó a los soldados a “abrir a los insurgentes, estrangularlos y quemarlos”. Los oficiales franceses hablaban con orgullo de haber creado unas “islas de tortura”. En una carta a Napoleón, su cuñado Leclerc escribió “Es necesario destruir a todos los negros de la montaña… y no dejar niños de más de 12 años”. Como anécdota, la calle parisina Rue Richepanse (por el general Antoine Richepanse culpable de las atrocidades en el Caribe), cambió recientemente su nombre por Rue Solitude…

El libro de Ribbe es demoledor. Afirma que para Napoleón su ejército era carne de cañón cuando era necesario. Su retirada de Moscú en 1812, acabó con la vida de 450.000 de sus soldados, muchos de ellos congelados mientras se abrazaban entre sí para aprovechar el mínimo calor corporal, en uno de los peores inviernos rusos. Pero nada muestra más claramente el desprecio del Emperador por sus hombres que el boletín anunciando la destrucción de su ejército. Napoleón culpó a sus caballos y acabó declarando que su salud nunca había sido mejor. Para él Haiti y Guadalupe quedaban demasiado lejos para atraer la atención del público.

Pero no sólo el terror napoleónico se fraguó en el Caribe o en Rusia, también en Oriente Medio y concretamente en Siria. Pero hay que decir que ahí fue algo diferente y concretamente en el asedio a la ciudad amurallada y portuaria de Jaffa. Fue durante la guerra entre Francia y el Imperio Otomano (la actual Turquía a grosso modo). Napoleón dirigió ese asedio ya que necesitaba ese puerto como algo vital para dar cobijo a su flota. La ciudad cayó al cuarto día y las tropas francesas entraron violentamente en la urbe, asesinando indiscriminadamente a cristianos, musulmanes y judíos. Para escapar de la matanza, parte de la guarnición se encerró en un gran torreón. Napoleón envió a sus oficiales a negociar la rendición que aceptaron los encerrados. Los llevaron al campamento francés.

No había muchas raciones y Napoleón decidió que había sido demasiado magnánimo con los prisioneros. Mantuvo a los 4.000 turcos cautivos con las manos atadas a la espalda y luego la masacre empezó. Entre 2.500 y 4.000 prisioneros fueron asesinados allí mismo a tiros o bayonetazos. Poco después de esta matanza, se propago una plaga que diezmó las tropas de ambos lados. Con mucho coraje, hay que admitirlo, Napoleón llevó a su estado mayor a visitar los hospitales llenos de hombres infectados. Propuso a los médicos que los enfermos franceses más graves que no podían ser evacuados, se les administrará una dosis letal de opio láudano. Los doctores se impusieron a esa decisión y le indicaron que se retirara del hospital.

Desde Jaffa, Napoleón marchó sobre Acre, una ciudad situada en una península y prácticamente inexpugnable y que otorgaba a los ingleses el control del mar. Napoleón lanzó siete asaltos y todos fracasaron. De regreso a El Cairo, Napoleón dejó a 2.200 hombres muertos y 2.300 más seriamente heridos. Para el Emperador esos heridos ya eran hombres muertos. Muchos de los que dejó atrás sabían que los turcos les cortarían la cabeza en cuanto su ejercito se retirase. Trataron de seguir a las tropas en retirada, gritando y suplicando no ser abandonados.

Evidentemente, quedaron rezagados con sus gargantas resecas bajo un calor sofocante, que redujeron sus gritos a sollozos. Los oficiales heridos fueron sacados de sus camillas y se les abandonó en las dunas. Los soldados quedaron abandonados en los campos de cultivo arrasados y pueblos destruidos bajo las órdenes de Napoleón. Más de 5.000 hombres murieron allí.

Claude Ribbe nos dice en su libro que “No había sentido moral, de lo bueno o de lo malo. Era una cuestión de acabar un trabajo difícil. Al final, los métodos para matar tenían que ser eficientes y baratos”. A la vista de todo eso el libro nos hace una pregunta inquietante “¿Napoleón debe ser aclamado como un gran líder o denunciado como dictador?”. Según una encuesta de “Le Figaro” de ese año 2005, descubrió que el 40% de los franceses veían a Napoleón “un dictador que utilizó todos los medios disponibles para satisfacer su sed de poder”.

Por ello, es casi obligado que por lo que llegó a hacer Napoleón en Haiti y Guadalupe, debería haber un tumba al esclavo desconocido bajo el Arco del Triunfo, junto a la del soldado desconocido.

sábado, 17 de abril de 2021

 
UN LIBRO SOBRE KUBRICK

Sabéis que me gusta el cine en general y el bélico o histórico en particular. Entre las muchas películas que he visto están la del director Stanley Kubrick. De este famoso director destacaría dentro del área bélica, “Fear and Desire” (1953), “Senderos de Gloria” (1957), “Espartaco” (1960), “¿Teléfono Rojo? Volamos hacia Moscú” (1964), “Barry Lyndon” (1975) y la “Chaqueta Metálica” (1987).

Fue un director obsesivamente minucioso y detallista y eso es algo que se aprecia en toda su filmografía. No dudo y afirmo que ha sido uno de los grandes en el mundo del cine. Por supuesto hay muchas más películas suyas sobre temas muy variados y actuales como “La Naranja Mecánica”, de temática turbia como “Eyes Wide Shout” o “Lolita”, de ciencia ficción como “2001 Una Odisea Espacial” o incluso de terror como “El Resplandor”.

Sin embargo y centrándonos en Kubrick, la persona, quisiera hablar sobre un libro titulado “Eyes Wide Open: A Memoir of Stanley Kubrick” (1999), del escritor y guionista Frederic Raphael (1931) y cuyo título es un claro guiño al título de la película “Eyes Wide Shout”. Frederic Raphael no es un cualquiera: es un prolífico novelista y ganador de un Oscar como guionista, así como guionista de dicha película para Kubrick. Frederic hace un retrato de Kubrick en su libro como mínimo sorprendente, incluso simpático de ese legendario director de cine. Recordemos que murió el 7 de Marzo de 1999, a la edad de 70 años, la película “Eyes Wide Shout” se estrenó el 16 de Julio, y el libro fue publicado el 30 de Junio por la editorial Ballantine. 

“Eyes Wide Shout” es una película turbadora, obsesiva e inquietante, cargada de códigos para iniciados y que presenta escenas de sociedades secretas y rituales satánicos totalmente verosímiles. No dudo que Kubrick o conocía de primera mano ese ambiente y rituales o bien estaba muy bien informado por personas pertenecientes a esas sociedades alejadas del ojo público. La casa llamada Mentmore Towers, donde se filmó el memorable ritual satánico y la orgia, fue construida en el siglo XIX (1852-1854), para el barón Mayer de Rothschild como casa de campo y está en Inglaterra. Sigue siendo propiedad de la familia…

Volviendo al libro que nos ocupa, el Kubrick que emerge de sus páginas es el clásico artista excéntrico y tiránico, obsesionado con los más ínfimos detalles y aparentemente indiferente a las necesidades de las personas y opiniones de todos aquellos que trabajaban para él. A pesar de lo exasperante que era trabajar para Kubrick según Frederic, también dice que valió la pena el estar creativamente involucrado con el hombre que muchos consideraban el más grande director vivo en aquel momento. Fueron dos años con el director recluido en una casa de campo en Inglaterra con las máximas medidas de seguridad. Por ejemplo filmó Vietnam para su película “La Chaqueta Metálica” cerca de su casa inglesa, poniendo palmeras y todo tipo de atrezzo para que pareciese la jungla vietnamita, y todo ello por su obsesión por la seguridad propia y el secretismo de todas sus películas durante los rodajes.

En el libro Frederic explica cosas realmente sorprendentes de su maestro como por ejemplo que era un judío que se odiaba profundamente y llegó a decir que “Hitler tenía razón en casi todo” y que insistió en hacer desaparecer cualquier traza de judaísmo del guión de “Eyes Wide Shout” que, como he dicho más arriba, Frederic estaba guionizando para él. También nos dice que Kubrick consideraba basura “La Lista de Schlinder”, decía que “Lo que el Viento se Llevó” era una película terrible y reveló su preocupación por el voraz apetito sexual de Kirk Douglas.

La gestación de la película "Eyes Wide Shout" empezó en el verano de 1994 cuando Kubrick envió a Frederic Raphael, que entonces vivía en Francia, una novela para que la leyese y juzgase la posibilidad de su adaptación cinematográfica. Era una novela de ficción erótica titulada “Relato Soñado” del autor judío Arthur Schnitzer (1862-1931) y Kubrick por sus manias obsesivas por la seguridad, no le dijo a Frederic el nombre del autor. La novela se basaba en las aventuras extramaritales de un judío pervertido de Viena y su esposa. Sin embargo, Kubrick quería que el guión y la película sucediese en el Nueva York de hoy en día.

Frederic decidió aceptar el trabajo encargado y visitó a Kubrick en su casa de campo en Inglaterra. Una vez regresó a Francia se dio cuenta de la “extrañamente pasiva curiosidad” del director y le dijo a su esposa que tras una visita al inescrutable Kubrick le puede dar a un guionista (hombre), la buena impresión de lo que sería ser una mujer: “Tú no sabes exactamente lo que quiere, pero él tampoco sabe qué quiere y espera que tú se lo puedas proporcionar. Virtualmente no tenía ideas”.

La extraña relación de Kubrick con su propio origen judío le preocupaba a Frederic, que también era judío. Y mientras pedía una fidelidad casi absoluta con la novela de Schnitzer que “estaba impregnada de judaísmo”, según Frederic, Kubrick le dio órdenes de sacar todo el judaísmo de su adaptación. El autor del libro especula que entender al Kubrick judío es fundamental para entender al Kubrick hombre. Especula también que la inclinación de Kubrick por el secretismo y la paranoia venía de un miedo exterior de que se descubriese su origen y fuese perseguido por “esa gente”, es decir los gentiles (los no judíos). Para Frederic, Kubrick es el “judío sedentario y errante, sin raíces y enraizado dentro de sus propias defensas”.

Frederic se asombra de la críptica frase sobre Hitler, incapaz de saber si Kubrick estaba bromeando. Y añade en su libro “El judaísmo nos es algo que nos unirá. Al contrario, le dio permiso para tratar conscientemente conmigo. Los judíos son generalmente auténticos judíos con otros judíos”… “Y Kubrick estaba ácidamente en lo cierto a propósito de la Lista de Schindler”. Nos dice que Kubrick le dijo sobre la película de Spielberg, “Fue sobre el éxito, ¿no es así? El Holocausto es sobre seis millones de personas que fueron asesinadas. La Lista de Schindler trataba de seiscientos que no lo fueron”.

jueves, 8 de abril de 2021

EVER GIVEN

Hace poco hablé en un video programa de JL (Mundo Desconocido), sobre el accidente del barco Even Given en el Canal de Suez. Este accidente ha bloqueado el tráfico marítimo hacia y desde el Mediterraneo durante 6 días, provocando millones de euros/dólares de pérdidas tanto a Egipto, como a navieras, como a clientes, como a consumidores. Muchos se preguntan si fue algo fortuito o fruto del azar o bien fue un accidente planificado para medir las consecuencias de un acontecimiento como ese.

Si hacemos un poco de retrospectiva, veremos que el pasado 29 de Marzo las autoridades egipcias anunciaron de forma oficial que el barco Ever Given ya había sido rescatado de la zona del canal en la cual se encontraba varado. Bueno, aparentemente eso cierra el asunto y los barcos, en ambos sentidos, pudieron de nuevo seguir sus cursos con su mercancía a bordo. Sin embargo, esto no es tan fácil ni lo va a ser, ya que han comenzado a alzarse voces de que hay algo que no cuadra en todo este asunto.

Como dijimos en la entrevista JL y yo, no olvidemos el escenario donde se ha producido el desastre. El Canal de Suez es la principal puerta de entrada y salida de productos hacia  y desde Europa y hacia y desde Asia, con un paso anual cercano a los 20.000 barcos (2019), representado un 13% del total del comercio mundial. Es evidente que el bloqueo accidental de una semana causado por el Ever Given, ha disparado las discusiones sobre las alternativas de emergencia (marítimas, tierra o aire), y si el accidente pasó de forma accidental o intencional.

Tras el anuncio de la liberación del barco, la  Autoridad del Canal de Suez (ACS), anunció que llevaría a cabo una investigación completa sobre el accidente. Según nos dice el Washington Post (https://www.washingtonpost.com/world/2021/03/29/suez-canal-pilots/), la ACS no centrará su investigación solamente en el tiempo metereológico, ya que se decía que el barco había sido afectado por una tormenta de arena, sino que investigará también los errores humanos y técnicos. Esto pone sobre la palestra las preguntas de que el barco pudiera haber sido embarrancado intencionadamente.

Como sabéis, tanto JL como yo hemos ido a Egipto en varias ocasiones y si bien pueden haber esas susodichas tormentas, jamás hemos visto ninguna tras haber recorrido desde el Cairo hasta casi la frontera con el Sudán en todas nuestras visitas. Por otro lado, tenía que haber sido una tormenta colosal para desplazar sobre un canal tranquilo más de 220.000 toneladas de barco (4 veces el Titanic), y más 20.000 contenedores a bordo, como peso adicional. Hubiese tenido que ser una tormenta muy notoria.

Pero es evidente que estas dudas sobre una posible intencionalidad, no sólo estaban en la mente de los empleados de la ACS, sino en la mente de periodistas, analistas, expertos y de JL y yo, que hemos seguido todo este lio desde el principio. Parece ser que el lugar donde ha embarrancado el barco tiene un significado inmenso, ya que puede pensarse que ha sido elegido para provocar el máximo de problemas en el canal. Quizás se pretendía causar una paralización completa del canal. Y lo logró…

Veamos. Mientras que el Canal de Suez tiene dos vías de agua en el extremo Norte, en el Mediterráneo, el barco embarrancó en la zona de una sola vía de agua y paralizó el paso completamente. Ello tuvo consecuencias inmediatas en los mercados y el incremento de precios de productos y petróleo. Además, a pesar de que hay zonas de bancos largos y desiguales en todo el canal, el barco embarrancó en un banco arenoso que no causó apenas daño a la enorme nave. Si hubiese sido en una zona llena de rocas, hubiese sufrido daños serios o incluso un hundimiento parcial o total y eso hubiese necesitado equipos de rescate para su reparación, reflote y alejarlo de la zona.

Creo que el accidente y así lo comentamos con JL ha mandado un mensaje intencionado al mundo y es que los barcos de carga son cada vez más grandes y complicados, por lo que deben de haber rutas más seguras para los mismos, y que puedan navegar sin detener el movimiento comercial internacional, sobre todo entre Asia y Europa. Entiendo que es pronto para señalar a un culpable como causante de la crisis de Suez. Sin embargo, si que es verdad que ha habido alternativas a lo largo de la historia que ya contemplaban esta posibilidad. La revista “Business Insider” ya habla de una propuesta USA que viene de los años 60’s, como una alternativa al Canal de Suez pero “el plan nunca llegó a la realidad. Pero haber tenido una alternativa al Canal de Suez, hubiese sido muy útil hoy en día, con un barco embarrancado en el paso estrecho y bloqueando una de las rutas más vitales del mundo”.

Mientras el Ever Given estaba bloqueando el canal, el “Arab Weekly” decía “Los israelíes están promoviendo su paso marítimo llamado Ben Gurion, como un rival del Canal de Suez”, refiriéndose a la vieja propuesta USA que he comentado más arriba. Y siguiendo con este artículo, “Israel planea convertir este canal en un proyecto multipropósito además de ser un competidor para Suez, ya que planea construir pequeñas ciudades, hoteles, restaurantes y clubs nocturnos en sus orillas”.

Este diario árabe decía que los analistas piden que los egipcios reconozcan las amenazas que tiene el potencial proyecto israelí contra Suez. Los analistas también predicen que Jordania sería feliz con ese proyecto porque espera beneficiarse de él. Arabia Saudita también estaría contenta porque se espera que ayude a la prosperidad de la ciudad de Neom, en la que el rey saudí trabaja para convertirla en un atracción turística.

Lo sorprendente o no tanto, es que la agencia de noticias Reuters dice que el Ministro de Energía ruso observa que ese barco que bloqueó Suez, ha encendido la posibilidad en cuanto a la seguridad y sostenibilidad de su ruta por el Mar del Norte y las tuberías de energía rusa. El ministro indicó que hay “una alta seguridad y posición competitiva en términos de costes de transporte, así como por la fiabilidad en comparación con otras rutas alternativas”. No olvidemos que el mismo Putin promueve desde hace mucho tiempo el pasaje marítimo que bordea la costa de Siberia como rival de Suez, y Rusia se aprovechó del atasco en Suez para entrar en el juego de nuevo.

También el ministro explicó que Rusia ha invertido mucho en el desarrollo de la Ruta del Mar del Norte, que permite a los barcos acortar el viaje a los puertos de Asia en unos 15 días, comparado con la ruta convencional por Suez. Los informes confirman que Rusia planea enviar rompehielos para escoltar los barcos mercantes por si hubiese una nueva crisis.

El “Arab Weekly” que he comentado más arriba, indicó que el embajador iraní en Moscú, Kazem Jalali, apoyaba la activación de la ruta marítima por Rusia diciendo “Acelerar el acabado de la infraestructura y activando el corredor Norte-Sur, es más importante que nunca, y es la mejor alternativa al Canal de Suez”.

Sin embargo, este accidente hay que verlo también desde otra perspectiva. El presidente egipcio Abdel Fattah El-Sisi, está al tanto de los peligros y amenazas a los que se enfrenta Egipto dilapidando su economía por el dinero que recauda de los barcos que cruzan el canal. Por ello, exageró el éxito de reflotar el Even Given y trató de calmar a los países usuarios y compañías de transporte.

El presidente dijo que “Los egipcios han triunfado en acabar con la crisis del barco que embarrancó en Suez, volviendo todo a la normalidad. Esto le garantiza al mundo el transporte de sus mercancías a través de esa arteria fundamental”. El periodista David Hearst (https://www.middleeasteye.net/opinion/suez-canal-sisi-danger-not-only-egypt-world?fbclid=IwAR0B6L6JzccbNzBK9H083V8BMhpubkYxHz94uz8z-Wlpvgnl3v45Wb7W8Tw), cree que el régimen egipcio dirigido por El-Sisi “Es un mentiroso. Le miente a su pueblo cada día, pero en tiempos de crisis, también le miente a la comunidad internacional”.

Sinceramente creo que la investigación de este accidente nunca expondrá la verdad, ni a los egipcios, ni al mundo. Y el asunto de si el accidente fue accidental o intencionado quedará sin resolución. La única realidad es que algunos proyectos ya se están discutiendo como alternativas al Canal de Suez. Si alguno de ellos llega a ser realidad, tendrá un efecto desastroso sobre la economía egipcia. Quién sabe si esto va por aquí…

miércoles, 24 de marzo de 2021


 
¿CASUALIDADES DE LA HISTORIA O NO?

Sabéis que me gusta leer y releer la historia para intentar comprender qué pasó y si eso tuvo o tiene aún consecuencias en la actualidad. Hace poco estaba trabajando sobre los pormenores de la llamada “Guerra Franco-Prusiana” de 1870, que acabó con la victoria de Prusia, la entrada en París y la consiguiente derrota de Francia. Fue una guerra corta, menos de un año: de Julio de 1870 a Mayo de 1871. Fue un conflicto europeo no muy conocido, pero interesante históricamente hablando ya que hubo casualidades muy curiosas alrededor.

Fue una guerra entre el Segundo Imperio Francés y el Reino de Prusia de Otto von Bismarck. En esa guerra, Prusia fue acompañada en el combate por los reinos aliados de Wurtemberg, Baden y Baviera y la Confederación Alemana del Norte. Gracias a esa guerra y su resultado, aparece el Imperio Alemán.

El conflicto vino como resultado de la alta tensión entre los dos poderes citados más arriba y sobre todo por el fracaso de Napoleón III (Luis-Napoleón Bonaparte), de tratar de anexionar Luxemburgo a Francia. Si bien este intento fracasado y sus consecuencias fueron pacíficas gracias al llamado “Tratado de Londres” de 1867, lo cierto es que el frágil equilibrio entre Francia y Prusia se vio alterado absolutamente. Es necesario señalar en este punto la intolerancia de Francia a la mayor presencia e influencia alemana y sobre todo a la influencia de Prusia en el seno de la Confederación Alemana del Norte. Éste fue un estado que participó en la lucha contra Francia y que había sido creado en 1867 tras al guerra entre Prusia y Austria.

La “Guerra Franco-Prusiana” provocó la caída de Napoleón III, el fin de la II Época Imperial y el inicio de la III República Francesa. Se puede decir sin temor a equivocarse que este conflicto y la Guerra de Crimea (1853-1856), entre el Imperio Ruso y el Reino de Grecia contra el Imperio Otomano, Inglaterra, Reino de Cerdeña y Francia, fueron las guerras más importantes en el mundo occidental desde las guerras de y contra Napoleón. Evidentemente, todo ello derivó en la I Guerra Mundial (1914-1918).

Creo que con todo esto nos podemos hacer una idea de la situación de aquella Europa tan convulsa. Pero lo interesante de todo esto es que se produjeron dos hechos íntimamente ligados y de los cuales parece que no somos conscientes. El primero sucede en 1867, tres años antes de la “Guerra Franco-Prusiana”, y es la publicación del libro de Karl Marx “El Capital”, volumen I en Inglaterra y de rápida difusión. Es decir, el comunismo, al menos sobre la teoría había echado a andar para desgracia de Europa y del resto del mundo, y que ya venía de la mano del “Manifiesto Comunista” (1848) obra al alimón de Marx y Engels.

Y como segundo hecho fue su primera aplicación práctica que se produjo en 1871, en París, poco antes de acabar la guerra citada en la llamada “Comuna de París”, que se llevó a cabo entre el 18 de Marzo de 1871 y el 28 de Mayo del mismo año. Es decir en plena “Guerra Franco-Prusiana”. Fue una insurrección que gobernó la ciudad de París y que instauró el primer gobierno de la supuesta clase obrera en el mundo, bajo la égida del socialismo/comunismo y su herramienta, la masonería.

Es decir, mientras Francia se debatía contra Prusia, los comunistas aprovecharon la situación para gobernar la ciudad de París, centro neurálgico de toda Francia. Este fue el modelo que se repitió en Rusia en Febrero y en Octubre de 1917, luego en 1918 contra Alemania, mientras ésta luchaba en el frente, la llamada “puñalada por la espalda de Noviembre” y la instauración del Estado Popular de Baviera o República Soviética de Baviera (1918-1919) de Kurt Eisner.

A los 61 días de caos y muerte, el ejército francés acabó con la “Comuna de París”, y el comunismo pudo anotarse sus primeros 30.000 asesinados a su cuenta, que proseguiría sin descanso hasta hoy.

Es evidente, como me preguntaba al principio del artículo, que sí, esto ha tenido y tiene consecuencias funestas para nosotros a día de hoy.





miércoles, 17 de marzo de 2021

LA FAMILIA

No hay duda que el ambiente familiar puede ser en muchos casos el desencadenante de una forma de ser que se transmite de padres a hijos. Evidentemente, no siempre es así, pero esa influencia existe y ha podido marcar a muchos personajes históricos que han devenido muy famosos por diversas circunstancias, tanto buenas como malas.

Muchos se preguntan cómo fue la niñez y juventud de Hitler. Tenemos el libro de su amigo de aquel entonces August Kubizek que le conoció en 1904, que arroja cierta luz a la forma de ser de ese niño y más tarde joven, que Kubizek conoció. Durante muchos años, este libro ha sido la única fuente de información relevante y relativamente fiable, sobre ese período de la vida del futuro Führer. Del resto de la familia, apenas hay información, salvo algunas generalidades de situaciones y forma de ser, sin un peso específico concreto. Y muchas falsedades. Es lo que había.

Sin embargo, el historiador austríaco Roman Sandgruber, basándose en unas cartas originales del puño y letra del padre de Adolf, Alois Hitler, ha escrito el libro titulado “El Padre de Hitler: Cómo el Hijo se Convirtió en Dictador” (Hitlers Vater: Wie Der Sohn zum Diktator Wurde), donde nos ofrece un retrato nuevo e interesante del pequeño Adolf. Evidentemente, estas cartas eran absolutamente desconocidas hasta ahora y el padre se las escribió a Josef Radlegger, un constructor de carreteras tras haberle comprado una granja en Hatfeld, Austria en 1895, cuando el pequeño Adolf tenía 6 años. El libro recoge las 31 cartas que Alois escribió. A pesar de que Alois no tenía experiencia alguna en el trabajo de granja, siempre “quiso ser un granjero preparado y caballero, que fuese mejor que los demás”.

Al igual que su padre, según el libro, Adolf era una mezcla de autodidacta, presumido y con una gran auto-estima. Sandgruber nos dice que Alois tuvo una gran influencia psicológica sobre su hijo. El padre, como ya se sabía, fue un funcionario austriaco de cierto nivel de aduanas, cuyo trabajo requirió que se tuviesen que mudar de domicilio y pueblo hasta en 18 ocasiones. Las cartas que explican todo eso le fueron entregadas en mano a Sandgruber por la biznieta de Josef Radlegger, Anneliese Smigielski, hace ya unos cinco años.

El libro explica el estilo de letra del padre, con muchos ángulos y cambios de dirección, que también eran significativos de su forma de ser. También nos habla de los orígenes del anti-semitismo del Adolf, ya que una vez vivieron en la propiedad de un judío en Urfahr, cerca del río Danubio y de la ciudad de Linz. Como ya sabíamos y el libro confirma, Adolf nació el 20/4/1889 en Braunau am Inn, Austria, hijo de Alois y su muy joven esposa Klara Pötzl. Su madre fue tratada del cáncer que padecía y del cual falleció en 1907. El doctor que la atendió era judío que más tarde huyó a America. 

Sobre el tema de los judíos, el libro nos desvela que lejos de que ese anti-semitismo surgiese en Viena según él mismo indica en “Mein Kampf”, Adolf ya tenía ese sentimiento anti judío. Se sabe que Alois había hecho declaraciones anti-semitas cuando entró en política al final de su vida. Sandgruber es cauteloso en hacer conexiones directas entre la política del padre y la del hijo. Digamos que no se moja. Y nos indica que una influencia importante en Adolf fueron las corrientes de pensamiento anti-semita que estaban presentes en Austria durante su niñez.

En su libro Sandgruber discute lo que dice Kubizek en el suyo y es la imagen que da del joven Hitler, y que ha sido la base de estudio de historiadores que han hecho trabajos sobre el Führer. Incluso nos dice que tanto el padre como el hijo admiraban la “autoridad” y fueron anti-clericales, a pesar de Adolf no abandonó nunca la Iglesia Católica. Como siempre y en orden a poner puntos oscuros en la vida de A. Hitler, Alexandra Föderl-Schmid, que hizo una crítica sobre el libro de Sandgruber para el “Süddeutsche Zeitung”, nos dice que “Hitler, el cual le daba mucha importancia a su pasaporte ancestral y origen ario, tenia más de un agujero en su árbol familiar”.

Es curioso pero sobre Alois Hitler “casi no hay fuentes”, sigue la misma Alexandra “Hay un gran número de libros y películas sobre el chofer, el médico, el jefe de prensa, el fotógrafo y la secretaria, etc. de A. Hitler, pero no sobre su padre”.

Y con referencia a las cartas, Sandgruber  nos dice que “no se trata de simples cartas de trabajo ya que hay en las mismas una cierta atmósfera de confianza y muchos chismes familiares”. A pesar de que Alois Hitler es conocido como “el tiránico cabeza de familia”, las cartas también ofrecen una imagen de él más conciliadora y próxima a su familia. Para Alois, su mujer Klara, era más que un “ama de casa silenciosa” como la describió el propio Adolf en su libro “Mein Kampf”. De hecho, es de las pocas personas de las que Alois dice algo positivo y Sandgruber cree que “Klara era una mujer emancipada según nuestros estándares femeninos actuales. Uno puede asumir que ella tenía algo que decir en esa familia y sobre todo en asuntos económicos”. Lo dice el propio Alois en una de las cartas “Mi esposa… tiene el entendimiento y entusiasmo necesario para las finanzas”. Además, las cartas muestran la subida social de Alois en la sociedad austríaca y su sueño de convertirse en un caballero de campo con su propia granja.

Como se sabe, Hitler fue a Viena en 1908 para consagrase como artista, pintor concretamente, pero fue rechazado por la Academia de Bellas Artes de la ciudad. Esa fue la única revuelta de Adolf contra su padre ya que rechazó el deseo de su progenitor de convertirse en un funcionario público. “Quería ser un artista libre y no seguir los pasos de su padre” nos recalca Sandgruber. Eso fue algo que disgustó profundamente a Alois, pero que a su madre Klara le pareció bien e incluso ayudó económicamente a su hijo mientras entuvo en Viena hasta su muerte en 1907.


sábado, 27 de febrero de 2021

 
MITOS E HISTORIETAS DURADERAS

Tras el paso de la guerra, cualquier guerra en cualquier lugar, empiezan los mitos de los ganadores. Sin embargo y debido a la propaganda, muchos mitos ya empiezan en la misma guerra y luego se ven aumentados al terminar la misma. No es nada nuevo y sí sirve para justificar acciones que de otra manera no hubiesen sido aceptadas por el pueblo involucrado en esa guerra. Inglaterra y mi amigo Winston Churchill son un claro ejemplo de lo que digo.

Hace poco el gobierno británico perdonó a 7.000 desertores de su ejército que se  habían alistado en 1939. Es evidente que un ejército no puede permitir la deserción de sus soldados y los que lo hacen, suelen ser llevados ante una corte marcial y en muchas ocasiones, fusilados. En este caso no fueron juzgados militarmente, pero se les impuso la prohibición de trabajar como funcionarios públicos para el gobierno, lo que les privó de su derecho constitucional al mismo. Además, la mayoría de ellos desertaron a partir de Junio de 1941 en adelante, cuando la teórica posibilidad de una invasión alemana a la isla había desaparecido.

Todo este embrollo venía del gobierno de Irlanda, parte de Gran Bretaña, a cuyo frente estaba Éamon de Valera, y que violó los términos originales de alistamiento que eran entre uno y dos años, y retuvo a los voluntarios indefinidamente que lo habían firmado entre 1939/1940. Los hombres que desertaron lo hicieron tras ser efectivamente engañados y convertirlos en soldados-siervos, cortando el césped en el pantano de Allen. Y esta fue la segunda gran mentira en sus jóvenes vidas. La primera era que Irlanda se enfrentaba a una seria amenaza de invasión por parte de Alemania, y que fue la base de una aún mayor falsedad y era que Hitler pretendía invadir Inglaterra. Pero no lo hizo.

Lo he explicado en alguna ocasión en este blog, Hitler admiraba el Imperio Británico por su fuerza, determinación y capacidad de mantenerlo desde el siglo XVI hasta el XX. Hoy sabemos por los diarios de Lord Halifax, Ministro de Asuntos Exteriores británico, que Hitler ofreció términos de acuerdo con Inglaterra que no incluían el control de la Gran Bretaña, ni de su imperio. Eran ofertas y acuerdos de colaboración política amplios y provechosos para ambas partes. Churchill rechazó incluso el permitir la lectura de esos términos y propuestas en el gabinete británico y aún hoy permanecen prudentemente bajo la ley de confidencialidad de los 100 años.

Sin embargo, la determinación de Churchill de mantener a Inglaterra en la guerra giró cuando su ejército fue vencido en Dunkerque en lo que podríamos considerar como una mera batalla continental en Francia, y se convirtió en un mito duradero de que Inglaterra en 1940, se enfrentaba a una guerra por la supervivencia nacional. Pero el jefe de la Kriegsmarine, Almirante Räder había prohibido de forma reiterada cualquier planificación militar de una invasión a Inglaterra. Y lejos de querer continuar con la guerra Hitler, en Junio de 1940, ordenó que parte de su ejército fuese desmovilizado, para poder hacer que la economía alemana pudiese ponerse en marcha de nuevo. Inglaterra lo sabía.

Muchos dicen que los alemanes habían preparado toda una potente flota de asalto en el verano de 1940. Sin embargo, esa “temible flota de asalto” bajo el nombre “Operación León Marino”, no era capaz invadir Inglaterra como no hubiese sido capaz de invadir Groenlandia o las Islas Feroe. Era una espejismo, una ilusión, cuyo propósito era obligar a los ingleses a sentarse en la mesa de negociaciones. Ya hablé en otro artículo sobre la compasión de esa “flota de asalto”, pero será bueno recordar algunos datos.

La “flota” consistía en 1900 barcazas fluviales y de las cuales sólo 1/3 llevaban motor. Debían ser arrastradas a través del Canal de la Mancha, en grupos de 3 barcazas, hasta un total de 380 remolcadores al efecto. Al ser barcazas de canal o fluviales, apenas tenían quilla y proa y solo disponían de remos pequeños. La altura del casco sobre el agua era de unos 40cm. Podemos imaginar fácilmente la gran cantidad de barcazas que se hubiesen hundido con su pesada carga en el durísimo mar del Canal de la Mancha. Las barcazas y sus tripulaciones sin entrenamiento, hubiesen navegado a una velocidad máxima de tres nudos desde sus puertos de salida en Rotterdam, Le Havre, Calais, Boulogne, Cherbourg. 

Estos puertos se encontraban respectivamente a un mínimo de unos 350km el más lejano y unos 20km el más cercano. Los tiempos de travesía podrían variar entre 60/80 horas y 15/20 horas, en un mar muy difícil, habitualmente embravecido y de noche. Podemos imaginar sin dificultad alguna que los soldados estarían mareados, empapados, ateridos de frío, sin baños a bordo o agua, etc. Y sin olvidar los casi 60.000 caballos que hubiesen sido necesarios. Ya lo he dicho muchas veces, la Wehrmacht era un ejército tirado a caballo, no mecanizado… Los tanques no hubiese sido posible enviarlos en esas barcazas, luego no habría soporte blindado de ayuda a las tropas de infantería como mínimo en las primeras fases del ataque, las más importantes. El mismo problema se planteaba con la artillería y la logística de mantenimiento de esos soldados (cocinas, hospitales, pertrechos de todo tipo, tiendas de campaña, camiones, etc.).

¿Ya me diréis qué tropas hubiesen sido capaces de luchar tras esta travesía infernal y con armas de mano únicamente? Yendo todo bien y eso es relativo, la primera ola de desembarco hubiese tardado una semana en llegar a las playas británicas y todo ello teniendo cuenta las mareas en las zonas de noche, como he dicho, y sin luces de navegación. Es decir, un desastre. Pero ¿por qué sin luces? Debido a la Royal Navy que simplemente contaba en ese momento de  Agosto de 1940 de 140 destructores, 40 cruceros y fragatas, cinco acorazados y dos portaaviones. Casi nada. Toda la Kriegsmarine disponía de 7 destructores, 2 cruceros, ningún portaaviones, ni acorazados (aún estaban en construcción el Bismarck y el Tirpitz), el Gneisenau y el Scharnhost, estaban dañados y fuera de combate hasta el invierno siguiente. Y los pocos submarinos disponibles estaban en el Atlántico.

La Luftwaffe tampoco era un arma a considerar seriamente en esta batalla. No tenía aviones torpederos, mientras que los ingleses disponía de dos modelos, el Beaufort y el Swordfish ambos muy efectivos para esa tarea. El famoso Stuka alemán era un avión excelente para objetivos fijos, no móviles como podía ser un barco… Las playas inglesas estaban, aparentemente, indefensas en 1940, sin embargo dos divisiones canadienses perfectamente pertrechadas llegaron en ese mismo verano a Inglaterra, al igual que 200.000 rifles enviados desde los USA en el barco “SS Britannic”. Y esas tropas y armamento hubiesen sido dispuestas rápidamente en las playas para esperar a esos soldados alemanes ateridos de frío en sus barcazas de río (los que hubiesen llegado).

Uno puede estar de acuerdo o no con el régimen alemán, pero la verdad es la verdad lo diga Agamenón o su porquero. Mucha gente sigue creyendo en las intenciones de Hitler por invadir Inglaterra, pero sólo fue un mito creado por Churchill que, posiblemente, acabó creyéndoselo también y cuyo objetivo era azuzar a los ingleses para luchar y seguir en guerra. Sin duda, lo consiguió. Como he dicho más arriba, la supuesta “Operación León Marino” (Unternehmen Seelöwe) solo buscaba poder sentarse con los ingleses a negociar una próspera colaboración a todos los niveles entre ambos países. No fue posible gracias al amigo Winston Churchill. 

Y la guerra siguió…