sábado, 18 de septiembre de 2021

 LOS AGOREROS…

 
Hace años que todos escuchamos que el mundo se acaba por los desmanes de los seres humanos, sobre todo el ciudadano de a pie, jamás los mandamases. Evidentemente, esto ha generado un gran negocio para gobiernos, ONU, grupos de izquierda, empresas, ONG’s de variado pelaje, pero siempre con barniz comunista, etc. Lo he comentado en alguna ocasión, recuerdo perfectamente la portada de la revista americana, TIME, en la que se decía que se nos venía encima una glaciación horrible. ¿Año? 1975… Después de 46 años, parece que la horrible glaciación aún no ha llegado y eso que era inminente.

Buscando por internet y libros y revistas ya veteranas que aún conservo, he obtenido el siguiente listado de los agoreros ¿científicos?, en la que aparece el fin del mundo, o de los recursos, o pandemias terribles, alimentación peligrosa y un largo etc. Vamos a ello (todo esto son titulares reales, no son una broma aunque parezca increíble):

1966: El petróleo se acaba en 10 años (1976)
1967: Se prevé una hambruna terrible en el planeta
1968: La sobre-población se extenderá en todo el mundo
1969: Todos desaparecemos en una nube de Rayo Azul en 1989 ¿?
1970: El mundo acabará con sus recursos naturales en el 2000
1970: La población que viva en ciudades necesitará mascarillas en 1985
1970: La acumulación de nitrógeno hará que los cultivos desaparezcan
1970: La polución matará a todos los peces
1970: ¡Abejas asesinas!
1970: Edad de Hielo en el año 2000
1970: America estará sujeta a racionamiento de agua en 1974 y de comida en 1980
1971: Nueva Edad del Hielo vendrá en 2020 ó 2030
1972: Nueva Edad del Hielo sobre 2070
1972: El petróleo se agotará en 20 años (1992)
1974: Los satélites orbitales muestran como una nueva Edad del Hielo se acerca rápidamente
1974: ¿Otra Edad del Hielo?
1974: Agotamiento del ozono “Gran peligro para la vida”
1975: Una glaciación enorme se acerca rápidamente
1976: Consenso científico de que el planeta se está enfriando y hambrunas inminentes
1977: El Departamento de Energía USA dice que el petróleo se acabará en los años 90
1978: No se ve el final de la tendencia a 30 años al enfriamiento global
1980: La Lluvia ácida mata la vida en los lagos
1980: Fin del petróleo en el año 2000
1988: Sequías regionales (que nunca habían sucedido) en los 90’s
1988: Las temperaturas en Washington DC llegarán a cifras récord de calor
1988: Las islas Maldivas estarán bajo el agua en el 2018
1989: La subida de los niveles del mar será catastrófico en el 2000, si no se hace nada
1989: La autopista del este de NY, estará bajo el agua en 2019
1996: Fin del petróleo en 2020
2000: Los niños no sabrán lo que es la nieve
2002: Hambruna en 10 años si no detenemos el consumo de pescado, carne y leche
2002: Fin del petróleo en 2010
2004: Inglaterra será Siberia en 2024
2005: Manhattan bajo el mar en 2015
2006: ¡Super Huracanes!
2008: El Ártico estará sin hielo en 2018
2008: El genio del clima, Al Gore, predice que el Ártico estará sin hielo en 2013
2009: El genio del clima, Príncipe Carlos, dice que tenemos 96 meses para salvar el mundo (2017)
2009: El Primer Ministro británico dice que tenemos 50 días para salvar el planeta de una catástrofe
2009: El genio del clima, Al Gore, mueve su predicción de 2013 a 2014 para el Ártico sin hielo
2013: El Ártico estará sin hielo en 2015
2014: Sólo tenemos 500 días antes de un “Caos del Clima”

Esto es lo que he encontrado en mis archivos. No hablo de vacas locas, 5G, el Virus Chino y otros virus, meteoritos, la contaminación desbocada que provocan China, La India o África y multitud de alimentos que de repente eran muy peligrosos y que iban a acabar con la humanidad, ni de Greta…
 
Si os parece, podemos ampliar este listado con todo aquello que encontréis en los medios sobre el fin del planeta, por la causa que fuere, tanto históricos como actuales. Podéis mandarlo en comentarios y yo iré sumándolo al listado. Poned el año pf. Os invito a participar en ello, ¡gracias!
 




viernes, 17 de septiembre de 2021

VISITANTES DE HOLLYWOOD 

Sabemos que Hollywood es la fábrica de los sueños y de la manipulación al mismo tiempo. Cuántas películas han sido rodadas con fines no claros e incluso oscuros. Y no sólo en tiempos de guerra, también en la paz para inocular ideas o reacciones concretas al público y que se conviertan en fieles seguidores del político de turno.

Muchos dicen que si hablamos de películas o reportajes con fondo político varias sobresalen de forma indiscutible El Triunfo de la Fe, 1933, El Triunfo de la Voluntad, 1935 o bien Olympia sobre los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936, todas ellas rodadas por la excepcional Leni Reifensthal. Hoy me gustaría hablar sobre la visita que hizo la cineasta a Hollywood en Noviembre de 1938, para lograr la distribución de la última, Olympia, en el mercado americano. Recordemos que Olympia está dividida en dos partes de un total ambas de 4 horas y media. Todo ello logrando una excelente filmación de capacidad atlética y física, virtuosismo cinematográfico y política. He de adelantar que el viaje no fue como esperaba Leni.

Nacida en Berlín en 1902, Leni llegó a ser una prominente bailarina y actriz en los cabarets y teatros de la República de Weimar, un momento al que los alemanes llamaron los “Dorados Años 20’s”. Según sus memorias, ella estaba donde estaba la acción, incluyendo la premiere histórica en Berlín de la película “Sin Novedad en el Frente” en 1930, que fue atacada por las SA. Encontró su espacio cinematográfico en las llamadas películas de “montaña y escalada”, con mucha nieve, tormentas y grandes alturas. Ya cansada de casi morir bajo avalanchas, se dirigió a sí misma en la película “La Luz Azul” en 1932, una fantasía muy bien rodada en la que Leni interpreta a una bruja escaladora.

En 1933, Leni llamó la atención de Hitler a través de una película titulada “El Infierno Blanco de Pitz Palo" de 1929. A pesar de su relativa inexperiencia y sin que el hecho de que fuese una mujer fuese un impedimento, el Führer le encargó el realizar el documental oficial de la reunión del partido en Nuremberg de 1934. Esto es importante ya que demuestra que el Socialismo Nacional no ponía impedimentos a que una mujer tuviese un papel muy relevante en acontecimientos oficiales del partido. No sólo era como decía la propaganda enemiga "Kinder, Küche und Kirche" (Niños, Cocina e Iglesia). Esto era algo impensable en cualquier régimen comunista, donde las mujeres no tenían, ni tienen ningún papel de importancia. 

Hitler jugó bien sus cartas: “El Triunfo de la Voluntad” de 1935 fue un retrato hipnótico de cómo el Socialismo Nacional conectaba con la gente y de la precisión de los desfiles ante el Führer, que llega del cielo en su avión. Pocos documentales de la subida del Socialismo Nacional tienen la fuerza de esta película. En 1941 cuando Franz Capra vio el documental para su propia propaganda aliada del Departamento de Guerra USA, dijo que le había puesto los pelos de punta.

Tras este éxito, Leni era la opción natural para una acontecimiento aun mayor, los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936. Al frente de un equipo de unos 200 cámaras y técnicos, colocados en las pistas, en los podios, en el agua, en bicicletas, en el cielo, filmó kilómetros de película. Leni pasó dos años obsesivos editando el la película en dos partes: “Festival de la Naciones” y “Festival de la Belleza”. Con un ojo puesto en el valor propagandístico de su distribución internacional, Goebbels jugó de forma objetiva, sin enfatizar la gloria de las victorias alemanas y Jesse Owens, el corredor negros, es tratado de forma correcta en la película. Leni no podía resistirse aun cuerpo bello en movimiento. 

Olympia fue estrenada en Berlín el 20 de Abril de 1938, cumpleaños del Führer como invitado de honor. Recibió críticas excelentes y ganó incluso la Copa Mussolini, en el Festival Internacional de Venecia. Pero a Leni le faltaba el reconocimiento de la capital del mundo del cine. Se empeñó en que Olympia se distribuyese en America y se fue a Hollywood para sellar ella misma el acuerdo. El 4 de Noviembre de 1938, Leni llegó en Nueva York, y tal como pisó tierra americana desde el barco alemán "Europa", se bañó en las luces de los medios. Radiaba carisma, color y feminidad. La prensa la llamó “La Miel de Hitler”, “La Zarina de las películas de Hitler”, “La emisaria con faldas del Señor Hitler”, etc. Iba acompañada por Ernst Jaeger su agente publicitario y factótum y 17 baúles con ropa de alta costura.

Los medios alabaron sus vestidos, pero un periodista puso sobre la mesa una pregunta impertinente “¿Es cierto lo que ha dicho el Dr. Goebbels de que es usted judía?”. Se dice que en 1937, Goebbels difundió rumores falsos sobre Leni, aunque yo tengo serias dudas de ello. Se dice también que estaba celoso del éxito de Leni por su trabajo y cercanía con el Führer. Evidentemente, Leni respondió de forma agria “¡No, no, no! ¡Ni siquiera tengo un solo ancestro judío en mi familia!”. 

Mientras estuvo en Nueva York, Leni disfrutó de la vida nocturna y la cobertura de los medios que estaban más interesados en su ropa que en su agenda, hasta que el 9 de Noviembre de 1938, estalló la Noche de los Cristales Rotos en Alemania. Al día siguiente, los titulares de la prensa y la radio hablaron de actos de destrucción y robo, judíos golpeados y asesinados por grupos de las SA y las sinagogas ardiendo. Preguntada por este asunto, Leni negó las noticias y dijo que eran calumnias contra un hombre, Hitler, que  era “el hombre más grande que había existido”.

Y como si de repente se diesen cuenta que aquel bello rostro era también el rostro del nazismo, los medios USA se vengaron sin piedad de aquella mujer diciendo que era “La Puta de Hitler”. El comunista Walter Winchell disparó implacablemente, diciendo que era “La fraulein que se la chupa a Adolf” y “La puta a tiempo parcial de Hitler”.

El 28 de Noviembre, cuando Leni llegó a la Union Station en Los Angeles, California, la Liga Anti-Nazi de Hollywood estaba a la espera. Formada en 1936, alegaba disponer de 5.000 activistas, cuyo labor era alertar a los USA de la amenaza alemana tanto en el país como en el extranjero. Como consecuencia el “Hollywood Reporter” dedicó una página entera en la que se decía que no había “sitio para Leni Riefenstahl en Hollywood” y seguía diciendo “En este momento cuando cientos de miles de nuestros hermanos de religión esperan una muerte casi segura, cerrad vuestras puertas a todos los agentes nazis”. Un portavoz del grupo dijo que “Hemos contratado ese espacio publicitario para que todos en Hollywood la entiendan (a Leni), por lo que es. Ella es un poco diferente al tipo usual de nazi, pero ella es una agente nazi”.

La campaña tuvo un efecto devastador. El “Daily Variety” estaba entusiasmado al poder decir que Leni había encontrado “las puertas de los estudios cerradas”. “Después de todo”, dijo una fuente de los estudios “Las películas americanas han sido prohibidas en Alemania, por lo tanto no hemos de mostrarle nada a la señorita Riefenstahl que le pueda interesar”. Casi tan malo como eso, según el status en Hollywood, fue el hecho que los mejores restaurantes de la ciudad rechazaran aceptar sus reservas. Por ejemplo, Phil Selznick, propietario del Club Versailles, dejó claro que tanto ella como su comitiva no eran bien recibidos. 

Leni dijo sobre la situación “Estoy sorprendida de que una mujer que hace un viaje de vacaciones a America para ver los lugares más interesantes de este país, sea atacada personalmente”. Unos de sus acompañantes dijo que “La Señorita Riefenstahl nunca ha llamado a la puerta de un estudio en Hollywood”. Esto era cierto. Sin embargo, sólo dos estudios rompieron el boicot. Disney le ofreció a Leni una tour por su estudio y enseñarle los guiones gráficos de “Fantasia”. Pero cuando Leni le preguntó a Disney si podía distribuir Olympia, Disney se negó. Después de todo tenía que seguir haciendo negocio en Hollywood. 

La columnista de chismes sociales Hedda Hopper fue más allá. Vio un pase privado de Olympia y dijo que “era encantadora” y escribió en su columna que permitiesen el pase público de la película. “Después de todo, nuestro jóvenes americanos hicieron un gran papel en esas olimpiadas y las mejores imágenes de sus resultados están en la película de Leni. ¿Por qué no se nos permite verla?”. Pero Disney y Hopper eran atípicos: para el resto de la ciudad ella era una paria nazi.

Leni se dio cuenta de que su sueño de una distribución lucrativa en USA no iba a ser posible, por lo tanto mantuvo un perfil bajo durante el resto de su viaje. Visitó San Francisco y Yosemite, jugó a tenis en Palm Springs y cabalgó en Santa Barbara. Estuvo en el partido de futbol entre el USC-Notre Dame, pero estuvo desconcertada con lo que sucedía en el campo “¿Qué le ha pasado a Leni Riefenstahl?” se burló el columnista Ed Sullivan. 

El 6 de Enero de 1939, Georg Gyssling el cónsul alemán en Los Angeles, le dedicó una fiesta de despedida. Al día siguiente y agotada, Leni y sus baules fueron despachados en tren hacia Nueva York. La revista “Variety” puso el siguiente titular “Nix Nazi Olympix” (Nada de Olympia Nazi). El 18 de Enero de 1939, Leni partió de regreso a su patria en el barco de línea Hansa. Invitó a bordo a la prensa USA para una entrevista de  despedida en su camarote. Hablando a través de un traductor, se lamentó por el hecho de que los americanos no pudiesen ver su película Olympia. Sí, los grandes capitostes de los estudios la habían insultado, pero “la mejor clase de gente” la había tratado muy bien. “Hollywood me ha cortado” admitió, según Los Angeles Times “La industria ha boicoteado mi película Olympia; no me permitieron visitar sus estudios”. 

Cuando el barco llegó a Cherburgo en Francia, Leni habló de forma más clara “Fui recibida de forma cálida en America, con la excepción de la industria de Hollywood, dirigida por judíos o miembros de ligas anti-alemanas, donde se me dio una recepción hostil”. 

Leni fue la última en morir (2003) del estrecho círculo del Führer a la edad de 101 años. Vivió lo suficiente para ver su película Olympia distribuida, primero en museos, luego popularmente en VHS y DVD y reconocida como obra maestra del cine. Criterion Channel dijo que “A pesar del origen fascista de la película, Olympia ha conseguido el respeto como un monumento al cine. Pero en 1938, Hollywood estaba más enfocado en la cuestión ideológica que en el cine cuando rechazó distribuir Olympia y darle el espacio que merecía Leni Riefenstahl.

miércoles, 15 de septiembre de 2021

 
9/11

Me permitiréis que escriba la fecha como lo hacen los gringos. Primero el mes y luego el día. Bueno, no es difícil deducir que me refiero al tema de las Torres Gemelas del WTC de Nueva York y su aniversario hace escasos días. MIs amigos norteamericanos con los que hablo y veo con cierta frecuencia, me dicen que todavía hay un gran número de sus compatriotas que creen firmemente en la versión oficial de los ataques a Nueva York y el Pentágono. Lógico, no pueden ni imaginar que su gobierno les engaña.

Como sabéis, la versión oficial habla de un grupo de árabes de diferentes procedencias y bajo la égida de Osama Ben Laden que estrellaron sendos aviones que, previamente, habían secuestrado. La motivación era que “odiaban la libertad en USA”, sus religiones y forma de vida. Sin embargo las pruebas que van apareciendo comienzan a dibujar un panorama muy diferente a esta versión gubernamental.

Desde esos ataques, siempre mantuve la creencia que ni Ben Laden, ni los talibanes del Pakistán tenían algo que ver y sólo por el hecho de que Ben Laden aplaudió los ataques, se convirtió en el principal sospechoso ante los USA. Desgraciadamente, se dice que fue asesinado por un comando americano, hace relativamente poco tiempo (2011), en vez de haber sido llevado a los USA ante un juez. El líder de los talibanes, el Mulá Omar, siempre defendió de forma rotunda que Osama Ben Laden no estaba tras los ataques. Algo sabría.

La pregunta que surge es de cajón ¿entonces, quién lo hizo?. Es evidente que hay diferentes hipótesis, pero creo que los ataques fueron financiados por ciudadanos privados de Arabia Saudia y organizado desde Europa, ya que los secuestradores venían de países nominalmente aliados de los USA. 15 de los 19 eran saudíes. 2 venían de los Emiratos, uno de Egipto y otro del Líbano. Es curioso que tras el ataque apenas se puso el foco sobre Arabia Saudita, un aliado clave de los USA a pesar que el 79% de los atacantes eran de ese origen. Quizás no lo sabéis, pero un gran número de saudíes importantes fueron silenciosamente acompañados fuera de los USA por la CIA, poco después del 11/S.

Pensemos que Arabia Saudita es muy importante para el dominio de Oriente Medio por parte de los USA. El régimen saudí en Riad parece no haber estado involucrado en el ataque del 11/S… al menos oficialmente. También hemos de pensar que el régimen saudí no representa a todos los saudíes como quizás cree mucha gente. Hablamos de un país que es un mosaico de tribus peleando o con diferencias entre ellas, fomentado por Riad, y controladas por la fuerza aérea USA en sus bases. Entre esa tribus está el “ejercito blanco”, dirigido por los USA y sus “consejeros” militares. Arabia Saudita no tiene un ejercito regular ya que sus dirigentes temen golpes militares como ocurrió en Egipto, Irak y Siria.

Además, unos 40.000 norteamericanos viven y trabajan allí. Otros 5.000 son personal militar estacionados en el país. Gran parte de la tecnología en Arabia como banca, telecomunicaciones, aeropuertos y vuelos, trenes, asuntos militares, TV y radio, son supervisados por extranjeros. Este proceso comenzó en los años 20’s del siglo XX, cuando los ingleses llegaron a Arabia y ayudaron a promocionar a la tribu de los saudíes sobre las demás. 

Una considerable comunidad yemení vive en Arabia Saudita. La familia de Osama Ben Laden es originaria del Yemen. También hay una comunidad muy importante islámica Shia del 20%, además de otras variantes islámicas existentes. Entre ellas están la comunidad Wahabi que odian a los Shias, denominándolos apóstatas y herejes. También ven asi a los casi 9 millones de trabajadores indios, pakistaníes y asiáticos en el país, que realizan todo el “trabajo sucio” en el Arabia en condiciones de semi-esclavitud.

Dentro de las complejidades de la sociedad saudí, podemos encontrar también grupos que odian a occidente y que ven a su país ocupado militarmente por los USA, incluso robado por extranjeros. Arabia fue originalmente la Tierra Santa del Islam (allí está La Meca). Hoy es un país occidentalizado a la fuerza en gran manera, ocupado por los USA y que recibe órdenes de Washington.

El jeque Sheikh Abdullah Azzam el fiero líder nacionalista y anti-comunista, que fue profesor de Osama Ben Laden, nos dice: “Cuando tuvimos éxito en expulsar a los soviéticos de Afganistán, iremos y expulsaremos a los americanos de Arabia”. Es posible que muchos se sorprendan porque consideren a los americanos como ocupantes, pero es la verdad, incluso aun ahora en Alemania lo son… Azzam murió en un atentado con bomba poco después. Él creía que los americanos eran tan colonialistas como los soviéticos.

Por ello decía al principio que si seguimos la huella del dinero del 11/S, es posible que nos encontremos con ciudadanos privados saudíes que financiaron toda la operación y seguramente ayudados por servicios secretos muy conocidos. Por supuesto, los USA no pueden admitir algo así. Ello pondría en cuestión todo el relato oficial y la ocupación USA de Arabia.

Si seguimos por la pregunta típica de la policía ante un crimen “¿A quién beneficia?” “Quién gana aquí?”, podemos pensar que Israel, como mínimo, sabía del ataque que iba a suceder y que fracasaron en avisar a sus “aliados” USA del mismo. Podemos pensar que ese país fue beneficiario de esos ataques y que sus torpes enemigos árabes y Ben Laden en concreto, fueron acusados por este atentado ante la opinión pública de todo el mundo. 

Me gustaría terminar explicando que Osama Ben Laden debía someterse a diálisis y podemos imaginar la dificultad del tratamiento en cuevas de Afganistán o Pakistán. Benazir Butto que fue la primer ministro del Pakistán, dijo que Osama Ben Laden había muerto a finales de 2001 por insuficiencia renal, poco después del ataque a las torres gemelas. Es posible que estuviese bien informada. Ello nos lleva a pensar que la historia del comando que acabó con Ben Laden  en 2011, es pura filfa gingra. Por cierto, Benazir Butto fue asesinada el 27/12/2007…

jueves, 29 de julio de 2021

 COMPARACIONES ODIOSAS

Aunque aún de forma tímida, en Inglaterra empiezan a haber más voces que dicen que Churchill no fue un buen líder en la guerra e incluso lo comparan con Adolf Hitler, diciendo que no fue mejor que el Führer. Evidentemente, sabéis que nunca he tenido una buena opinión del británico y creo que su presencia en la guerra fue una desgracia para Inglaterra. Yo discrepo en esa comparación con Hitler, ya que fueron dos personas muy diferentes, con motivos muy diferentes y si bien Churchill seguía el “diktat” de personas muy poderosas por encima de él, en el caso del Führer, ni de lejos, era así. Uno trató de buscar lo mejor para Alemania y otro lo peor para Inglaterra. 

Ese movimiento de gente académica y bien situada culturalmente que opina lo que he dicho sobre Churchill, es algo más serio de lo que parece. Ante ello, hay reacciones como la del historiador inglés Sir Anthony Sheldon que dijo que era una “desgracia” lo que se decía de Churchill, tras el ataque al personaje por parte de grupos de izquierda, que lo acusaban de que había sido un “racista”. 

Sin embargo, Sir Anthony Sheldon, también ex-vicerector de la Universidad de Buckingham indica “No sé de dónde ha salido eso de que Churchill fue equivalente a Hitler. No sé cómo ha empezado” y continua diciendo que “Quiero decir que hemos de juzgar algo menos y entender un poco más. Churchill fue un buen hombre, que lo hizo increíblemente muy bien frente a la maldad. Me imagino, conociendo a la familia Churchill de cuando yo estaba en la Universidad de Buckingham, la angustia que causan estas opiniones. Es una desgracia”.

Sir Anthony Sheldon, no menciona quién ha comparado al líder británico de la II Guerra Mundial con su equivalente alemán. Pero seguramente se refiere al escritor y político hindú Dr. Shashi Tharoor, quien en una ocasión describió a Churchill como “como una de los más malditos gobernantes del siglo XX, que encaja en la compañía de Hitler, Mao y Stalin”. Estos comentarios realizados en 2017, han sido “recogidos” y utilizados por activistas de izquierda que buscan oportunidades para aplastar la reputación de Churchill diciendo que era un racista. Incluso en la estatua de Churchill en la Plaza del Parlamento aparecieron pintadas al respecto. Parece que esos activistas olvidan que Stalin o Mao también lo fueron, al margen millones de asesinados… pero esto no cuenta, son minucias.

Sí es cierto que Sir Anthony Sheldon concede que hubo problemas con el colonialismo, añadiendo que “Mucho de la historia ha sido visto de una cierta manera, ignorando otros aspectos del Imperio Británico”. El nieto de Churchill, el antiguo ministro conservador Sir Nicholas Soames, dijo en el periódico “The Mail”, que los ataques a su abuelo fueron alimentados por “la forma en que son dirigidos los estudiantes". Y comparando a Chamberlain con su abuelo dijo “Creo que hay mucho malentendido sobre Churchill y los estudiantes necesitan comprender las circunstancias en las él llegó a Primer Ministro durante la guerra. Todo está muy matizado. Los crímenes atribuidos a Churchill fueron en realidad en tiempos del Imperio. Él simplemente trataba de salvar a su país y por lo tanto, el derecho a ser educados para ahora vivir las vidas que viven”

Entiendo que el nieto quiera defender a su abuelo, pero no cuela y la frase final es de traca. ¿Realmente cree que los estudiantes de ahora viven la vida como quieren o están contentos con la Inglaterra de hoy?. Si los abuelos y bisabuelos de estos chicos hubiesen visto en qué se iba convertir su país y la pérdida del Imperio por parte de Churchill, hubiesen dado la vuelta en sus barcazas de desembarco y luchado contra la URSS.

martes, 27 de julio de 2021

VIDAS PERDIDAS EN EL MAR 

Hace poco y por casualidad, ví de nuevo la película “Titanic”. He de reconocer el gran trabajo de maqueta e imágenes que hacen revivir hasta cierto punto lo que debió de ser aquel barco británico “insumergible” y su presencia arrogante en el mar. No conozco detalles del acontecimiento, pero entiendo que no debió de ser muy diferente a lo presentado en la pantalla. Eso sí, colocan una historia de amor de por medio… Se hace hincapié también en el número de muertos y desaparecidos de aquella tragedia marítima de 1912, que totalizaron 1.523. Sin duda no debió ser fácil en aquellas aguas heladas escapar de la muerte. Se dice que fue la mayor tragedia en el mar.

También otra tragedia marítima se contabiliza como de las peores y fue el hundimiento del “Lusitania” en 1915, llevándose la vida de 1.198 personas a bordo. Sin desmerecer la tragedia del “Titanic” y la del “Lusitania” y hablando de muertos, me parece que esos desastres se quedan cortos con respecto otras tragedias en el mar e incluso en tiempos más recientes como 1945.

En ese año terrible para Europa, tres barcos alemanes fueron hundidos: el “Wilhelm Gustloff", el “General Steuben” y el “Goya”. Eran barcos que transportaban civiles, militares y heridos que huían de la acometida soviética hacia la zona alemana desde el Báltico. Fueron hundidos por submarinos soviéticos en esos últimos y caóticos meses de la guerra. El primer barco, el “Wilhelm Gustloff” de 25.000 toneladas de desplazamiento, había sido un transatlántico de lujo utilizado por la organización alemana “Kraft durch Freude” (La Fuerza por la Alegría), llevando de vacaciones a trabajadores alemanes durante los años 30’s a muchos lugares del extranjero como Canarias, Azores, Francia, España, Italia, etc. (igual que en la Unión Soviética…).

El 30 de Enero de 1945 salió del puerto de Gotehafen, con más de 5.000 refugiados, sobre todo mujeres y niños y 1.600 soldados. Pasadas las 21:00, tres torpedos del submarino soviético S-13 impactaron en el barco. Los barcos de acompañamiento pudieron rescatar a 900 personas en las aguas heladas. 5.400 murieron allí. 

El segundo barco, “General Steuben”, estaba sobrecargado con soldados heridos y refugiados cuando fue hundido el 19 de Febrero de 1945, con una pérdida total de 3.500 personas. Recordemos que en el “Titanic” murieron 1.523… Fue el mismo submarino que hundió el “Wilhelm Gustloff” y casi en el mismo lugar, hundiéndose en sólo siete minutos. 

El hundimiento del “Goya” el 16 de Abril de 1945, tres semanas antes del final de la guerra en Europa, se reconoce como el mayor desastre en el mar en términos de vidas. Este barco de transporte de de 5.230 toneladas, había salido del puerto de Hela cerca de Danzig, con un total de 7.000 refugiados y soldados heridos. En este caso, el submarino soviético L-3, disparó dos torpedos partiendo al barco en dos con sus bodegas llenas de gente. El mar irrumpió rápidamente ahogando a los refugiados entre gritos de horror. Se hundió en cuatro minutos. Solo hubo 183 supervivientes. 

Entre los tres hundimientos nos vamos a casi 16.000 muertos. No había ninguna razón objetiva ni militar para matar cobardemente a todas estas personas. Fue una de las mayores atrocidades de la guerra.

Pero hay más… por ejemplo el barco “Cap Arcona”, un barco de pasajeros de 27.650 toneladas que evacuaba a prisioneros de campos de concentración. El 3 de Mayo de 1945, una semana antes del fin de la guerra, y cuando salía del puerto de Lübeck, aviones de la RAF lo hundieron con 5.000 personas a bordo. Solo se pudo rescatar a 500. Un destino similar sufrió otro barco alemán, el “Thielbeck”, llevando a bordo a 2.800 prisioneros del campo de concentración de Neuengamme. De nuevo la RAF llevó a cabo este ataque, hundiéndolo el mismo 3 de Mayo, con todos a bordo. No se salvó nadie.

A veces es bueno recordar estas tragedias y no supeditarte a las que explican los medios como cotorras.

jueves, 22 de julio de 2021

 
EL PAPEL USA EN LA II GM (y 3)

Tras Pearl Harbor y la declaración de guerra alemana, los USA tuvieron que apostar por el éxito del Ejército Rojo. Esto, sin embargo, no justificaba la política de apaciguamiento y tragaderas que siguió a las conferencias de Teherán y Yalta. 

Cuando miro mucho más atrás, antes de que las manos USA estuviesen atadas diplomáticamente por involucrarse en el conflicto, no había realmente ninguna obligación moral o política de los USA u otras potencias occidentales, en defender a la URSS contra posibles ataques de Alemania y Japón. La forma más esperanzadora de capear la amenaza totalitaria hubiese sido, para las potencias occidentales, el haber mantenido una política de no inmiscuirse.

En ese caso, los dos regímenes totalitarios se hubiesen peleado hasta el fondo. Pero los defensores de esa política elemental de sentido común, fueron acusados de apaciguadores, simpatizantes fascistas y mucho más. Las repetidas indicaciones de que  las ambiciones de Hitler eran continentales y no más allá, que él deseaba e intentaba un movimiento hacia el Este, no hacia el Oeste, fueron desestimadas. Incluso después de lo que el general Deane llamó “la extraña alianza” y que ya había concluido, aún había margen de maniobra. Los USA, podían haberse distanciado de Stalin como Stalin hizo con los USA. Hay pruebas suficientes de que las posibilidades de negociar una paz razonable con un gobierno no-nazi alemán, hubiesen justificado el intentarlo, pero la  formula de la “rendición incondicional” lo hacía imposible.

Con un optimismo ciego que ahora nos puede parecer sorprendente y fantástico, los hombres responsables de conducir la política exterior USA apostaron todo a la creencia imposible de que el gobierno soviético sería cooperativo en un mundo pos-guerra ideal. El publicista Randolph Bourne, un caústico y afilado crítico de la participación USA en la I Guerra Mundial, dijo que esa guerra era como un elefante… llevaba al jinete a donde el elefante deseaba ir, no a donde el jinete deseaba ir. Era un buen reflejo de la situación.

Hace ya mucho que la guerra terminó. Tenemos una perspectiva histórica objetiva, independientemente de nuestros pensamientos personales. Y la frase “Estamos luchando para que no tengamos que vivir en un mundo totalitario”, deja en evidencia su futilidad trágica y absoluta. ¿En qué tipo de mundo vivimos hoy? Creo que muy diferente al mundo que hubiésemos tenido si la cruzada no se hubiese llevado a cabo, si a Hitler se le hubiese permitido ir hacia el Este, si Alemania hubiese dominado la Europa del Este y Japón Asia del Este. Ya no hay una atmósfera de “esto es de dónde venimos”, una reminiscencia de una época donde había especulaciones incómodas de dónde habría un nuevo movimiento expansionista. Pero sí, los USA han sido expansionistas, lo fue también la URSS y hoy China es el  nuevo poder expansionista dificilísimo de controlar. Vean África o los millones de chinos ya instalados en occidente, subvencionados por Pekín y sin limitación alguna en nuestros países. Traten de hacer eso en China...

No estoy blanqueando a los USA, pero la diferencia después de la guerra fue que la URSS reemplazó a Berlín y Tokio. Hubo un solo centro de agresión dinámica en vez de dos, con la concentración de poder en ese único centro, que sobrepasaba de largo la combinación alemana-japonesa. Y por dos razones esa diferencia fue a peor, no a mejor. Primero, uno puede contar las gritas y conflictos de interés entre Alemania y Japón, pero que fueron muy difíciles de aparecer en el imperio centralizado de Stalin. Segundo, la expansión soviética fue ayudada por sus casi inagotables recursos propagandísticos, que nunca fueron igualados por alemanes o japoneses. Y toda una red clientelar de académicos, filosofos, intelectuales en universidades USA y Europa que daban soporte al marxismo. Todo el esfuerzo y éxito soviético de redes de espionaje en USA y Canadá es sobradamente conocido.

Ante ello, ¿cómo se sostienen esos ideales frecuentemente invocados por los partidarios de la Segunda Cruzada? Y ¿qué hay de la frase de Cordell Hull “los procesos ordenados en las relaciones internacionales” o de paz y seguridad internacional en general? ¿La carrera armamentística demostró y aún demuestra sobradamente, nuestra confianza en una era de paz y buenos sentimientos. Desde luego, no fue un buen resultado para Occidente.

Como dice el dicho “el fruto cosechado con las semillas de la ilusión, siempre es amargo”

domingo, 18 de julio de 2021

 EL PAPEL USA EN LA II GM (2)

En su alarmante discurso por la radio del 27 de Mayo de 1941, Roosevelt declaró “Vuestro gobierno sabe qué términos impondrá Hitler si resulta victorioso. No estoy especulando sobre este asunto… Planean tratar a los países de Latinoamérica como ahora tratan a los países de los Balcanes. Planean estrangular a los Estados Unidos de America y el dominio de Canadá”.

Pero esta llamativa acusación nunca fue respaldada de pruebas concretas y contundentes. 

No se ha encontrado ninguna confirmación en los archivos alemanes que estuvieron a disposición de los poderes victoriosos. Ha habido una exageración grotesca de la supuesta estrecha colaboración entre los poderes de Eje. El general George C. Marshall, lo señala en su informe “Report on the Winning of the War in Europe and the Pacific”, publicado tras el final de la guerra. Este informe, basado en dossieres de la Inteligencia americana y el interrogatorio de mandos alemanes capturados, contiene la siguiente afirmación “No se ha encontrado todavía ninguna prueba en el Alto Mando Alemán sobre un plan estratégico…”.

“Cuando Italia entró en la guerra, los objetivos estratégicos de Mussolini contemplaron siempre la expansión de su imperio, bajo la estela de los éxitos militares alemanes. El Mariscal de Campo Keitel, revela que la declaración de guerra italiana, era contraria a los acuerdos con Alemania. Tanto Keitel como Jodl estaban de acuerdo en que era algo no deseado. Ni tampoco hay pruebas de una estrecha colaboración estratégica entre Alemania y Japón. El Cuartel General Alemán reconoció que Japón buscaba un pacto de neutralidad con Rusia, pero esperaba que los japoneses pudieran someter fuertemente a las fuerzas británicas y americanas por tierra, mar y aire en el extremo oriente”.

“En ausencia de cualquier prueba de lo contrario, se cree que Japón también actuó unilateralmente y no de acuerdo con un plan estratégico unificado. No sólo los socios europeos del Eje fueron incapaces de coordinar sus planes y recursos y decidieron en sus naciones el cómo proceder de la mejor manera si no que su socio en extremo oriente, Japón, también trabajaba por su cuenta. El Eje, como hecho, solo existió sobre el papel”.

Entonces, bajo el juicio del general Marshall, el Eje no representó una liga sólida y potente, con un plan claro para conseguir el dominio del mundo, incluyendo el subyugar el continente americano. Fue una asociación de poderes con ánimos expansionistas en Europa y en extremo oriente. Poco más que eso y sin coordinación clara. Creo que Hitler fue demasiado buen amigo de sus supuestos socios y toleró acciones absurdas de los mismos en vez de usar la potente flota y aviación italiana para controlar el Mediterráneo y que Japón hubiese abierto un segundo frente contra la URSS en el Pacífico en 1941.

Desde luego los USA no tuvieron otra alternativa que luchar tras Pearl Harbor y las declaraciones de guerra alemanas e italianas. Pero el ataque a Pearl Harbor no hubiese sucedido con absoluta seguridad, si los USA hubiesen sido menos inflexibles y no hubiesen apoyado la causa China. Si esa inflexibilidad estaba justificada, a la luz de los acontecimientos posteriores es, como mínimo, altamente cuestionable. Y todo ello sabiendo que los USA sabían de ese ataque y no lo evitaron.

El preludio diplomático a Pearl Harbor, también incluyó esas fatales decisiones USA como la imposición de un bloqueo comercial a Japón en Julio de 1941, la frialdad a las aperturas del príncipe Konoye y el fallo, en el momento crítico, de hacer más contribuciones positivas para evitar la guerra, que las de la nota de Hull del 26 de Noviembre de 1941.

La guerra con Alemania fue también de largo el resultado de la iniciativa de la Administración de Roosevelt. El trato destructivo que fue el Acta de Préstamo y Arriendo con la URSS, la congelación de los activos alemanes en USA, la participación de la Marina americana, con mucho secretismo y doble lenguaje, en la Batalla del Atlántico, etc., fueron acciones que se alejaban de la neutralidad, a pesar del Acta de Neutralidad, que el presidente había jurado defender.

A veces se dice que la gradual participación de los USA en una guerra no declarada, estaba justificada porque la victoria alemana y japonesa, hubiese amenazado la seguridad y bienestar de los USA, incluso si la invasión de ese hemisferio no se hubiese contemplado. Este argumento hubiese sido fácil de defender si la guerra se hubiese luchado, no como una “cruzada de un mundo libre contra un mundo esclavizado”, si no como un frío intento de mantener un equilibrio razonable de poder en Europa y Asia.

Si la diplomacia USA de antes y durante la guerra hubiese tenido ese objetivo en mente, alguna de las graves torpezas de la Segunda Cruzada, se habrían evitado. Si se hubiese contemplado el principio cardinal de que la política de la URSS y su tiranía, era más peligrosa política y psicológicamente que las de Alemania y Japón, el rumbo de la política USA hubiese sido seguramente diferente. Hubiese habido una consideración más favorable al punto de vista expresado por el senador Truman, cuando sugirió que deberían dar a poyo a Rusia si Alemania estaba ganado y a Alemania cuando Rusia estaba ganando.

El gran dilema de la guerra fue que los USA no podían contar con la victoria sin la URSS y ciertamente no podían esperar ganar la paz con la URSS. Pero había al menos una solución parcial a este dilema. Hubo alguien del cuerpo diplomático USA que sugirió “Deberíamos de haber hecho la paz con Alemania y Japón cuando estaba muy debilitados para representar una amenaza contra nosotros y fuertes todavía para convertirse en socios útiles en una coalición contra la URSS”. Estoy de acuerdo como posibilidad.

Pero este realismo que cito, no tenía esperanza alguna en un ambiente de cruzada. El efecto de la política USA fue crear un enorme aspirador en Europa y Asia, y dejar a la URSS con su poderoso arsenal militar en ambos continentes. Luego los USA de forma tímida comenzaron a ofrecer cierta resistencia cuando los líderes soviéticos comenzaron a actuar como cualquiera hubiese esperado de ellos, según su filosofía y política. Hubo un periodista británico que dijo lo siguiente sobre la situación creada tras la Segunda Cruzada “¿Sabes? Hitler realmente ganó la guerra en la persona de Stalin”.

Roosevelt declaró en su discurso del 27 de Mayo de 1941 “Aceptaremos solamente un mundo consagrado a la libertad de hacer lo que se desee y libre de terrorismo”. La guerra hacia la que dirigió su país con mano firme, fue aparentemente para lograr ese mundo… El argumento de que “nosotros no podemos vivir en un mundo totalitario”, con imágenes  de alemanes cruzando el océano Atlántico, era algo que a muchos americanos no les impresionaba ya que ese supuesto enemigo, ni siquiera había alcanzado las costas de las Islas Británicas. En 1940-41 parecía claro que una Alemania dominando Europa y un Japón militarista, extendiendo su hegemonía en Asia, hubiesen sido unos vecinos molestos y hubiesen querido imponer cambios desagradables en la forma de vida americana.

Estos peligros totalitarios eran reales hasta cierto punto. Pero era una falacia desastrosa imaginar que esos peligros podían ser exorcizados con la guerra y hacer la paz con otro estado tiránico, la URSS, que se vería potenciada. En fallo de no ver el papel agresivo y desintegrador que una URSS victoriosa llevaría a cabo en unas destrozada Europa y Asia, fue la principal torpeza en la cruzada intervencionista USA. 

Aquellos que secretamente o abiertamente simpatizaban con el comunismo al menos actuaban de forma lógica. Pero la mayoría erró en su ignorancia y buenos pensamientos sobre los motivos soviéticos y sus intenciones reales. Fueron culpables de un error colosal de juicio y perspectiva de no ver la importancia de lo que había en juego.