lunes, 26 de octubre de 2020

 

 

CAMBIOS EN EL CONCIERTO DE AÑO NUEVO EN VIENA

Sí, así es. La tradicional Marcha Radetsky que coronaba el final del concierto, será desnazificada en sus arreglos instrumentales, para evitar que tenga ese pasado tan del III Reich. No creo que nadie fuese consciente de algo así y de hecho era famoso el acompañamiento de palmas por parte del público, a medida que avanzaba la composición. Menos mal que la corrección política está aquí para que vayamos por el buen camino y por lo tanto ahora se usará una versión desconectada con ese pasado terrible. Esta noticia apareció en el “Neue Osnabrücker Zeitung”. 

El arreglo que ha venido usando la Orquesta Filarmónica de Viena era el realizado por el compositor Leopold Weninger (1879-1940). El periódico citado confirma la noticia llegada desde la propia dirección de la orquesta y que está trabajando en esa nueva versión que será tocada en el concierto de Enero de 2021. Como todos sabemos, desde 1946 el concierto siempre termina su actuación con dos grandes obras: El Danubio Azul de Johann Strauss II y la Marcha Radetsky con el arreglo de Weninger.  

Leopold Weninger nació en Austria, estudió música y piano en Viena antes de irse a vivir a Alemania en 1909, donde continuó sus estudios. En Febrero de 1932 se unió al Partido Socialista-Nacional y trabajó con organizaciones culturales del mismo. Se convirtió en un compositor, director de orquesta y arreglista de éxito, tras la llegada al poder de Hitler en 1933. 

Además de escribir operetas y obras clásicas, Leopold Weninger fue el responsable de arreglos muy populares del himno del partido, Horst-Wessel-Lied, así como de himnos dedicados a Hitler y a las SA, las tropas de choque. Murió en Febrero de 1940 y su legado fue su arreglo de la Marcha Radetsky, ahora rechazada de su repertorio por la Orquesta Filarmónica de Viena. 

Pero claro, aquí llegamos a la paradoja… El propio Concierto de Año Nuevo en Viena tiene raíces socialista-nacionales. Empezó en 1939 con sus vibrantes valses de Strauss, interpretados en el espectacular entorno del “Vienna Musikverein” y la idea del mismo era promover la capital austríaca y levantar la moral en el inicio de la guerra. Y a pesar de sus orígenes, el concierto continuó tras la guerra como todos sabemos. Recordemos también que en 1987 la orquesta fue dirigida por Herbert von Karajan, que se unió al partido en 1935 y prosperó en esa Alemania.  

El concierto se retransmite actualmente a 90 países y la Filarmónica sólo reconoció de forma oficial sus conexiones con aquella época en 2013. Recórdemos también que ha habido varios directores de orquesta en el concierto de origen judío como Zubin Mehta, Daniel Barenboim y no ha habido problemas de ningún tipo.  

He de reconocer que si se trata de ocultar todo esto y hablar negativamente de todo aquello, es una forma de darle actualidad 80 años después y que la gente se interese más allá de críticas o no. No hay día, semana, mes o año que no se hable en los medios sobre aquella época con detalles, reales o no, de todos y cada unos de sus líderes. Ya no hablo de reportajes, libros, programas, etc. sobre el tema también. Es una cascada continua, imparable que parece obedecer a algún tipo de consigna. 

Nadie habla habitualmente en los medios de Tojo, Hiro Hito, Yamamoto, Mussolini, Ciano, Badoglio, etc. y eso, como mínimo, es sorprendente ya que lucharon en el Eje Berlín-Roma-Tokio. Tampoco se habla habitualmente de Roosevelt, Churchill, Eisenhower, Stalin, Koniev, Zukov, Bombardero Harris, Patton, Bradley y otros líderes aliados. 

Es posible que haya alguna explicación a este fenómeno tan curioso, pero yo no la conozco.

lunes, 19 de octubre de 2020

 

LA PANDEMIA

A estas alturas de la situación escribir algo sobre el “Virus Chino” como le llama Trump, puede parecer innecesario, incluso superfluo, ya que podemos encontrar opiniones para todos los gustos. Sin embargo, el primer error es llamarle pandemia. Bajo ese epígrafe, podríamos citar auténticas pandemias como la Peste Antonina (viruela) 5 millones de muertos, la Plaga de Atenas (fiebre tifoidea) mató a la cuarta parte de la población, la Peste de Justiniano (peste bubónica), en la que murió una cuarta parte de la población del Mediterráneo, la Peste Negra (peste bubónica), mató a 20 millones de europeos, la Gripe Española (gripe), mató a 50 millones de personas, VIH/SIDA, mató entre 20 y 25 millones de personas.

Si no tenemos en cuentan el VIH/SIDA, el resto de tragedias eran en un mundo bastante menos habitado que en la actualidad, lo que representó un auténtico desastre demográfico. En la prensa pude leer hace muy poco, que en todo el mundo habían muerto  por el “Virus Chino”, un total de un millón de personas y varios millones estaban infectados, pero sin desarrollarlo. Una forma de ver las cosas, quizás algo fría, son las estadísticas que ahí están y explican cosas también sobre una base racional y cuantitativa. Es decir, de difícil discusión.

No niego la tragedia de los que han perdido la vida y de los afectados, pero en términos estadísticos el “Virus Chino” es apenas perceptible en un mundo con una población de 7.500 millones de seres humanos. ¿Hacia falta parar el mundo sobre todo en Occidente con esas cifras y llamarle pandemia para asustar y crear pánico entre la población? Aparentemente es una enfermedad nueva y la denominan virus aunque hasta la fecha nadie ha podido aislarlo y estudiarlo de forma clara y contundente para explicar exactamente qué es, cómo funciona su transmisión y daños que acarrea.

Parece que viene de China, Wuhan concretamente, y tras un error humano en un laboratorio que permitió la salida al exterior del “virus”. Siempre me sorprendió la baja incidencia del “virus” en China, pero ¡cuidado! es información basada en datos aportados por el gobierno comunista chino. Evidentemente, no se puede fiar uno del Partido Comunista chino que en verano dijo oficialmente que ya no había virus en China. “El partido siempre tiene razón” como dijo Walter Ulbricht en la República Democrática alemana en los 50’s.

Volviendo al principio, creo que estamos ante una enfermedad, aparentemente transmitida por un nuevo tipo de virus según las informaciones que tenemos. Creo que ha habido una exageración provocada adrede por quién sabe quién, secundada sin descanso por los medios de comunicación que han sido cómplices necesarios de este desaguisado y de crear el pánico y el miedo irracional entre la población. Han logrado que no pensemos racionalmente.

Bill Gates y otros filántropos que hasta donde sé no son médicos sino informáticos como el mismo Gates, están trabajando en una vacuna y nos dan recomendaciones sanitarias de cómo actuar ante esa enfermedad. Como mínimo es curioso ese sacrificio por una humanidad que ellos detestan y a la que quieren reducir en número. La misericordia empieza por uno mismo y deberían dar ejemplo de sacrificio e inmolarse por todos nosotros. Eso les haría ganar a muchos adeptos de una muerte permatura y serían un ejemplo heróico para todos. Pero me temo que eso no va a suceder.

No estoy discutiendo la existencia de ese supuesto virus, pero no creo que sea lo que nos dicen que es. Sin embargo y hablando de España, estas medidas represivas y el arresto domiciliario que hemos sufrido y ya veremos…, es el sueño húmedo de cualquier gobierno socialista/comunista que se precie y que están aprovechando para colarnos todo tipo de iniciativas políticas aberrantes, que en otras circunstancias hubiese sido muy difícil. Observen que todo va a altísima velocidad, en pocos meses. Esto me lleva a la conclusión de que estamos ante una operación política, más que una operación sanitaria.

El gobierno nos dijo que había un comité de cientificos que iban dando las sugerencias de actuación ante el virus, pero resulta que ese comité no existía. Entenderán que la credibilidad de ese mismo gobierno socialista/comunista, está entre el cero y la nada. Sin embargo, los medios hacen olvidar ese atentado, volcándonos cientos de noticias en muy poco espacio de tiempo, que nos crean un caos mental y el olvido rápido de la gran cantidad de equivocaciones y mentiras que estamos sufriendo.

Allá cada cual…

domingo, 11 de octubre de 2020


 

 ¡BUENOS DIAS A TODOS!

Tras una avería en mi antiguo ordenador portátil (se fue con todas mis contraseñas de acceso), he podido recuperarlas y ya estoy de nuevo en marcha.

Gracias por vuestra paciencia y comprensión. Seguimos con artículos.

Gracias, Felipe Botaya 

sábado, 21 de diciembre de 2019

¿MEDICINAS SINTÉTICAS EN LA II GUERRA MUNDIAL?


Una de las más graves carencias durante la II Guerra Mundial fue el suministro de sangre para transfusiones a los soldados heridos. Podemos imaginar la impotencia de los médicos y cirujanos en operaciones de campaña, ante jóvenes soldados que morían en sus manos por falta de sangre, plasma sanguíneo o bien por infecciones de todo tipo. Alemania parece que solucionó ese grave problema...

lunes, 11 de noviembre de 2019

UNA CIUDAD...


Situada en Crimea, Yalta es una soleada ciudad costera del Mar Negro que fue residencia de verano no solo de la familia imperial rusa del zar Nicolás II, sino también de todos los jerifaltes y sátrapas comunistas desde Stalin hasta Gorbachov. No hay duda de que Crimea y Yalta concretamente, forman parte de la historia del siglo XX. Yalta ha sido una ciudad de traiciones e indecisiones mortales.

sábado, 9 de noviembre de 2019

¿HA CAMBIADO ALGO?


Me gusta ver películas de guerra de los 60 y 70‘s, la época en que yo iba al cine para ver  con interés episodios de la II Guerra Mundial. En todas ellas, manufacturadas en su mayoría por Hollywood y unas cuantas por Italia, el esquema era siempre el mismo: los alemanes eran malísimos y muy tontos, con grandes y terribles planes que siempre fracasaban debido a uno o varios personajes buenos y entregados, que se olían la tostada desde el fotograma uno. “La Batalla de la Ardenas” (1965), es un ejemplo palmario de lo que digo.