domingo, 30 de noviembre de 2014

EL OTRO DESEMBARCO DE NORMANDÍA (Editado originalmente el 12/6/2014)

Se acaba de celebrar el 70 aniversario del Desembarco de Normandía y se presenta como la acción más importante y definitiva para la derrota del III Reich. No voy a discutir la importancia del desembarco, pero creo que no fue la batalla decisiva para torcer el brazo alemán. Creo que el frente del este y particularmente la batalla del saliente de Kurks-Orel, fue mucho más decisiva para la caída del ejército alemán. El desgaste sufrido en Rusia fue incomparable con el sufrido el frente del oeste. Ya hice un artículo hace un par de años hablando de este asunto, donde con cifras demostré lo que estoy diciendo.

Normandía que es el caso que nos ocupa, se divide en dos partes: el desembarco propiamente dicho (1-2 días) y la batalla de Normandía (desde el 7 de Junio hasta el 25 de Agosto con la entrada aliada en París). Las noticias y los medios se detienen en el desembarco ya que es la acción militar que popularmente se conoce y ya se ha encargado Hollywood de darle el máximo brillo y esplendor. Sin embargo nos olvidamos de la batalla de Normandía por la llamada liberación de Francia, que sólo Spielberg toca de pasada hasta el 12 de Junio (cuando muere el héroe Hanks... ver el día en su lápida), en su infumable “Salvar al Soldado Ryan”.

La batalla de Normandía es la clásica batalla de calidad frente a la calidad y de los “en pocos días tomaremos París”, Montgomery dixit, se llegó a los casi tres meses de combates durísimos hasta alcanzar la capital parisina. Cuando analizas las tropas alemanas Waffen SS, paracaidistas, granaderos blindados y Wehrmacht, frente a la abigarrada combinación aliada y su inferioridad de armamento, pero sobre todo de su falta de motivación, frente a unas tropas alemanas que sabían contra qué se enfrentaban y por qué luchaban, queda claro que fue como he dicho antes, una batalla de la calidad frente a la calidad. De lo contrario, las palabras de Monty se hubiesen cumplido.

Sin embargo y aclarando este punto, me gustaría entrar en un apartado poco conocido y que los medios se han encargado de silenciar convenientemente. Me refiero a la muerte de civiles franceses normandos por los bombardeos navales y aéreos aliados. Precisamente este año, durante el homenaje en las playas a los soldados del desembarco y donde Alemania no fue invitada (¡vaya reconciliación!), el nefasto presidente socialista Hollande rindió tributo público por primera vez por los muertos civiles franceses, víctimas de las bombas aliadas en Normandía. Y si vamos a las estadísticas, los historiadores como Andrew Knapp, profesor de Historia de la Universidad de Reading en Inglaterra, dicen que las víctimas de esos bombardeos superan con mucho a los muertos ingleses durante el Blitz alemán sobre Inglaterra en 1940. La cifra que citan ronda los casi 60.000 muertos. Recomiendo el libro de este profesor titulado “Les francais sous les bombes alliees 1940-1945”

Y es cierto también que los franceses tuvieron que soportar  siete veces más de tonelaje de bombas que los ingleses. Los alemanes lanzaron 75.000 toneladas de bombas sobre Inglaterra, incluyendo los cohetes V1 y V2, sin embargo los aliados lanzaron ¡518.000 toneladas sobre Normandía!. Churchill que se se dirigió a los franceses hablando sobre los ataques aéreos con confianza y cierto gusto, les habló como aliados a pesar de la colaboración con los alemanes de una buena parte de la población francesa. Es decir, Churchill consideraba que era una forma de pago por liberarlos y por su colaboración...

Los bombardeos aliados en Normandia se dividieron en tres categorías: unos fueron precisos y causaron un mínimo número de víctimas. Los de la segunda categoría causaron una gran cantidad de víctimas civiles totalmente desproporcionadas a los avances militares obtenidos a cambio. Y la tercera categoría es la más difícil de entender y es el ¿por qué hicieron todo eso?. El ejemplo más claro y terrible de esta última categoría fue el bombardeo del puerto de Le Havre, en Septiembre de 1944. La ciudad fue reducida a cenizas y murieron 5.000 franceses. Los aliados tomaron la ciudad a los pocos días y casi todos tuvieron claro que la podían haber conquistado sin necesidad del bombardeo. Sobre este asunto el profesor Knapp dice que “Está muy claro que basado en los tratados que firmamos ahora y los tratados que se firmaron entonces, muchos de estos bombardeos entrarían en la categoría de “crímenes de guerra”.

También la ciudad portuaria de Sant Nazaire en la costa atlántica, fue destruida al 100%, pero decir esto en los medios fue y es tabú al igual que otras 1.500 ciudades y pueblos de Francia. Este silencio creo que es sobrecogedor, teniendo en cuenta que Francia fue el tercer país más bombardeado tras Alemania y Japón y apenas se menciona en los libros de historia. Y todo ello creo que es consecuencia de que fueron los aliados los que bombardearon y además Francia tuvo a sus colaboracionistas y al Gobierno de Vichy. Vichy utilizó a estas víctimas como propaganda contra los aliados, como ya hizo cuando la flota francesa fue hundida en Toulon por los aviones ingleses.

Creo que los franceses se dividen entre los agradecidos y los que odian lo que hicieron los aliados en Normandía y en el resto de Francia. Además y es justo comentarlo aunque no le exime ya que fue por interés, mientras que los bombardeos sobre Francia se intensificaban antes del Día D, Churchill comenzó a demostrar cierta preocupación por la escala de víctimas civiles y que podrían causar daños en la relación anglo-francesa, incluso tras ganar la guerra.
Además, Churchill en un gesto de hipocresía y sin mostrar la menor preocupación por la carnicería diaria que provocaban los aviones de “Bombardero” Harris y los de la USAF sobre Alemania, se mostraba dolido por los muertos civiles franceses hasta el punto que inició una recolecta de dinero para los huérfanos de los bombardeos aliados. No se sabe qué pasó con ese dinero...

La mitad de los aviadores de “Bombardero Harris” cayeron en combate y según sus dirigentes ese sacrificio ayudó a ganar la guerra más rápidamente. Sin embargo ciudades normandas como Caen, Saint Lo, Bayeux, Arromanches, Le Havre y muchas otras fueron reducidas a cenizas para su supuesta liberación. Y otro dato muy interesante que apenas se cita y es que el Día D cayeron unos 2.500 soldados aliados en las playas, pero también murieron ese día un número igual de civiles franceses.

Este artículo es mi pequeño homenaje por la muerte el 12/6/1944 de Fritz Wittz, Generalmajor de la SS HJ Panzer Div., en su cuartel general en Venoix, Normandía, por bombardeo naval. Fue sustituido por Kurt “Panzer” Meyer, el general alemán más joven.

No hay comentarios:

Publicar un comentario