jueves, 7 de febrero de 2019

NORUEGA


Siempre se ha dicho que los países del norte de Europa son muy avanzados, sociables, ecológicos, limpios, educados, etc., en fin un modelo a imitar por todos los demás que al parecer somos todo lo contrario. No seré yo quien discuta eso, pero creo que son países que les encanta mirarse  el ombligo y pretender tener una superioridad moral sobre los demás, es decir sobre nosotros. Parece que están muy pagados de sí mismos. En la actualidad creo que están perdiendo el rumbo y se están convirtiendo en otra cosa, quizás no digna de ser imitada. Noruega puede ser un buen ejemplo de ello.

Y a los hechos me remito. En los libros de texto de las escuelas noruegas se muestra sistemáticamente a los europeos como abusadores, imperialistas y explotadores. Como contraste, los no-blancos son presentados como víctimas en un reciente estudio que muestra esa idea anti-occidental. El estudio ha sido realizado por un alumno de Universidad de Bergen llamado Kristoffer Tyssøy Høisaether y que ha titulado “Algo pasa con el supremacismo europeo”. Este estudio ha puesto al descubierto el doble rasero en la forma en que la historia es presentada en esos libros de texto, que se utilizan actualmente en la escuela primaria y superior.
 
De acuerdo con el amigo Høisaether, hay una gran diferencia en la forma en que se nos presenta la historia occidental y la islámica en la Edad Media. En general tiende a enfatizar los aspectos problemáticos de la historia occidental, en oposición a la omisión de los aspectos problemáticos de la historia islámica. El alumno explica “el hallazgo más remarcable en mi trabajo es el cómo los europeos son mostrados como abusadores, en oposición a otras culturas y pueblos, que continuamente tienen un papel de sacrificio”, escribe Høisaether en un artículo en “Resett” (ver: https://resett.no/2019/01/27/ny-forskning-norske-laereboker-i-historie-fremstiller-konsekvent-europeer-som-overgripere-og-skjonnmaler-islam/)
 
Para cuantificar su hallazgo, el autor muestra una de lista 25 historias de masacres, matanzas masivas y genocidios mostrados en los libros de historia, todas llevadas a cabo por europeos. Por contra, los musulmanes y judíos tienen siempre el papel de víctimas. “La complacencia en acusar únicamente a los europeos como abusadores es muy torticera y absolutamente instrumental en la creación de una imagen distorsionada de la historia” añade Høisaether. En uno de los libros de texto “la crueldad y la codicia” son presentadas como “típicas características europeas”. Además, la prosperidad occidental se atribuye a la “gran explotación de otras gentes”. Mientras que la emigración europea a America “barrió a millones de indios”, las conquistas no-europeas son presentadas de una forma muy pacífica como “los árabes se extendieron sobre una gran área”. Igualmente,el comercio en el Océano Índico, que incluyó millones de esclavos, se presenta como “una empresa floreciente y de contacto multifacético entre las culturas, religiones y lenguas”. Una descripción sobre el comercio atlántico llevado a cabo por los europeos es fácil de imaginar.
 
De acuerdo con Høisaether, en varias comparaciones entre occidente y el mundo islámico, el occidental aparece claramente como inferior. El mundo islámico es presentado como “distintivamente democrático”, mientras los europeos ganan en “fuerza y rabia”. En otro ejemplo, el Renacimiento y la Ilustración se alega que fueron fundados sobre un conocimiento preservado por el Islam. Mientras que la cristiandad es presentada como una religión despiadada y brutal, con conversiones forzadas y ejecuciones en masa, el mundo islámico, especialmente el Imperio Otomano, que dirigió guerras expansionistas durante cientos de años, es alabado por su tolerancia religiosa. No se presta atención a la persecución de los no-musulmanes en la Edad Media. España, bajo sus 800 años de presencia musulmana, se muestra como un lugar de paz donde coexistían varias confesiones en armonía y felicidad. Un auténtico absurdo.
 
“En prácticamente todos los libros de texto, se sirve una narración sobre cruzadas cristianas fanáticas donde hombres, mujeres, niños y ancianos fueron masacrados con placer. La conquista de Jerusalén durante la Primera Cruzada es presentada como un acontecimiento de una brutalidad irrepetible. Ningún acontecimiento de las conquistas árabes, turcas e incluso mongolas se denominan o presentan como matanzas masivas, ahorrándole al lector los detalles sangrientos” dice Høisaether.
 
Y de acuerdo con él, las descripciones unilaterales son comunes y a veces tratando de presentar cosas absurdas hasta un punto que ningún historiador se lo podría tomar en serio. Por ejemplo, la conquista turca de Constantinopla en 1453 no siguió con matanzas, robos y pillaje, como así fue, y sin embargo los cristianos obtuvieron privilegios del Sultán, según dice un libro de texto. Otro tema importante es el papel de la mujer en las comunidades europeas en comparación con las del Islam. La Biblia es presentada como una herramienta para la opresión de las mujeres, con el resultado de que las mujeres acaban subyugadas y vistas como un material obediente dentro del matrimonio. Por contra, el Corán dicen que tiene un efecto liberador en las mujeres, sirviéndoles para su posición fuerte en el mundo musulmán. Eso no se lo cree nadie.
 
Para su estudio, Høisaether ha analizado seis libros de texto de educación superior y tres de la escuela primaria, todos editados después de la reforma educativa noruega de 2006. Constituyen la gran mayoría de los libros de historia que tiene la educación normal y que representan los libros en uso hoy en todo el país. Nuestro amigo nos dice que esos libros representan para los estudiantes noruegos, el portal a los tópicos que formarán la imagen del mundo en los chicos. Høisaether espera instigar la discusión y el análisis crítico de los materiales de enseñanza noruegos. Sin embargo, admite que tiene pocas esperanzas de que eso suceda...
 
Que no se preocupe el amigo Høisaether no harán falta discusiones o polémicas, los árabes y negros que ya están entrando descontroladamente en el país cambiando su fisonomía y bienestar, les enseñarán muy pronto a sus compatriotas quién manda y sus mujeres se deleitarán con el trato islámico que recibirán. Tiempo al tiempo. 

Adiós Noruega.

3 comentarios:

  1. Creo que en estos momentos, nórdicos y germanos se llevan la palma de la idiotez. Y mira que los europeos mediterráneos somos idiotas......

    ResponderEliminar
  2. Hola Mª Luisa, sí lo del norte de Europa es de traca y van a peor.
    Creo que algo les ha afectado el raciocinio, pero sigo creyendo que esto no es gratuito y viene de la mano de alguien
    Un abrazo, Felipe Botaya

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mano demoníaca, que no deja cabos sueltos. https://m.youtube.com/watch?v=1y5SEUU4NZE

      Eliminar