viernes, 6 de noviembre de 2020



A VUELTAS CON EL LUSITANIA 

Los Estados Unidos que sin duda alguna es un país muy interesante y con grandes cosas, también tiene su historia oculta. Entre esas cosas ocultas está en buscar siempre un motivo para entrar en guerra, una excusa. Lo he dicho en este mismo blog en varias ocasiones: el hundimiento del Maine en Cuba y el inicio de la guerra España-USA, el hundimiento del transatlántico Lusitania para  entrar en la I Guerra Mundial, Pearl Harbor para entrar en la segunda, el cruce del paralelo 38 por parte del Corea del Norte para involucrarse en la Guerra de Corea, el incidente de la Bahia de Tonkin para entrar en Vietnam, la Torres Gemelas y la entrada en Irak, entre otros La historia va demostrando que los USA siempre estaban detrás de esas acciones hostiles contra sus intereses y eso iniciaba la guerra contra el enemigo de turno.

Hoy me gustaría volver con el tema del Lusitania y los USA. Ya he escrito sobre el asunto en otro artículo también en este blog. El hundimiento de ese barco el 7 de Mayo de 1915, le costó la vida a casi 1.200 personas y como ya sabemos, catapultó la entrada de los USA en la I Guerra Mundial. Se suponía que era una pacífico barco de pasajeros y sin duda lo era, pero también cargaba un enorme arsenal de armas hacia Inglaterra de forma secreta y violando la neutralidad americana en la guerra europea. El barco de la compañía Cunard que iba de Nueva York a Liverpool, fue hundido a ocho millas de la costa irlandesa por un submarino alemán.

La carga que llevaba ya ha sido confirmada por buceadores que descubrieron hace ya un tiempo la oscura mercancía del Lusitania. Se estimó en alrededor cuatro millones de balas de la marca americana Remington de calibre militar. Esa carga encontrada a bordo sugiere que los alemanes tenían razón al denunciar que el barco y lo que llevaba a bordo, lo convertía en un blanco militar legítimo. Los británicos tras mantener testarudamente que era un simple barco de pasajeros, acusaron rápidamente a los alemanes de una matanza de civiles en alta mar. Este desastre sirvió para levantar el sentimiento anti-alemán, sobre todo en los USA, desde donde venían 128 de las 1.198 víctimas. Unas 100 víctimas eran niños, muchos de ellos de menos de dos años.

El Secretario de Estado USA Robert Lansing, escribió más tarde que el hundimiento le dio la “convicción de que al final serían los aliados de Inglaterra”. Se le dijo a la población americana, de forma falsa, que se había dado a los niños alemanes un día de fiesta en la escuela para celebrar el hundimiento del Lusitania. El desastre inspiró una gran cantidad de carteles pidiendo venganza por las víctimas. Uno muy famoso mostraba a una madre joven hundiéndose en las aguas con su bebé en los brazos y la frase “Alístate”. Tras una gran ruido mediático pro-guerra, los americanos se unieron a los aliados. Esa decisión e intervención cambió el equilibrio de la balanza contra Alemania.

Los alemanes insistieron que el Lusitania, el barco más rápido entonces del Atlántico Norte, fue usado para romper el bloqueo que Berlín trataba de imponer alrededor de Inglaterra desde el inicio de las hostilidades en Agosto de 1914. Churchill era el Primer Lord del Almirantazgo británico y durante años se ha sospechado que sabía muy bien lo que sucedió en el ataque y sus circunstancias y eso no se lo comunico a su pueblo. Se sabe a través de una carta confidencial poco antes del hundimiento, que unos ataques de submarinos alemanes serían bien recibidos… Dijo “es más importante atraer barcos neutrales a nuestras costas, con la esperanza de involucrar a los USA contra Alemania. Por nuestra parte queremos que el tráfico y cuanto más mejor y si alguno se mete en problemas, mejor todavía””.

El periodista de la revista Vogue Hombre en los USA Hampton Side, fue testigo del descubrimiento de los buzos y dijo “Son balas que fueron fabricadas expresamente para matar alemanes en la I Guerra Mundial. Balas a bordo del Lusitania que los mandatarios británicos de Whitehall y mandatarios americanos en Washington sabían y han negado desde largo tiempo atrás”. El descubrimiento puede ayudar a explicar por qué el Lusitania se hundió en 18 minutos por un simple torpedo en su casco. Varios supervivientes dijeron haber escuchado una segunda explosión que sin duda, fue debida a la munición a bordo. 

El propietario de los derechos sobre los restos del Lusitania, Gregg Bemis, dijo “ esos cuatro millones de balas de calibre militar no eran para un cazador aficionado. Ahora que lo hemos encontrado, los británicos no pueden negar por más tiempo que había munición a bordo. Eso nos hace preguntarnos qué más había en el barco. Había literalmente, toneladas y toneladas de alimentos en un barco sin refrigeración que se habían marcado, sospechosamente, como queso, mantequilla y ostras. Siempre he creído que habían explosivos muy potentes en las bodegas, que explotaron con un simple torpedo y eso fue lo que hundió rápidamente el Lusitania”.

1 comentario:

  1. Resulta curioso observar que a la gente le da igual que los gobernantes mientan, entonces y ahora.

    Si es por un buen motivo, nos vale. El fin justifica los medios...

    ResponderEliminar