domingo, 22 de enero de 2017

ATAQUE A LA MASCULINIDAD


Bueno, el amigo Trump ya es presidente. Y todo ello a pesar de los furibundos ataques de prácticamente todos los medios, personajillos, famosillos, supuestos artistas, demócratas, etc., antes de las elecciones, durante las mismas e incluso antes de que el candidato llegase a jurar el cargo, como hizo el viernes pasado. Eso, como he dicho más de una vez, quiere decir que se trata de un buen candidato y que nuestro (((enemigo))) se lo toma muy en serio.

 
También ha habido durante la ceremonia de juramento varios altercados graves en Washington y marchas de todo tipo, como las de las mujeres (léase feministas, abortistas, lesbianas, actorzuelas, y calzonazos que las seguían, no las mujeres de verdad) ayer mismo, como una marea rosa. Los carteles de estas mujeres no dejaban lugar a dudas. Además de machacar al ya presidente democráticamente elegido, habían carteles contra el heteropatriarcado, el machismo, los hombres, la “Masculinidad Tóxica”, etc.. La murga habitual de estos seres. Todo ello, por supuesto, contra el hombre blanco, diana de toda su ira como una represión o eclosión de sus frustraciones propias por una visa miserable, sola y equivocada.
 
Sin embargo, algo me llama la atención cuando veo estos shows callejeros ¿alguna vez os habéis dado cuenta que jamás hablan de la “masculinidad tóxica” de los pandilleros de bandas sudamericanas, refugiados árabes o negros, pandilleros negros o cualquier otro grupo supuestamente “minoritario” o “minorizado”, como dicen los cursis progresistas? Eso es muy llamativo y esos son los grupos más “machistas” y degradadores para la mujer que podamos encontrar hoy en el mundo. Sin embargo, el silencio ruidoso es absoluto. Sólo atacan a la fuerza y virilidad del hombre blanco, hoy rebajada y menospreciada, que tiene que ser acusada de cualquier mal y destruida. La epidemia de victimismo imaginario se expande así como el de los cazadores de brujas.
 
Hablando con mis amigos norteamericanos serios y con sentido común, me comentaban sobre la gran cantidad de escuelas y universidades que ofrecen cursos y talleres de trabajo enfocados únicamente en demostrar como los “blancos” son un serio problema social en USA. Hace años que las universidades ya no son sólo instituciones de formación sino de politización marxista, en las que los estudiantes blancos son perseguidos. Las escuelas secundarias también hablan sobre el “privilegio blanco” y en algunas escuelas a niños blancos de tan solo 6 años se les dice que han nacido racistas y que deben sentirse culpables sobre su raza (blanca, por supuesto, el resto de razas no existen para los marxistas).
 
Los medios liberales, marxistas y progresistas también añaden leña en lo de que los “blancos son malos”. Hace un mes la MTV emitió un video sexista titulado “2017 Resolutions for White Guys” y eso que yo pensaba que la MTV era un canal de música solamente. También el “Huffington Post” apareció un artículo bajo el título “El gabinete propuesto por Donald Trump es muy blanco y muy masculino”. La imagen sobre el artículo, con grandes letras en negrita, era un titular que decía “El Macho Pálido Falla”. Debido a todo esto y como he comentado más arriba, la llamada “Masculinidad Tóxica” es otro de los focos de esos que sufren de victimismo perpetuo. Los cursos sobre este problema “fabricado” por los de (((siempre))), se ofrecen ahora, como nos dice “Campus Reform” (https://www.campusreform.org/?ID=8645):
 
“Algunas universidades se aprovechan del nuevo año para renovar sus esfuerzos contra la “Masculinidad Tóxica”, con escuelas que ofrecen eventos que “construirán nuevos futuros para las masculinidades” (no sabía que había varias masculinidades y vaya futuro nos espera con esta gente). En la Universidad de Oregon, por ejemplo, se invita a los estudiantes a participar en la “Conferencia sobre las Masculinidades Sanas”, donde “podrán imaginar en grupo los nuevos futuros para las masculinidades, sin restricciones del poder, privilegio u opresión”. El “Ithaca College” celebra un taller sobre “Masculinidad y Violencia”, donde los estudiantes “examinarán la hegemonía masculina y su papel como la rueda que ha hecho girar un ciclo de violencia”, mientras que ayuda “a los individuos dispuestos a empezar a reconocer y conocerse a si mismos y romper la toxicidad del hombre para acabar con la violencia”.
 
Mientras tanto en la Duke University, hay un “Proyecto para los Hombres”, que busca  a participantes para una “discusión de grupo de 9 semanas”, que también “examinará las formas en que presentamos, o no presentamos nuestra masculinidad, por lo que podremos entender mejor cómo la masculinidad existe en nuestro campus, generalmente de forma tóxica, y empezar a trabajar para eliminar la violencia”. CampusReform, de la misma universidad, comparte un extracto de de la descripción de este programa: “Queremos explorar, diseccionar y construir un conocimiento interseccional de masculinidad y machismo, así como crear espacios desestabilizados para esos con privilegios (entiéndase: estudiantes blancos). La Universidad de Duke en un entorno donde raramente algunos se sienten incómodos, mientras que a otros se les hace llevar el peso de sus identidades cada día y queremos acabar con este paradigma”. La Universidad de Duke le indicó a CampusReform que ese “Proyecto para Hombres” existe gracias al “control y el dinero de la “Duke’s Women Center”, ejem...
 
Otros centros de adoctrinamiento, perdón escuelas, incluyendo la Universidad de Massachusetts, la Amherts and Brown University, tienen centros para los hombres puedan enfrentarse a su masculinidad, por ejemplo el  Brown’s “B Well Center”, donde se celebran semanalmente los talleres “Masculinity 101” para “estudiantes que se identifican como hombres”... En su página web titulada “Unlearning Toxic Masculinity” (https://www.brown.edu/campus-life/health/services/promotion/general-health-emotional-health-mens-health-sexual-assault-dating-violence-get-involved-prevention), Brown da información muy útil sobre asuntos de salud que son importantes para los hombres, incluyendo su alto riesgo físico y suicidios. Mientras que dirigen esas preocupaciones y ofrecen información sobre ello a los estudiantes, algo admirable, el artículo sigue diciendo: “La forma en que los hombres son socializados juega mucho en el tipo de violencia que existe en la comunidades estudiantiles. El daño y la violencia que los hombres inflingen no se halla estrictamente en el auto-daño mencionado anteriormente. Los hombres generalmente recurren a la violencia para resolver conflictos puesto que el enfado es la única emoción que pueden expresar, ya que han sido socializados para ello. Desgraciadamente, la forma en que los jóvenes son condicionados para ver el sexo y su necesidad de ser dominantes y tener el poder sobre los demás, también contribuye a los asaltos sexuales y otras formas de violencia inter-personal en los campus estudiantiles”. Sin comentarios. es evidente que las mujeres o los gays no son violentos si llega el caso o los negros, sudamericanos o árabes. Sólo son violentos los estudiantes blancos.
 
Amherts, de la Universidad de Massachusetts, tiene un “Centro para Hombres y Masculinidad” para estudiantes que “se interroguen y deconstruyan las formas tradicionales de masculinidad”, ofreciendo incluso un grupo de apoyo para los estudiantes hombres “que han violado ciertos aspectos de los estándares de la comunidad” que “consisten en una serie estructurada de actividades y conversaciones diseñadas para que los participantes reflejen su comportamiento y las formas en la que las normas masculinas influenciaron en sus decisiones”. En el caso de que mis lectores estén todavía confusos sobre lo que es exactamente la “Masculinidad Tóxica”, un tal Steve Cave nos lo aclara (https://smagicblog.wordpress.com/2016/08/21/toxic-masculinity-is-a-dangerous-myth/). 

Como vemos, “Masculinidad Tóxica” es la nueva frase de moda entre las feministas y progresistas, que en el fondo es la forma en que ellos nos dicen “No queremos hombres que se afirmen ellos mismos, incluso cuando pueda ser apropiado”. Lo que nos dirán también es que la frase “Masculinidad Tóxica”, es la forma en que el “patriarcado” hiere a los hombres, que es lo que las feministas perciben como una construcción social para convertir a los hombres en violentos, sin emociones y sexualmente agresivos.
 
No sólo este rollo de la “Masculinidad Tóxica” nos dice que los hombres son inherentemente violentos, sino que presenta a los hombres como incapaces de ser mejores que los animales, con su pasión y rabia. Por supuesto, los progresistas y feministas aman este tipo de trampa pos-moderna, ya que en su mente eso les permite justificar el tratar a los hombres como inferiores, criaturas rotas, con el bono adicional de poderles cargar con cualquier acto violento cometido por hombres. Por ejemplo, la matanza de Orlando ha sido conectada a la “Masculinidad Tóxica”, pero no porque sea un turbio asunto gay o musulmán... Los progresistas y feministas generalmente claman que occidente es un patriarcado, una sociedad donde los hombres dominan y las mujeres son subyugadas. Parece que la agenda de la “Masculinidad Tóxica” quiere convencer a los hombres de tener patriarcado-fobia, diciéndoles que ellos también son víctimas de este problema creado artificialmente.

6 comentarios:

  1. Entiendo y comprendo tu punto. Crearon una guerra de sexo entre heesexuales. Todos, de los dos lados, seguimos el juego.
    Por ejemplo, una mujer se posiciona más en el neo feminismo con los ataques machistas. Y los hombres se ponen más machstas antes los ataques de las "neo feministas".
    Por ejemplo, yo noté un creciente machismo como un creciente "hembrismo" o "neo feminismo".
    Pero como mujer se que el feminismo surge de problemas reales y del día a día. Aunque con este "neo feminismo" de ha targibersado y destruido los reclamos legitimos.
    Pero es bueno leer art como el tuyo que exponen el punto de vista de los sucesos desde el lado masculino.

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes,

    La finalidad de un movimiento feminista coherente y racional debe ser la consecución de la igualdad jurídica y moral entre hombre y mujeres, cosa que, mal que les pese a muchos, está prácticamente conseguida en Occidente. Cuando este punto se traspasa y son ellas las que pretenden conseguir el dominio sobre ellos, es el momento de hacer saltar todas las alarmas y pensar que algo está fallando. Y es que el actual movimiento feminista tiene objetivos que nada tienen que ver con la igualdad, sino que busca, entre otras cosas, la destrucción del pilar básico de nuestra sociedad, la familia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es bien sabido de que a río revuelto, ganancia de pescadores; esos que medran entre nosotros ocultos tras la mentira y que siempre quieren má$ y má$.

      Eliminar
    2. David, estoy totalmente de acuerdo con vos.
      De hecho, tengo una tía política, miembro activo del partido comunista en Argentina, la cual siempre anda metida en las marchas de las mujeres... onda pro aborto y destruyendo iglesias. Eso si, siempre fue una cornuda y su esposo nunca lavó un plato.

      Eliminar
  3. En mi opinión, como pasa con otros asuntos, creo que hay culpables, sin duda, pero que hay que empezar a buscarlos por ese que nos mira desde el espejo cuando nos afeitamos y nos lavamos los dientes.

    Ya sé que habrá sangre, pero no puedo evitarlo... imprescindible:

    http://es.wikimannia.org/images/Esther-Vilar_El-Varon-Domado.pdf

    El parásito ha utilizado para su beneficio y anular el sistema inmunológico algo que ya existía...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Dorian y a todos los que participais en el debate. Atención con (((Esther Vilar))), fue alguien que sirvió para revolucionar el asunto ya que (((ellos))) siempre juegan a dos bandos. En el caso de ella en el lado masculino.
    Saludos, Felipe Botaya

    ResponderEliminar