domingo, 15 de enero de 2017

¿QUIÉN FUE EL AGRESOR?


Sabéis que me gusta analizar lo más profundamente posible el por qué se inició la II Guerra Mundial y ver qué hubo detrás de la supuesta agresión alemana a un país bueno, afable y simpático como era Polonia en aquellos tiempos. Se empieza a levantar el velo que muchos sospechábamos y es que Alemania lo que hizo fue responder a los numerosos ataques de Polonia, que ya venían desde los ¡años 20’s! Pero veamos un poco de historia fuera del drama oficial que explican los medios adocenados y que pastorean con lo que dicen sus (((amos))).

Empecemos con la anexión ilegal de Silesia, Poznan, Prusia Oriental y el bloqueo de Danzig. Todo ello resultado del Tratado de Versalles y agresivas iniciativas polacas contra Alemania, tanto militares, políticas como sociales. Polonia hasta el inicio de la guerra en Septiembre de 1939 fue la culpable de repetidas provocaciones y progroms contra ciudadanos alemanes y contra Alemania directamente, así como pillaje y violaciones fronterizas. La respuesta alemana contra los ataques polacos a sus fronteras en 1939, fue conocida como la Guerra Defensiva Alemana, no una guerra mundial. La búsqueda de conciliación y arreglos políticos por parte de Hitler, era exactamente opuesta a lo que se describe oficialmente de él como líder ambicioso, loco y que quería dominar el mundo.

Los más amables seguidores de Hitler se quedaron asombrados cuando en 1934, el Führer cedió un territorio sobre el que Polonia no tenía ningún derecho. Un compromiso amargo que Hitler llevó adelante en un vano intento de apaciguamiento. Él veía la paz entre Polonia y Alemania como algo más importante que un simple conflicto territorial. Estos hechos históricos son silenciados de la “historia oficial” ya que son datos muy comprometidos y que rompen absolutamente lo que nos habían dicho como dogma.

También hay otro dogma que se rompe y que se plantea de forma vaga por parte de los vencedores: la potencia militar de los protagonistas alemanes y polacos. El tópico nos dice que el ejército polaco era muy débil en comparación con el alemán. El ataque alemán se describe oficialmente como una lucha entre David y Goliat. Desde luego Polonia es David... Sin embargo, Polonia declaró antes de la guerra su intención de invadir Alemania y eso no hubiese sido posible, ni creíble si Polonia no hubiese tenido los medios para llevarlo a cabo. Esto me sugirió que el ejército polaco era superior al alemán. Lo era. Polonia tenía claro que podía aplastar a su vecino sin dificultad. La preparación de Polonia para la guerra estaba muy por delante de la de Alemania. En un período de 20 años, Polonia creó un ejército de más de un millón de hombres.

En 1939, Polonia tenía 30 divisiones de infantería perfectamente equipadas, apoyadas por una Defensa Nacional formada por 100.000 reservistas. Si nos vamos a la reputada Enciclopedia Cavendish de la época, ésta nos dice que el ejército polaco era uno de “los más grandes del mundo”. Una brigada blindada de 300 tanques apoyaba a la infantería polaca. Esto desmiente el mito de que el ejército polaco se basaba en una fuerza de caballería para su defensa. Los polacos disponían de 37 regimientos de caballería. Y eso era igual en otras naciones de la época, incluyendo a UK y los USA. Como curiosidad, Inglaterra tenía también un Cuerpo de Camellos que fue disuelto en 1944. Como he dicho en otros artículos, al inicio de la guerra, el ejército alemán se movía en más de un 50% ¡a caballo! Entre nosotros, ese no es el medio para conquistar el mundo...

Los polacos tenían una flota moderna compuesta de 5 submarinos, 4 destructores, 6 dragaminas y un barco minador. La flota polaca continuó luchando mucho después de caer Polonia. El 8 de Abril de 1940, siete meses después del inicio de la guerra, el transporte alemán Rio de Janeiro fue hundido por el submarino polaco Orzel. También tenía entre su arsenal unos 1000 aviones. Estos incluían bombarderos medios de largo alcance, diseñados específicamente para una guerra agresiva. El avanzado bombardero medio P.37 Elk, era considerablemente más rápido que su homólogo alemán Heinkel 111 H16. El caza principal polaco era el rápido PZL P.11. Este avión era más que un simple adversario contra los aviones alemanes. El derribo de 285 aviones alemanes durante la Guerra Defensiva Alemana, da fe de la capacidad aérea polaca.

Nunca se cita que en su lucha contra Alemania, Polonia sólo tenía una frontera a defender. Alemania estaba obligada a defender de forma simultánea su frontera occidental contra ingleses y franceses, tras su declaración de guerra, amenazas e invasiones. Recordemos que el 3 de Septiembre, Inglaterra y Francia le declararon la guerra a Alemania y ambas naciones invadieron el Reich antes de que Alemania montase su defensa. Desgraciadamente hoy vivimos en un mundo Orwelliano en el que el agresor es descrito como la víctima. Hoy la OTAN amenaza a Rusia e Irán y ha destrozado a Siria y Libia descritos como agresores. La ironía con Polonia es que su postura anti-alemana estaba sustentada y apoyada por Francia e Inglaterra y sus promesas de ayudarla en el caso de que Alemania respondiese militarmente. Los polacos fueron engañados por la pérfida Albión y la ridícula Francia. Tras haber animado a los polacos a atacar las fronteras alemanas, fueron abandonados a su destino bien merecido.

En Septiembre de 1939, los franceses no tenían mucho estómago para seguir adelante con la promesa fallida de sus socios ingleses y el prometido material militar. París, Whitehall y Westminster no tenían nada para enviar a los polacos. Lo que me parece increíble es que los polacos se creyesen que los ingleses podrían acudir en su ayuda y que tenían los medios para hacerlo. Sólo mirando el mapa de Europa ya se ve que era algo imposible en aquel momento. Muchas personas en aquel momento no le habrían comprado un coche de segunda mano a Churchill.

El 1 de Febrero de 1945, a tres meses del final de la guerra en Europa, el general polaco Anders reprendió a Churchill por no haber cumplido sus garantías de ayuda. Anders le dijo: “¿Qué le digo a mis soldados? La Unión Soviética está confiscando en este momento la mitad de nuestro territorio y quiere la parte que queda de Polonia para ser dirigida por ellos. Sabemos por experiencia a qué conduce eso”. Churchill, el primer ministro no elegido le respondió “Usted mismo ha de ser culpado por ello. Nosotros no le garantizamos sus fronteras orientales. Hoy tenemos suficientes soldados y no necesitamos su ayuda. Puede retirar sus divisiones. No las usaremos nunca más”. Anders, muy enfadado, le dijo “Usted no nos dijo eso durante los últimos años”.

10 comentarios:

  1. Sus artículos, documentados, son una isla en un mar de estupidez. Siga así.

    ResponderEliminar
  2. La última cita, puede ser un resumen de la cara oculta del final de la guerra... Un saludo Sr. Botaya!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por participar en este vuestro blog. Ello me anima a seguir ya que hay mucho por desenterrar.
    Un abrazo, Felipe Botaya

    ResponderEliminar
  4. Sr Botaya: he disfrutado mucho sus libros tales como los que tratan sobre la Antártida, la colonia Walden y el de los crononautas.

    Un abrazo cálido desde Bogotá

    ResponderEliminar
  5. Grcaias Dra. Fonseca, es un placer saber que le gustaron. Ya sabe que soy muy verraco!
    Un saludos desde España, Felipe Botaya

    ResponderEliminar
  6. Sr. Botaya definitivamente usted es un exquizofrenico ilustrado.

    ResponderEliminar
  7. Sr. Botaya definitivamente usted es un exquizofrenico ilustrado.

    ResponderEliminar
  8. Hola Marco, lamento su comentario. Puede discutir lo que yo escribo, cosa que no ha hecho, pero no tolero que me insulte.
    Lo que demuestra es su risible nivel cultural y sus escasos conocimientos sobre la historia. Es usted uno más del montón. Lo siento por usted.
    Saludos, Felipe Botaya

    ResponderEliminar
  9. Sr. Botaya he leído 3 de sus libros, operación Hagen es el que más me ha gustado. Siga adelante ¡¡¡¡ . Rubén Franco de Paraguay.

    ResponderEliminar