domingo, 3 de enero de 2016

ELYSIUM



Tuve ocasión de ver esta película en el momento en que se estrenó y ya entonces me produjo una sensación de agobio y ahogo que ahora ha vuelto cuando he podido verla tranquilamente en casa en un DVD. La película es del director Neill Blomkamp y la traigo a colación porque creo que es una excelente distopía. Y como ya sabemos una distopía es “una sociedad ficticia indeseable en sí misma”. Es importante saber que las distopías se caracterizan por dos elementos fundamentales:

1)  Poseer una naturaleza real: ya que tienen un fundamento real para reflejar su trama
2) Poseer una naturaleza irreal: utópica para describir estados sociales y/o políticos ilusorios e imaginados

Si parto de estos supuestos indicados llego a la conclusión de que el futuro distópico presentado en ELYSIUM no es ni más ni menos que el resultado de una inmigración no-blanca a países y ciudades blancas en su origen. Y no tengo dudas de que es lo que se ve claramente a todo aquel que quiera verlo. Salvando las distancias, es un futuro como el de Blade Runner, donde la población o es asiática o es mestizada y pocos blancos se mueven en ese futuro terrible. En ELYSIUM las calles están abarrotadas de basura con miles de no-blancos pobres, violencia por doquier y una brutal policía formada por robots. Se supone que estamos en Los Angeles en 2154.

Junto a las hordas de mestizos y negros, hay unos cuantos blancos todavía, incluyendo al héroe Max (Matt Damon). Como anécdota decir que la película está filmada en México DF y el director, Neill Blomkamp, comentó que no pudo poner más negros ya que son difíciles de encontrar en México, que es algo que confirmo personalmente y que me llamó la atención en esa megaciudad. La cámara en la película enfatiza a los pocos negros que aparecen en la misma. El final está filmado en África cuando todos reciben la ciudadanía de ELYSIUM y los negros entran a empujones y desordenadamente en las naves que parten hacia ese satélite artificial, que en el fondo es como la tierra prometida.

Desgraciadamente, el núcleo emocional de la película es que las masas de no-blancos tienen reclamaciones morales sobre la casi total población blanca que habita en ELYSIUM, esa nave orbital sobre Los Angeles. Sin duda ELYSIUM es todo aquello que el futuro Los Angeles no es: poca gente, habitada por personas bien vestidas, con buena educación, civilizadas. Y como he dicho, mayoritariamente blancos, de gustos refinados, con una excelente y cuidada salud y mansiones con robots que acompañan a las mujeres que toman el sol y se bañan en piscinas espectaculares. Y no hay tatuajes en ELYSIUM, como casi todos en Los Angeles.

Mientras que ELYSIUM es un paraíso de salud y sofisticación, también vive lejos de la pobreza y miseria creada por la mayoría de mestizos y negros en Los Angeles. El propietario blanco de la fábrica de robots donde trabaja Max, ha creado un ambiente de trabajo brutal donde Max es forzado a recibir una dosis letal de radiación para que la línea de montaje siga en funcionamiento. El propietario, si ningún tipo de malestar o preocupación por la situación de Max, simplemente sube a su lanzadera espacial y regresa a su idílico mundo de ELYSIUM. La imagen es muy simbólica ya que es el capitalista que no toca la calle y que regresa a su mundo tras gruesas paredes, a su jaula dorada bien protegida y lejos de los desgraciados a los que “chupa la sangre”.

Esos capitalistas de ELYSIUM son sin dudas abogados y defensores de abrir las fronteras ya que con la entrada de trabajadores de perfil muy bajo, esos trabajadores no tienen otra opción que trabajar por sueldos de miseria, mientras que los propietarios ganan más dinero y pueden escapar fácilmente del horror que han creado allí abajo. Para mi es una metáfora demasiado próxima y que vemos cada día sobre los intereses de los grandes negocios y multinacionales en destrozar a occidente. Ha habido serios críticos que han dicho algo que a mi también me pasó y que llego a la misma conclusión y es que esta película también es propaganda socialista/marxista. Pero el mensaje real para la gente con sentido común y sin etiquetas obsoletas de izquierda o derecha, es que si uno aboga por abrir fronteras y crea esa horrible versión de la ciudad de Los Angeles (o Barcelona, Madrid, Londres o París), será porque uno se saca de encima cualquier principio moral hacia los suyos que se quedan atrás.

Como consecuencia, en la película los ciudadanos de ELYSIUM no tienen preocupaciones morales de los que viven en ese agujero infernal por debajo de ellos. Jodie Foster hace de dura Secretaría de Defensa llamada en la película Jessica Delacourt, y a la que no le tiembla el pulso si tiene que derribar una nave con proletariado que intente acercarse a ELYSIUM. Pero el presidente de ELYSIUM, interpretado por un actor americano-pakistaní (¡con lo cual y gracias a Dios en ELYSIUM no son todos blancos!), es blandengue con respecto a los invasores y recibe un golpe de estado por parte de Jodie Foster. Pero incluso en ese régimen se deporta a los invasores. Una escena los muestra como una masa amorfa oscura, apretados como sardinas en jaulas mientras esperan a las naves que los llevarán de nuevo a la Tierra.

Desde el punto de vista del patriotismo anti-inmigración, la película podía haberlo hecho mejor. Jodie Foster hace un alegato para preservar ELYSIUM para sus hijos, que puede ser visto como un mensaje racista ya que la mayoría de la población de ELYSIUM es blanca. Pero se ven claramente personas no blancas entre la élite de ELYSIUM, incluso hay asiáticos y el presidente de aspecto pakistaní. Pero es como en todas las películas donde a los personajes nacionalistas blancos es les muestra como sin corazón y sin sensibilidad alguna. Jodie Foster es severa en sus apariciones, pelo corto y rostro angular y duro, sin vida emocional. Es difícil imaginarla preocupándose por alguien. Si se supone que hay algún mensaje moral en el personaje de Jodie Foster, desde luego yo no fui capaz de verlo. No vemos a los niños de Jodie Foster, por lo que no hay empatía por ellos o por lo que será su futuro cuando las puertas se abran y ELYSIUM sea arrasado por los no-blancos.

Por otro lado, el núcleo emocional de la película es la relación amorosa entre Max y Frey Santiago, una enfermera sudamericana con una hija que está muriendo de leucemia. Y ello es una imagen de la justa reclamación moral de gente como Max, Frey y su hija Matilda para habitar en ELYSIUM. La dosis letal de radiación recibida por Max y la necesidad desesperada de Matilda para tratar su leucemia, solo pueden ser curadas en ELYSIUM. Tanto Max como Frey son presentados como inteligentes y muy trabajadores. Lo que esto quiere decir es un gran número de esos que sufren en Los Angeles 2154 son buenos, honestos, muy trabajadores y que merecen tener el confort y los recursos médicos que tienen en ELYSIUM. Pero la película termina sin que sepamos cual es el efecto a largo plazo de conceder la ciudadanía en ELYSIUM a cualquiera que lo desee. Ese final utópico muy de Hollywood quiere decir que el multiculturalismo triunfará y todos serán felices y económicamente bien situados. Vivirán en entornos seguros y tendrán un excelente trato médico. Conociendo las andanzas de Matt Damon y lo ultra-liberal y filántropo que es seguro que lo ve de esta manera.

Pero ver a las hordas de desesperados no-blancos entrando en las lanzaderas hacia ELYSIUM, me recordaba al libro “El Campamento de los Santos” de Jean Raspail, aunque más sugerente y desde luego donde todos son miserables. ¿Podrá ELYSIUM mantener a esos millones? ¿Querrán regresar a Los Angeles? Si miro la supuesta moralidad de la película, la niña y su madre sudamericana me recordaban a esos participantes en las manifestaciones por-amnistía y otras causas que defiende a los árabes y negros que vienen a Europa. El mundo presentado en ELYSIUM es exactamente el mundo al que nos dirigimos. La gran mayoría de inmigrantes a los que se les permite entrar en Occidente, incluyendo los USA, no tienen educación, alfabetización, ni recursos económicos ¿Qué podemos esperar? ¿Esos son los que nos a enriquecer y pagar nuestras pensiones? Eso sólo se lo cree un progresista.

Yo quiero ver una película que muestre a la clase media blanca y trabajadora occidental, siendo desplazada y empobrecida por la pequeña élite que controla los medios, las finanzas y el sistema político. Desgraciadamente, esa película no sería de ciencia-ficción. Puede ser hecha ahora o en un muy próximo futuro. La historia de la desposesión blanca como resultado de las acciones de esa élite hostil es mucho más moral y clarificadora que lo que se pueda ver en ELYSIUM.

Lo que estamos viviendo ahora son los primeros pasos del desarrollo de ese mundo brutal y horrendo que aparece en la película. Muchos blancos no son conscientes de esta tendencia contra ellos y muchos viven alejados de los claros signos de lo que será el futuro no-blanco, inconscientes de las consecuencias a largo plazo de las políticas actuales. Espero que está película ayude a algunos a ver lo que se nos viene encima...

7 comentarios:

  1. Excelente análisis que comparto punto por punto.

    Pero mi humilde opinión es que el mundo está lleno de "colaboradores necesarios y obcecados" con los que ya no me identifico en absoluto...

    No hay que olvidar que los más afectados "a la baja" por la inmigración son curiosamente bastante indiferentes, o incluso la aceptan con alegría. Estamos hablando de clases bajas y medias, menos que media..., es decir las que mantienen con su voto y a rajatabla el sistema bipartidista con sus "marcas blancas" de todo occidente.

    Los tontos son fáciles de manipular, gracias a Dios como la mayor parte de la población es muy lista, la democracia es pues "la dictadura de los más listos".

    Ergo, en mi honesta opinión...

    http://www.homecompany.se/769-thickbox_default/poster-vanilla-fly-the-only-way-is-up.jpg

    Y lo se personalmente, ya que vengo de la clase media baja y durante casi toda mi vida he sido un "chico de barrio obrero".

    Y naturalmente el camino en realidad no es a un ático en el barrio de Salamanca o Puerta de Hierro de Madrid y los cotillones con los elementos que se mueven por la Moraleja...

    El camino en mi opinión va hacia muuuuuuucho más arriba, en cierto modo, claro...

    https://www.youtube.com/watch?v=cGcoziI6V9E

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Coundehove kalergi tendría una erección con peliculas de este tipo,viendo como su plan y el de muchos otros va viento en popa a toda vela!,lo llevamos claro hamigos:-)

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el análisis. Muy bueno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. https://youtu.be/eiE1gbydPD8

      Eliminar
  4. Aunque no he visto la película, por el resumen de esta página veo algo que me resulta aún mas pernicioso: la frialdad y el afán de dominio apoyado en las otras razas que tiene la raza blanca. Este elemento pone su grano de arena a la culpabilización que últimamente siente la gente por el mero hecho de ser blanca y europea. Y por supuesto adivino quiénes andan tras el montaje, "los otros" -que prefiero no definir por si me ataca la Ley Mordaza- y adláteres, casi siempre caucasianos con algún que otro mongoloide o congoide asociado. Va bien encaminado el comentario sobre Kalergi, porque no solo se está cumpliendo a rajatabla sino que además le han puesto las pilas del conejito de Duracell.

    ResponderEliminar
  5. Los europeos autóctonos, muchos de ellos no son conscientes de este tema y de muchos otros, a la mayoría al parecer les cuesta pensar un poco, es fácil comprobarlo.

    ResponderEliminar
  6. ELYSIUM, ELYSIUM, ELYSIUM, ELYSIUM, ayer tuve oportunidad de ver warcraft y el rey lucha contra los villanos

    ResponderEliminar