viernes, 12 de enero de 2018

ESPARTA


Todos hemos oído y leído sobre los espartanos, sus costumbres, sus avanzados métodos de combate, la falange espartana, la Agogé o escuela a la que mandaban a los niños a partir de los siete años, Leónidas, Termópilas, Licurgo y sus leyes, etc. Todos nombres muy sugerentes. Sin duda un pueblo que aún está presente en nuestras vidas e incluso cuando decimos “Has sido muy lacónico”, nos referimos al estilo directo de habla de los lacedemonios o espartanos. Pero me gustaría hablar sobre este extraordinario pueblo con otra perspectiva y siempre bajo la admiración histórica que representa para mi. Entraremos en la estructura gubernativa y social de acuerdo a la “Constitución de Esparta” de Jenofonte, un historiador ateniense que vivió en Esparta.

De entrada se debe decir sin lugar a dudas que los espartanos formaban una de las tribus helénicas formada por arios. De hecho, los helenos desde 1000 años antes de Cristo, son de ese origen ya que venían de tribus nórdicas que se instalaron en Grecia. Lo que destaca a los espartanos de los otros pueblos helenos, fue el sistema único de gobierno y sociedad que desarrollaron en esa tierras del sur de Grecia. Tenían, como sabemos, un sistema de vida muy marcial de forma que podían movilizar a todos los hombres de su población rápidamente. También creían que eran descendientes directos de Hércules (Herakles, en griego). Sus dioses protectores eran Artemisa y Ares. Por lo tanto, eran un pueblo guerrero y creo que representaron la cúspide de la cultura aria de su tiempo.
 
La estructura gubernativa era llamada “Diarquía” ya que reinaban dos reyes al mismo tiempo en vez de uno. Esto tampoco es tan extraño ya que la Diarquía ha existido a lo largo de la historia en sociedades tan diferentes y lejanas como Roma, Cartago, algunas tribus centroeuropeas de comienzos de nuestra era como en Dacia o en Germania, incluso en la Polinesia, también en el imperio Inca y en la actualidad en Andorra y sus dos co-principes. En el caso espartano, estas dinastías reales eran los Agíadas y los Euripóntidas. Estos reyes se decía que eran descendientes de los dos hijos de Hércules y estaban divididos en un rey que gobernaba sobre el ejército y el otro sobre la sociedad y la religión. Sus responsabilidades eran el dirigir a sus tropas y consultar al oráculo. Los espartanos siempre se vieron a sí mismos como unos ocupantes extranjeros. Vivían en una ansiedad constante contra los Hilotas, que eran la población nativa, de que pudiesen rebelarse y derrocarles.
 
Pero Esparta tenía sistemas sociales internos muy interesantes, por ejemplo los éforos (Los Supervisores), era un grupo de consulta para los reyes y se elegían 5 de forma aleatoria para que supervisasen todo durante 1 año. Debían de tener un mínimo de 45 años de edad y nunca más podían serlo de nuevo. Los elegidos habían salido de una terna de candidatos. Ninguno sabía cuantos habían sido elegidos y cuan aleatoria había sido la elección, ya que podían haber sido 5 entre 100 o 5 entre 1000, etc. Su primer acto cada año era el renovar la guerra perpetua contra los Hilotas. Recordarían siempre a los ciudadanos de Esparta que no eran nativos de esas tierras sino ocupantes extranjeros. También escribían la legislación y la sometían ante una asamblea de ciudadanos espartanos. La legislación era leída, sin debate, y la votación se llevaba a cabo entre los ciudadanos. La legislación era aprobada o no por el voto de la mayoría.
 
Los éforos también supervisaban a los reyes y controlaban su poder. Cada año los reyes debían jurar ante los nuevos éforos “Reinaré de acuerdo con las leyes establecidas del Estado”. En respuesta, los éforos hacían un juramento a los reyes “Mientras debéis cumplir con vuestro juramento, nosotros mantendremos el reinado inquebrantable”. Los éforos podían acusar a un rey de un asesinato por un voto mayoritario y dos éforos irían con cada rey en campaña. Esto era para controlarles desde luego, pero los éforos sólo podían actuar como grupo de cinco miembros siempre unidos. Si veían algo ilegal esperaban hasta que los reyes estaban de regreso en Esparta. Los éforos escogían a tres jóvenes de las clases de graduación de la Agogé. Cada uno de estos jóvenes escogían a un centenar de parejas, preguntándoles y cuestionando cada decisión de los éforos. Al final, los tres se convertirían en oficiales y el resto en subordinados. Todos ellos serían la nueva guardia real del rey. Al final del mandato, los éforos eran evaluados formalmente por sus sucesores. Debían ser cuestionados sobre sus decisiones durante el año, para determinar cual había sido su poder. 
 
Otro elemento de mando en Esparta era la llamada gerusía o “Consejo de Ancianos”. La gerusía controlaba el poder de los éforos. La formaban 28 miembros. Cuando alguien era elegido para estar en la gerusía era para toda la vida. Debían de tener como mínimo 60 años, y eran elegidos por méritos y logros. La gerusía marcaba las fechas de las votaciones. Durante las votaciones, se sentaban en un edificio adyacente y escuchaban la votación. Juzgaban que parte del Si o del No, chillaba más. También tenían derecho de veto sobre la legislación. La gerusía era un consejo asesor para los reyes. También eran un jurado. Junto a ellos podían estar los reyes, como miembros honorarios, y los éforos, con o que el jurado totalizaba 35 miembros.
 
Un apartado que se ha discutido siempre ha sido el poco interés de los espartanos por las riquezas, oro o dinero. Veamos como funcionaba el sistema. Cuando un hombre llegaba a ser un adulto, el estado le recompensaba con tierra y esclavos hilotas. No era raro para los hombres en aquella época el morir jóvenes, especialmente porque debían ir a luchar en las muchas guerras que hubo y en las que Esparta participó. Por ello, cuando moría todas las propiedades entregadas por el estado volvían al estado. Los bienes privados del fallecido iban a su mujer. Cuando ella fallecía, esos bienes eran divididos entre sus hijos de ambos sexos. Durante su vida, una mujer hacía todo lo que podía para incrementar sus bienes, por ello cuando sus hijos heredaban, tenían más bienes que la generación anterior. Una mujer rica podía casarse con un hombre joven y rico y cuando éste moría, el ciclo continuaba. En la sociedad espartana un grupo pequeño de mujeres muy ricas, disponían de un gran poder político. Según Aristóteles, un 40% de la riqueza en Esparta estaba en manos de un pequeño número de mujeres. Estas mujeres eran más ricas que la toda la riqueza privada de ambos reyes.
 
Pero todo tiene su final a pesar del poder que tuvo Esparta. Cicerón, el senador romano que amaba la estructura social espartana, la veía como estable y eficiente, especialmente en el equilibrio de poder entre los reyes, éforos y gerusía. Jenofonte lo llamaba “la fuente de su fuerza”. Durante un tiempo fueron el poder más importante de Grecia. En sus años más potentes podían movilizar a 20.000 hombres. Durante la época de Alejandro Magno, sólo podían movilizar a 1.000 soldados. Y unos 150 años después fueron rápidamente sometidos por los romanos. En aquel momento sólo eran una débil sombra de lo que fueron. ¿Y por qué ese declive? Tenemos noticias de un terremoto terrible en esa época, pero creo que eso no explica totalmente lo qué pasó. Quizás el problema es que su sistema era excesivamente estable e incluso rígido. Quizás no se hicieron las reformas necesarias para su supervivencia.
 
¿Y cual es la lección de todo esto para nosotros? Es evidente que podemos aprender lecciones de nuestros ancestros y aplicarlas en nuestro mundo actual y su evolución. Su estructura económica podría ser también muy interesante para nosotros. Tendríamos que eliminar la esclavitud, por supuesto. Deberíamos utilizar su modelo económico basado en la producción y el trabajo. Con toda esa tierra, es como hicieron crecer sus propiedades produciendo productos e incrementando las cosechas. Esto aseguraba que las generaciones futuras estarían mejor que las anteriores, ya que la propiedad subía de valor. Esto es mucho mejor que la deuda basada en el dinero que tenemos hoy, que esclaviza a las generaciones que vienen. Podemos aprender también sobre su estructura de gobierno, en la cual cada rama tenía sus propias responsabilidades y se controlaban entre ellas para evitar abusos.  

Los espartanos rechazaron el “modelo democrático” de popularidad, charlatanería, mentiras e irresponsabilidad. Deberíamos hacer lo mismo. Los miembros del gobierno deberían ser seleccionados basándonos en el mérito y los logros. Los reyes son un ejemplo de liderazgo (no los de hoy, por supuesto). Pero no, no necesitamos una monarquía, sino líderes fuertes para nuestras naciones, líderes que surjan entre los mejores y los más fuertes.
 
En todo esto es muy importante la educación. La educación debería motivar siempre la  excelente forma física y el servicio a la nación. El entrenamiento militar para los jóvenes haría mucho bien, enseñaría lo que es la defensa, el honor, la fidelidad, etc. Los jóvenes serían más valientes, tanto chicos como chicas, para defender y preservar su nación. 

¿Y qué errores podemos aprender de Esparta? No hemos de vernos jamás como ocupantes extranjeros. En vez de eso, debemos tener siempre un fuerte sentido de “sangre y tierra”. También debemos construir sistemas lo suficientemente flexibles para llevar a cabo las reformas necesarias y no marchitarnos y desaparecer como ellos hicieron. Como conclusión, debemos de mirar siempre atrás y aprender sobre nuestros ancestros claves como conocimiento, fuerza e inspiración. Aprender de sus errores y perpetuar sus éxitos. No olvidemos que sus almas son parte de nosotros también. Incluso hoy.

1 comentario:

  1. Interesante articulo te felicito
    Pero no comparto la misma opinion sobre los espartanos , ya que hollywood a distorsionado muchisimo como eran en la realidad y han escupido en la historia como suelen hacer en todas sus peliculas, vease peliculas medievales con gente de tez africana en la europa del medievo.

    Lo primero ,segun la historia oficialista, los "espartanos" o mejor dicho dorios, eran una serie de tribus que habitaban originariamente en las montañas del norte de grecia y se cree que su origen era indoeuropeo , pero no tenian nada que ver con los pueblos escandinavos, germanos y eslavos.
    Y por circunstancias desconocidas emigraron en masa hacia las islas del sur de la actual grecia y partes del sur de asia menor, en especial en el peloponeso. Alli esclavizaron a la poblacion helena local que eran descendientes de la civilizacion micenica.

    Luego hay investigaciones recientes que dicen que lo mas logico y probale es que los dorios eran un pueblo del mar , que segun escritos de aquella epoca se a descubierto que la civilizacion micenica llego a su fin por una serie de invasiones de unos pueblos llegados del mar y entre los cuales estaban los dorios los cuales llegaron no solo militares sino familias enteras , lo que hace pensar que escapaban de algo o alguna catastrofe de algun lugar lejano del mediterraneo.

    Y creo que la capacidad guerrera de los dorios se a inflado bastante, especialmente por el cine, vease 300 que es una pelicula que hace ver a los persas como barbaros incompetentes ; que creo que nos hace una especie de manipulacion mental para odiar a la actual Iran que por casualidad es odiada por los "aliados" dirigidos por los de (((siempre))).

    Saludos

    ResponderEliminar