lunes, 13 de julio de 2015

LA CONQUISTA DEL ESPACIO - OUTSIDERS


Todos conocemos la historia oficial de la carrera espacial entre la URSS y los USA. Hoy se sabe que ambos tenían sus proyectos secretos y otros de cara a la galería pública. No tengáis ninguna duda de que aún hay cosmonautas soviéticos en órbita a la Tierra muertos hace años, resultado de viajes al espacio secretos. Y más de uno más allá de la Luna... Los americanos también tuvieron su dosis de fracasos de los que intentaron esconder todos los posibles, pero la prensa allí es implacable a diferencia de la Unión Soviética, y resulta mucho más difícil, no imposible, ocultar las cosas por más tiempo.


Todos recordamos a JFK en Houston en Septiembre de 1962 lanzando el órdago de la conquista de la Luna en pocos años. Él no lo vio ya que fue asesinado al año siguiente. La carrera espacial fue ganada durante un tiempo por los comunistas con la puesta en órbita del Sputnik en 1957. Al mes fue la perrita Laika, de la que hice un artículo en blog hace algún tiempo y la mentira sobre lo que le pasó. Yuri Gagarin y Valentina Tereskova fueron dos cosmonautas siendo el primer hombre y luego la primera mujer en orbitar nuestro planeta. Todo ello pudo vivirlo JFK antes de su muerte y de ahí su desafío. Fueron épocas de astronautas pioneros, donde creo que hubo más mentira que verdad. Aún hoy muchos dudan de que se llegase a la Luna en 1969...

Hoy China y la India tratan de tener sus propios programas espaciales y de hecho los chinos ya han enviado sondas a la Luna y esperan enviar pronto una misión tripulada a nuestro satélite. Veremos. Por ello y con la inclusión de nuevos jugadores en el terreno espacial es bueno recordar a otros que ya en los  lejanos 60’s también tuvieron su programa espacial y aunque nos lo podamos tomar a risa, existieron y muchos creyeron en su viabilidad. Además del Congo Belga en esos años 60’s y que cito las rampas de lanzamiento en mi nuevo libro “El Vuelo del Águila”, gestionadas por científicos alemanes, Zambia también tuvo su programa espacial que puso en marcha justo después de proclamar su independencia en Octubre de 1964 de los británicos. En el caso zambiano querían superar a los dos colosos USA y la URSS y enviar a sus “afronautas” a la Luna y a Marte. Las tripulaciones de ambos vuelos espaciales estarían formadas en total por 12 zambianos y 10 gatos.

Sin embargo y ha pasado en multitud de ocasiones, cuando los superpoderes ven a alguien tratando de imitarles aunque pueda parecer una broma, no les resulta agradable y tratan de poner fin a la aventura de otros. No quieren rivales. Lo digo porque la historia oficial zambiana a la que se puede tener acceso puede parecer como muy manipulada para que sea verdad. De hecho, los reportajes de la época sobre los afronautas zambianos parecen poco profesionales y realistas. Parecen niños jugando a astronautas con herramientas y útiles que parecen ridículos. ¿Pero quien fue la persona que llevó a cabo todo esto en Zambia? Se llamaba Edward Makuka Nkoloso, profesor de primaria, traductor y soldado que luchó por la independencia habiendo sido preso por ello. Algunos dicen que era alguien visionario. Fue también uno de los participantes en la redacción de la Constitución de Zambia. El programa surgió en el “Zambia National Academy of Science, Space Research and Philosophy”, el rimbombante nombre de la academia espacial creada por Makuka Nkoloso. Éste llegó a decir en la prensa de la época que “Nuestro pensamiento está 5 ó 6 años por delante del de ellos (USA y la URSS)”.

La verdad es que todo parecía hecho por aficionados, era algo increíble. La cosa llegó al punto que el amigo Makuka Nkoloso llega a hablar de seres enanos en Marte, sistemas de impulso basados en catapultas, de una civilización muy antigua que pudo ver ¡con su telescopio! La misión tenía un marcado carácter evangelizador ya que volaría también un misionero que trataría de hacer labor de apostolado y convertir a los marcianitos al cristianismo, pero con la particularidad de que solamente si ellos así lo deseaban. Las pruebas preparatorias para el vuelo interestelar incluía hacer trepar a los gatos por una cuerdas al efecto y hacerles caer para que sintiesen la ingravidez, o saltos entre neumáticos que serían como los cráteres lunares o marcianos, o bien caída por una pendiente con aceleración creciente dentro de un barril, que hacia las veces del movimiento del cohete. Todo ello con unos cascos protectores de plástico.

Los preparativos siguieron su curso hasta que todo se detuvo ya que era aparentemente inviable. Incluso la afronauta Matha Mwamba quedó embarazada y allí terminó la historia. Eso es lo que dice la “historia oficial” sobre el asunto. La verdad es que fue un respiro para mucha gente que se sentía ridículizada por todo aquello. Parecía que aquello tan complicado lo querían hacer fácil o lo veían fácil. Y aquí viene lo bueno, al parecer el amigo Nkoloso llegó bastante más lejos de lo que los incrédulos podían imaginar. De hecho, documentación recientemente descubierta en Rusia sobre todo esto así lo demuestra. ¿Las fotos en prensa y los reportajes en revistas, radio y televisión fue lo único que hubo de cara al público o hubo mucho más que no se mostró? ¿Qué pudo suceder en realidad?

A través de archivos desclasificados de la KGB, se sabe que un físico e ingeniero soviético que se creía el personaje de una novela distópica llamada “Nosotros” (base de 1984 de George Orwell y prohibida en la URSS) y donde el héroe llamado D-503, construía un cohete “La Integral” para llevar la buena nueva comunista a los extraterrestes. Este físico e ingeniero del que no se sabe su nombre (al menos hasta ahora) se hacia llamar D-503 ante los zambianos, con el amigo Nkoloso al frente, y fue el responsable técnico de todo el proyecto. Nkoloso daba la cara ante los medios. Excelente sistema... Los disparates de la academia de Nkoloso y sus apariciones en los medios, sus explicaciones sobre la vida en Marte, el misionero, las pruebas físicas de los afronautas, todo resultaba tan estrambótico que nadie podía creerlo y D-503 trabajaba sobre un proyecto real para viajar a la Luna como primer paso. Más adelante se podría contemplar el llegar a Marte.

Ni los estamentos oficiales como la ONU o la Unesco contestaron a las misivas del Nkoloso sobre este asunto solicitando ayuda. Incluso el ministro de Industria de Zambia, E.N. Kamuyuw, se mostró distante y desagradado cuando le preguntaron sobre la misión y las posibilidades de ser llevada a cabo. Todo esto aumentó los rumores. Nkoloso solicitó a la Unesco 7 millones de libras esterlinas y dos más de fuentes privadas que pensaba obtener, al menos así lo pensó él. El cohete se llamaba D-KALU 1 y la D era por E-503 por supuesto, un pequeño toque de vanidad del soviético. El lanzamiento estaba previsto para el 24 de Octubre de 1965, Día de la Independencia, desde el estadio "Independence Stadium".

Y ahora viene lo increíble. El amigo Nkoloso fue enterrado en Zambia con honores de presidente en 1989 y es uno de los 7 no ciudadanos soviéticos que recibió la Medalla al Jubileo 40 años de la Victoria en la II Guerra Mundial. ¿Por qué tantos honores nacionales e internacionales a un zambiano que en el mejor de los casos había hecho el ridículo de aquella manera? Creo que no es aventurado decir que quizás fue a causa de su silencio público ante lo que pasó. Lo digo porque a pesar de que todo el proyecto acabó de la peor manera y en un principio Nkoloso dijo que había sido víctima de un complot internacional, sus quejas duraron poco y se dedicó a otras cosas para pasar desapercibido y salvar su vida.

Los documentos de libre acceso desclasificados en Rusia nos dicen que el cohete llegó a despegar y   fue derribado a los pocos minutos de vuelo. La operación de derribo fue un mano a mano entre la CIA y el KGB. El físico e ingeniero D-503 fue detenido por un comando especial soviético en Zambia y llevado a la URSS, concretamente a Baikonur desde donde los comunistas lanzaban sus cohetes. El amigo D-503 había participado intensamente en el programa espacial soviético con las naves Soyuz. Sin embargo hubo accidentes que acarrearon la muerte de algún cosmonauta y que les hizo perder la ventaja ante los USA. Se sabe que D-503 había saboteado instrumentos y provocado esos accidentes. Fue fusilado en Baikonur.

El cohete zambiano fue alcanzado por 3 misiles soviéticos SA-2E de la serie V-750AK, lanzados desde Vietnam del Norte. El día del suceso fue el 24 de Octubre de 1965. El cohete despegó desde la base secreta de Kawbe, en el centro de Zambia, al norte de Lusaka, a las 9:33 hora local.

Hacía tiempo que la CIA y el KGB seguían los movimientos en Zambia. Se sabe que uno de los afronautas era un espía e informaba a los dos colosos que conocían la información y los detalles al dedillo. En el cohete iba el afronauta Chisamba Nkausu Lungu acompañado de dos gatos. A 35 km de altura aproximadamente, la destrucción del cohete pasó desapercibida. Descanse en paz

8 comentarios:

  1. Buenas tardes Felipe y a todos los lectores del blog. Me he incorporado al mismo hace poco tiempo, ya que le había perdido la pista desde su etapa de Enigmátika. Espero que podamos aprender mutuamente de los conocimientos que aquí aparecen y animo a todos los participantes a redoblar esfuerzos por la difusión de la verdad en cualquiera de sus ámbitos y facetas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias David, en eso estamos.
    De todas formas, al margen de aprender o no, mi intención y espero que la de todos, es la reflexión seria y pertinente ante los acontecimientos.
    Sólo con eso me doy por satisfecho.
    Un abrazo, Felipe Botaya

    ResponderEliminar
  3. Ni idea sobre el particular pero muy interesante.
    Si me ha resonado la magnifica novela Nosotros de Eugenio Zamyatin, de ella me habló hace muchos años el escritor rumano Vintila Horia el único profesor que me interesó realmente entre la multitud de asignaturas que estudie en la Universidad.
    Fue embajador cultural de Rumania en la Italia de Mussolini y más cosas que no debo escribir y que me contó.
    Las personas conocen generalmente a los novelistas utópicos de principios del siglo pasado (H.G. Wells, Huxley y Orwell) pero desconocen a Zamyatin y su nivel es altisimo, recomiendo la lectura de Nosotros seguro que os sorprende.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Alucinante, de nuevo el trabajo de minería y caza de datos de FBG muestra parte del sumergido iceberg de la Historia.

    Gracias Pablo por la recomendación de la novela y el autor. Me lo apunto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar