miércoles, 6 de marzo de 2019

UNA VERDAD QUE SIGUE ESCONDIDA...


He escrito en otras ocasiones sobre las ofertas de paz de Alemania a Inglaterra a inicios de la II Guerra Mundial. Evidentemente, cayeron en saco roto como demostraron los sucesos posteriores y todo gracias a Winston Churchill que se enrocó en esa postura absurda y que provocó millones de muertos. Además de ignorar adrede esas propuestas, los líderes británicos comenzaron una guerra de una violencia sin precedentes. Veamos...

El 3 de Julio de 1940, la flota UK atacó y destruyó una buena parte de la flota francesa en Orán, para prevenir que cayese en manos alemanas. La flota francesa se fue al fondo del mar con 1.297 marineros galos. Parece que al gobierno UK no le preocupó demasiado que 1.297 hombres de sus aliados franceses muriesen en ese ataque. Este ataque ilustra a la perfección la determinación de Churchill en continuar la lucha contra Hitler “sin importar el coste”. Algo sorprendente y poco conocido, es que los cazas británicos en vuelo bajo ametrallaron repetidamente a los marineros franceses que trataban de salvar sus vidas nadando. Aún hoy hay quien lo recuerda amargamente en Francia. Este crimen de guerra inglés fue seguido al poco con el asesinato del miembro del gobierno francés François Darlan, por agentes UK en Argelia.
 
También UK comenzó a violar la regla básica de una guerra civilizada de que las hostilidades deben de estar limitadas a los combatientes. El 11 de Mayo de 1940, los bombarderos británicos empezaron el ataque sobre áreas industrializadas de Alemania. El gobierno UK adoptó una nueva definición de los objetivos militares, por lo que ese término incluía cualquier edificio que de alguna forma contribuía directa o indirectamente, al esfuerzo de guerra enemigo. El 16 de Diciembre de 1940, se llevó a cabo un ataque nocturno con 134 aviones UK sobre Mannheim, diseñado para “concentrar el máximo daño en el centro de la ciudad”. UK abandonaba cualquier pretensión de atacar objetivos militares, industriales o de otro tipo con este ataque. Y debo añadir que Churchill trató de apartarse lo máximo de estos bombardeos de terror sobre Alemania.
 
El 28 de Marzo de 1942, la ofensiva aérea británica contra Alemania inició el plan de bombardeo de Frederick Lindemann. El Plan Lindemann, como era conocido, siguió con una ferocidad increíble hasta el final de la guerra, concentrado en bombardear las casas de la clase trabajadora alemana. Se puede afirmar sin temor a equivocarse que el bombardeo UK en ese período fue simplemente de terror, diseñado para destruir la moral de la población civil alemana y generar por ello el querer rendirse. El bombardeo centró su ataque sobre esas casas de la clase trabajadora porque estaban unidas, con lo que con menos bombas podían destruir más, a diferencia de si bombardeaban las mansiones del exterior que estaban rodeadas de grandes jardines y con menos efecto destructivo.

La cúspide del bombardeo ofensivo UK bajo el Plan Lindemann, se alcanzó durante la noche del 13 de Febrero de 1945, cuando Dresde sufrió un bombardeo masivo. La población de Dresde, había crecido con la llegada de una horda de aterrorizados mujeres y niños alemanes, que huían del Ejército Rojo. Nadie sabrá nunca con exactitud cuantos murieron en la ciudad. Ese bombardeo sirvió de bien poco desde el punto de vista militar ya que se había diseñado desde el principio para aterrorizar a la población civil y romper su espíritu de lucha y resistencia para continuar la guerra. Algo terrible de ese bombardeo de terror ocurrió durante las primeras horas del día 14 de Febrero de 1945. Ese día bombarderos USA en vuelo bajo dispararon sus ametralladoras contra los civiles que trataban de lanzarse al río Elba en un intento desesperado de escapar del infierno. Ya que Dresde no tenía cobertura antiaérea, los civiles fueron un blanco fácil. En ese momento fue cuando Churchill, el máximo responsable, comenzó a distanciarse del tema de los bombardeos terroristas. Churchill le dijo a Sir Charles Portal, Jefe del Personal de la RAF, el 28 de Marzo de 1945:

Me parece que ha llegado el momento cuando la cuestión del bombardeo de las ciudades alemanas simplemente para incrementar el terror, entre otros pretextos, debería ser revisada. La destrucción de Dresde sigue siendo un asunto muy serio contra la conducción de los bombardeos aliados... Siento la necesidad de una concentración más precisa sobre objetivos militares, como carburantes y comunicaciones tras la primera línea de combate, en vez de simples actos de terror y destrucción sin sentido, aunque impresionantes”.
 
A pesar de las “protestas” de Churchill, los bombardeos de terror británicos continuaron sin descanso hasta el final de la guerra. El 3 de Mayo de 1945, la RAF atacó a los barcos de pasajeros “Cap Arcona” y “Thielbek” en la bahía de Lübeck. Ambos barcos mostraban muchas banderas blancas y el emblema de la Cruz Roja de gran tamaño, en ambos costados de dichos barcos. Los ataques británicos, que fueron una violación de la ley internacional, mataron a 7.000 prisioneros aproximadamente que estaban siendo embarcados desde el campo de concentración de Neuengamme, para llevarles a Estocolmo. Cuando unos días después una gran número de cuerpos vestidos con la ropa de campo de concentración llegaron flotando a la costa alemana, los ingleses dijeron que los alemanes habían ahogado intencionadamente a los prisioneros en el Mar Báltico. Hizo falta años para que la verdad de los ataques ilegales UK llegasen al gran público.
 
Otro ejemplo de ejecuciones sumarias sin juicio alguno al final de la guerra. La Brigada Judía, que fue parte del 8º Ejército Británico, también asesinó a muchos oficiales alemanes desarmados y sin defensa alguna. Esta brigada no podía combatir en la guerra, pero debía seguir por detrás al ejército británico y asesinar a los oficiales alemanes de grado medio y superior que no eran, típicamente, culpables de nada más que servir en el ejército y defender a su país. El autor Morris Beckman nos dice en su libro “The Jewish Brigade”:
 
“Estas fueron las primeras ejecuciones pos-guerra de nazis de alto nivel. Hubo una docena de pelotones de venganza operativos; la estimación más alta de ejecuciones fue de 1.500. La cifra exacta no será conocida jamás”.

1 comentario:

  1. El pueblo alemán hizo el sacrificio más grande en esta guerra que cualquier otro pueblo jamás. La verdad esta en nuestros corazones y en los que saben y pueden verla. Gran aporte Felipe

    ResponderEliminar