martes, 20 de marzo de 2018

SU HORA MÁS OSCURA


Evidentemente no iré a ver la película sobre Churchill “El Instante Más Oscuro”. Ya sabéis lo que opino de la persona y el personaje y no voy a perder el tiempo en ver una obra que miente, manipula el escaso conocimiento de la gente y que lo presenta como un héroe. Creo que Hollywood ha premiado una película que ensalza a un asesino de masas. Y no pongo en duda el excelente trabajo de Gary Oldman representando al tipo ese.

 
Como nos confirma Hollywood, la reputación de Churchill sigue incólume a pesar de su chirrriante retórica y su fino olfato para una frase ocurrente durante la II Guerra Mundial como: “Ni fallaremos ni aflojaremos. Llegaremos hasta el final... Lucharemos en las playas, lucharemos en las zonas de desembarco, lucharemos en los campos y en las calles... No nos rendiremos jamás”. Ya lo dijo el historiador revisionista británico John Charmley que esa frase “era un sinsentido sublime”. Ésta y otras, son frases que todos los admiradores de Churchill muestran. Sin embargo, sus acciones son otra cosa.
 
Durante la II Guerra Mundial Churchill se declaró a sí mismo en favor “del bombardeo de terror”. Escribió que quería “ataques devastadores y exterminadores llevados a cabo por bombarderos pesados”. Horrores como el bombardeo sobre Dresde fueron el resultado de esas palabras. Pero podemos verle en otros terrenos como durante la lucha por la independencia de Irlanda. Churchill, desde su cargo como Secretario de Estado para la Guerra y Aire, fue uno de los pocos oficiales británicos en favor del bombardeo sobre los manifestantes irlandeses, sugiriendo en 1920 que los aviones deberían utilizar “fuego de ametralladoras o bombas”, para aplastarles.
 
Enfrentándose a los disturbios de Mesopotamia en 1921 como Secretario de Estado para las Colonias, actuó como un criminal de guerra “Estoy totalmente a favor de usar gas venenoso contra las tribus incivilizadas; extenderá un terror vivo”. Ordenó un bombardeo a gran escala de Mesopotamia, donde un pueblo entero fue barrido en 45’. En Afganistán, Churchill declaró que los Pastunes “deberían reconocer la superioridad de los británicos” y que “todos los que se resistan serán asesinados sin piedad”. Escribió “Procederemos sistemáticamente, pueblo por pueblo y destruiremos las casas, cegaremos los pozos, reventaremos las torres, cortaremos los árboles que dan sombra, quemaremos las cosechas y destrozaremos las reservas con una devastación de castigo... Cualquier miembro de una tribu será eliminado”.
 
En Kenya, Churchill o bien dirigió o fue cómplice de las políticas criminales que incluían la recolocación forzada de los habitantes locales de las fértiles tierras del norte para dar paso a los colonos e internando a más de 150.000 personas en campos de concentración. Violación, castración, cigarrillos encendidos quemando zonas sensibles del cuerpo y electroshocks, fueron utilizados por las autoridades británicas para torturar a los keniatas bajo el mando de Churchill.
 
Pero las víctimas principales de Churchill fueron los hindúes “un pueblo bestializado con una religión bestializada”, que así es como les llamaba cariñosamente. Quería utilizar armas químicas en la India, pero fue derrotado por sus colegas de gabinete, a los cuales él criticaba por su “aprensión”, declarando que “las objeciones de la Oficina de India para el uso del gas contra los nativos no eran razonables”. La beatificación de Churchill como un apóstol de la libertad se ve claramente en su declaración de principios de la Carta Atlántica diciendo que “no serían aplicados en la India y otras colonias de color”. Rechazó el ver a la gente de color con los mismos derechos que él. Declaró que “el Gandhismo y todo lo que representa, antes o después, debe ser combatido y finalmente aplastado”.
 
En estos asuntos, Churchill fue el británico más reaccionario, con ideas tan extremistas que no puede ser excusado diciendo que son el reflejo de su tiempo. Incluso su propio secretario de estado en la India, Leopold Amery, confesó que apenas veía diferencias entre la actitud de Churchill y la Hitler. Gracias a Churchill, unos cuatro millones de bengalíes murieron de hambre en una hambruna durante la guerra mundial. Churchill ordenó el desvío de comida que iba a los hambrientos civiles a sus bien suministradas tropas británicas e incluso hacia Europa y otros lugares. Cuando se le recordaba el sufrimiento de sus víctimas hindues, su respuesta era que “la hambruna era culpa de ellos por criar como conejos”.
 
Es evidente el papel de Churchill en la hambruna bengalí. Incluso mientras la India se moría de hambre, los precios de los cereales fueron hinchados por los británicos y las propias provisiones hindues fueron exportadas, mientras que a los barcos australianos con trigo no se les permitía descargar en Calcuta, donde los cuerpos de los muertos de hambre llenaban las calles. En vez de eso, Churchill ordenó que ese grano fuese embarcado y llevado a almacenes en el Mediterráneo y los Balcanes, para tener más almacenamiento de comida para una futura invasión de Grecia y Yugoslavia. Los almacenes europeos estaban llenos mientras los bengalíes morían de hambre.
 
Como he dicho más arriba, el Oscar ha recompensado la carrera de ese hombre horrible. Muchos recordaremos a Churchill como criminal de guerra y un enemigo de la decencia y humanidad. Su hora más oscura fue su constante esfuerzo en negar la libertad a muchos pueblos de la Tierra, la muerte de millones de personas y un culpable directo del inicio de la II Guerra Mundial.

12 comentarios:

  1. Hollywood siempre haciendo de las suyas...

    ResponderEliminar
  2. Hollywood siempre haciendo de las suyas...

    ResponderEliminar
  3. Dios los cría y ellos se juntan...

    https://cloud10.todocoleccion.online/militaria-fotografia/tc/2017/12/20/10/106980615.jpg

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Y no olvidemos al pájaro de Cherwell, quien como consejero de Churchill aconsejó lanzar bombas

    “para zapar la moral del enemigo, dirigidos contra zonas obreras de las cincuenta y ocho ciudades alemanas cuya población supere los cien mil habitantes…”

    http://www.historynet.com/lord-cherwell-churchills-confidence-man.htm

    https://pormiedoalosjudios.wordpress.com/2012/03/31/venganzas-talmudicas-los-crimenes-de-los-jueces-de-nuremberg/

    https://en.wikipedia.org/wiki/Frederick_Lindemann,_1st_Viscount_Cherwell

    ResponderEliminar
  5. O como dijo Arthur Harris "Excepto Essen nunca hemos elegido una determinada instalación industrial como objetivo. Nuestro autentico objetivo fue siempre el interior de las ciudades"

    http://www.azquotes.com/author/41529-Sir_Arthur_Harris_1st_Baronet

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre el amigo Harris:

      http://credioses.blogspot.com.es/2010/07/sir-arthur-harris.html

      Un saludo.

      Eliminar
  6. Y en una de nuestras horas más oscuras una curiosidad más sobre Japón:

    https://www.youtube.com/watch?v=lzQZfO-Bc_Y

    Si hay que ir al final que sea con una sonrisa y buena música...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Y sin olvidarnos del medio millon de soldados que perecieron en Galipoli por su culpa atacando a los otomanos, es el culpable de que los britanicos perdieran su vasto imperio , porque sus interes no eran a favor de los britanicos sino a la creacion de un estado ilegal en el medio oriente (causa principal de la destruccion y muerte de oriente medio a dia de hoy), pagado todo por ya sabeis...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que los britanicos perdieran su vasto imperio y reemplazarlo en esa categoria por un emergente y mas poderoso EE.UU. fue algo decididamente planeado por ya sabeis "quienes".... y en mi opinion personal creo que eso fue decidido en 1922 y puesto en marcha desde mayo de 1939 cuando se redacto el Libro Blanco de MacDonald por el gobierno de Neville Chamberlain donde esos "sujetos" por llamarlos de alguna manera, se sintieron "traicionados" por el gobierno de su majestad y que no iban a honrar el compromiso hecho en 1917 por Balfour, "traicionados" ya en 1922 cuando los britanicos dividieron el mandato de Palestina y crearon Transjordania la actual Jordania quitandoles el 80% del territorio que "ellos" creian que les pertenecia y finalmente en 1939 cuando ademas vieron con horror que deberian compartir el "pequeño" trozo de tierra que quedaba con los arabes que alli estaban...

      Eliminar
    2. Eso es lo que fue Winston Churchill, un criminal de guerra en toda regla, de los peores, no sólo durante la segunda guerra mundial bombardeando sin piedad las principales ciudades alemanas, además cuando Alemania estaba ya prácticamente rendida, el texto de la entrada refleja también los crímenes que este genocida generó en la India y en Kenia. Como buen sicario de la banca internacional, de los Rothschild(Banco de Inglaterra), de Bernard Baruch y otros banqueros internacionales no dudó en provocar el inicio de la segunda guerra mundial, siguiendo las órdenes de sus amos, presionando y azuzando al gobierno de Polonia para que rompiera el acuerdo de colaboración que tenía con Alemania(Acuerdo mediante el cual Hitler estaba dispuesto a rechazar los territorios de Polonia a cambio de construir un corredor que pusiera en comunicación a Alemania con la ciudad autónoma de Danzig y con Prusia oriental) y para que se dedicara a perseguir, maltratar e incluso asesinar a parte de la población alemana que vivía en los territorios de Polonia que habían pertenecido anteriormente a Alemania antes de la firma del nefasto tratado de Versalles. Todo con la intención de que Hitler entrara en Alemania para socorrer a la población alemana perseguida por el gobierno polaco y de esta forma tener una falsa bandera para declararle la guerra, eso sí los soviéticos entraron dos semanas después en Polonia por el este y con bastante más brutalidad que los alemanes y no le declararon la guerra, ni Inglaterra principalmente ni Francia, esta es la incógnita que historiografía oficial no quiere resolver.
      Por otro lado Inglaterra traicionó a Polonia en dos ocasiones, primero al no darle armas para poder defenderse tanto de alemanes como de soviéticos, algo que le habían prometido. La otra gran traición fue el no condenar la matanza de Katyn, Churchill y su gobierno hicieron todo lo posible para silenciar el tema, el gobierno de Polonia que estaba exiliado en Londres obviamente rompió relaciones diplomáticas con el gobierno británico. Así se lo pagó Churchill y su gobierno a Polonia, después de que el gobierno polaco se dejara presionar para perseguir a los alemanes que vivían en lo territorios polacos, si el gobierno polaco hubiera continuado con el pacto de colaboración con Alemania no se hubiera producido la invasión de Alemanes y seguramente que la de soviéticos tampoco y la gran guerra se hubiera evitado, por lo menos por este motivo, ellos mismos, los gobernantes polacos se lo buscaron, sobre todo a su propio pueblo.

      Un saludo.

      Eliminar
    3. Rectifico:
      "Todo con la intención de que Hitler entrara en Polonia para socorrer a la población alemana".

      Eliminar
    4. Una excelente descripción de lo que ocurrió. Ahora bien, los británicos en el pecado encontraron la penitencia más amarga. Se lo ganaron a pulso

      Eliminar