miércoles, 22 de noviembre de 2017

OPIO


Sabéis que estoy contra cualquier tipo de droga y no promocionaré jamás, ni siquiera accidentalmente, el uso de las mismas. Sin embargo y ya que tenemos desde hace años este mal perfectamente introducido en nuestra sociedad e incluso hay incautos y “tontos útiles” que las consideran como algo de interés, que no pasa nada por su uso y que deberían ser legalizadas, vamos a ver qué está pasando ahora mismo en algún lugar del planeta.

He leído en la prensa USA que hay una emergencia federal por el incremento del uso de opiáceos y que está siendo una auténtica epidemia en ese país. Ya sabemos que cuando los USA tosen, los demás ya podemos prepararnos. La raíz de este asunto tan complejo y difícil está, desde mi punto de vista, en el suministro y no en la demanda. Se sabe que en la industria farmacéutica se usan productos desarrollados con base opiácea como sistemas paliativos para los pacientes. No voy a discutir la bondad del sistema, pero en los USA ya han sido acusados ejecutivos de esa industria por conspiración y pago a médicos para la prescripción continuada de esos productos. Lo que en la industria farmacéutica española se llama “el tarugo” que, evidentemente, está prohibido.
 
Los opiáceos farmacéuticos y sintéticos son la mayor parte de esa catástrofe que asola a los USA, pero la otra parte es la cadena de suministro del opio y el mayor mercado del mismo da la casualidad que es Afganistán, el país ocupado y epicentro del comercio global de heroína. La maquinaria militar USA ha estado operando y ocupando Afganistán como parte de la “Guerra contra el Terror”, durante más de 15 años y la producción de opio continúa incrementándose año tras año, coincidiendo con la crisis del opio que he comentado al principio.Y este año, 2017, parece que será otro año record de producción de opio en Afganistán, tal como nos dice la revista “Business Insider”:
 
“El país ha producido la mayor parte del opio a pesar de los millones de dólares gastados por los USA para luchar contra ello durante 16 años de guerra allí. Los militares afganos y occidentales ahora dicen que en vez de realizarse el contrabando fuera de Afganistán en forma de concentrado de opio, al menos la mitad de la cosecha se procesa allí mismo antes de salir del país como morfina o heroína” Ver (http://www.businessinsider.com/taliban-control-of-heroin-drug-production-trafficking-in-afghanistan-2017-10). Este artículo atribuye la alta producción de opio, morfina y heroína a los talibanes, sugiriendo que los USA han estado gastando miles de millones de dólares de los contribuyentes USA, en la lucha contra la droga en Afganistán.
 
El artículo sigue “Estas formas (heroína y morfina) son más fáciles de utilizar como contrabando y son mucho más valiosas para los talibanes que dicen que más de un 60% de sus ingresos como organización vienen del aumento del comercio con drogas. Enfocándose en este negocio, los talibanes se han convertido en un cártel de las drogas”. 

Lo que no se menciona en el artículo es el hecho de que el comercio internacional de drogas ilegales desde países en guerra es esencial en geopolítica, implicando que el uso del ejército USA crea un entorno que permite el florecimiento del comercio de drogas. Creo que está claro que el tráfico de drogas es un factor muy importante en el esquema mundial que rige y algunos lo elevan al factor número 3 tras el petróleo y el tráfico de armas como 1 y 2. En actualidad hay una cierta interacción entre esos factores ya que frecuentemente en aquellos lugares donde hay un tráfico ilegal de armas, el mismo avión o barco que lleva las armas, regresa con el pago en drogas...
 
Esto coincide con los datos de producción desde la invasión USA y con las declaraciones de un antiguo agente de la CIA, que en 2015 dijo que la CIA estaba activamente involucrada en el tráfico afgano de drogas. El mismo agente dijo ante un tribunal que “Estoy avergonzado en decir que he participado en ese tráfico de drogas en muchas ocasiones. Durante mucho tiempo traté de convencerme a mí mismo de que lo hacíamos por una buena causa, pero esta carga me destroza internamente y no puedo soportarla más”.
 
Se dice que la CIA ha traficado con drogas desde su creación. Han traficado en todos los lugares del mundo durante los últimos 60 años. En Taiwan en 1949 para apoyar al general Chan Kai Shek contra los comunistas chinos, en Vietnam, en Nicaragua, Sudámerica, Extremo Oriente, Europa, etc., y eso es sólo la punta del iceberg. Ayudaron a los talibanes a desarrollar el cultivo del opio para luchar contra los soviets, pero todo el cultivo pasó a manos USA en 2001 cuando invadieron Afganistán con la excusa de las Torres Gemelas, bajo el gobierno de Bush.
 
Si uno piensa o espera un rápido final a la crisis de las drogas o los opiáceos porque el presidente Trump y otros jerifaltes mundiales lo han dicho e incluso hacen campañas publicitarias anti-opiáceos, estamos muy equivocados. Afganistán es una pieza clave en este rompecabezas, como lo es la industria farmacéutica. Por eso siempre me extrañó la invasión soviética y luego la de los USA contra Afganistán, un país que sin saber mucho  sobre él no tiene petróleo, ni otras fuentes aparentes de riqueza y que está en medio de ningún sitio. El opio y su control explica esas invasiones de forma clara y diáfana.

2 comentarios:

  1. Además si los talibanes se quedan sin fuentes de ingresos, ¿como vana poder seguir representando una "amenaza contra el mundo libre"? ;)

    Si antes la droga se usaba para desestabilizar países y controlarlos, como con China, ahora han pasado a ser un arma de control social contra la propia población, hay pruebas más que de sobra para demostrar que nuestro gobierno introdujo la heroína en el país vasco, por ejemplo, o que en cualquier país se favorece el tráfico de drogas en los barrios marginales.


    Un Saludo.

    ResponderEliminar
  2. Por lo general, democracia y drogas relacionadas con el crimen, la sordidez y la enfermedad van de la mano:

    http://www.thearabweekly.com/Society/6371/Iraq-faces-worrisome-drug-problem

    Por contra, curiosamente, drogas de calidad farmacéutica y sin estigma social, han sido fácilmente asequibles como calmantes (opiaceos) y energizantes/tónicos (anfetaminas y demás) en las farmacias de "sistemas no-democráticos".

    Y en ambos tipos de "sistemas" se ha tolerado ampliamente dos drogas nada saludables: alcohol y tabaco.

    Y yo me pregunto por qué en un sistema, la democracia, las drogas tienen un uso recreativo y están relacionadas con la criminalidad y la muerte y en el otro sistema están relacionadas con un uso necesario o conveniente y tienen calidad farmacéutica y visto bueno legal.

    Al final, yo creo, que depende del punto de vista y el enfoque que se haga del asunto. Me explico, si socialmente, cualquier droga se considera que tiene un uso terapéutico o necesario y sus efectos sobre la salud no son seriamente nocivos, teniendo el estado el control del recurso, no debería haber problemas.

    Pero si el enfoque que se hace es que las drogas tienen un uso lúdico o de reivindicación social, de libertad (por ejemplo, a principios del s.XX en USA estaba mal visto que las mujeres fumasen en público por lo que algunas tabacaleras empezaron a hacer publicidad de mujeres fumadoras como símbolo de libertad) y si resulta que el control del producto y suministro dependen de gestores inter y supranacionales a los que además no les interesa para nada que tal producto resulte barato, no solo por ganancias, sino también por finanzas... pues tenemos lo que tenemos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar