miércoles, 21 de diciembre de 2016

EL PLAN KALERGI


A la vista de lo que acaba de suceder en Alemania y el asesinato en Turquía, creo de interés el hablar sobre el plan del epígrafe que para muchos resultará algo absolutamente desconocido. Y todo está relacionado...  Hice un pequeño esbozo sobre este asunto en mi artículo anterior sobre la terrible Merkel. Creo que poca gente sabe que uno de los principales instigadores del proceso de integración europea, fue un hombre que también planificó el genocidio de los europeos. Fue alguien siniestro y, como he dicho más arriba, desconocido para muchos pero para los jerifaltes europeos es el fundador de la nefasta y tiránica Unión Europea.

Su nombre es Richard von Coudenhove Kalergi (Tokio 1894-1972 Schruns, Austria). Su padre fue un diplomático austríaco llamado Heinrich von Codenhove Kalergi, que tenía conexiones con la familia bizantina de los Kalergi, y su madre era una japonesa llamada Mitsu Aoyama. ¡Un señor bien mezclado! Gracias a sus íntimos contactos con la aristocracia y los políticos europeos y la red de relaciones creada por su padre, el amigo Kalergi fue capaz de trabajar en la sombra, fuera del foco público y gestionó la cooperación de los políticos más influyentes para realizar su plan, convirtiéndolos en colaboradores para su “Proyecto de la Integración Europea”.
 
En 1922 fundó el movimiento “Pan-Europeo” en Viena, que pretendía crear un Nuevo Orden Mundial, basado en la federación de naciones, dirigida por los USA. La integración europea sería simplemente el primer paso para la creación de un gobierno mundial. Sus partidarios de esa época incluían a los políticos checos Masaryk y Benes, y el banquero judío-alemán Max Warburg, que invirtió 60.000 marcos. El canciller austríaco Ignaz Seipel y el siguiente Karl Renner, asumieron la responsabilidad desde el principio de liderar el movimiento “Pan-Europeo”, mientras Kalergi permanecía a la sombra. Más tarde políticos franceses como (((León Blum))), A. Briand, A. De Gasperi y otros, ofrecieron su ayuda.
 
Con la subida del fascismo en Europa durante los años 20 y 30, el proyecto de la integración europea fue abandonado y el movimiento forzado a disolverse. Sin embargo, tras la II Guerra Mundial, gracias a una frenética actividad y el apoyo de Winston Churchill, la logia masónica B’nai B’rith y los mayores periódicos como el New York Times, Kalergi fue ganando la aceptación de su plan en el gobierno USA y más tarde la CIA se involucró en dirigir el plan hacia su consecución ¿Pero, cual es la esencia del plan?
 
En su libro “Praktischer Idealismus” (Viena, 1925), Kalergi explica que los ciudadanos de los futuros “Estados Unidos de Europa”, no será la gente del viejo continente, sino una nueva raza mezclada, que sería el resultado de un amplio mestizaje. Dice que la gente de Europa debe mezclarse con asiáticos y otras razas no-blancas, para crear una población multirracial y mestizada, sin sentido de la tradición, pasado o identidad y por lo tanto de fácil control por la élite dirigente. Kalergi también defiende la necesidad de abolir el derecho de las naciones para la autodeterminación y señala la rotura de los estados-nación, por la vía de utilizar movimientos separatistas étnicos y la destrucción de las mismas naciones a través de la inmigración masiva. Para que Europa sea fácilmente controlable por la élite futura, Kalergi propone la creación de una población mestizada homogénea. Y sobre quién debería ser el nuevo pueblo, Kalergi lo deja meridianamente claro:
 
“El hombre del futuro será un mestizo. Las razas y clases de hoy desaparecerán gradualmente debido a la eliminación del espacio, tiempo y prejuicios. La raza negroide-euro-asiática del futuro, similar en aspecto a los antiguos egipcios, reemplazará a la actual diversidad de gente y la diversidad de individuos” Todo ello dirigido por una supuesta élite del pueblo elegido.
 
Sin embargo e históricamente hablando, en vez de destruir el judaísmo europeo, Europa, contra su voluntad, refinó y educó a esta gente, llevándoles a un status futuro como (((la nación líder))), a través de este proceso artificial de evolución. No es una sorpresa que la gente que escapó de este “Ghetto-Prisión, se convirtiese en (((la nobleza espiritual de Europa))) según Kalergi, claro. Así, el cuidado compasivo de Europa creó (((una nueva raza de aristócratas))). Esto sucedió cuando la aristocracia feudal europea se rompió por al emancipación de los judíos. Según Kalergi, la aristocracia se rompió tras la revolución francesa (1789-1799), un cataclismo que ayudó en el largo proceso de la emancipación judía. Francia fue la primera nación europea en emancipar a los judíos en 1791. El proceso de emancipación judía fue lento y cuesta arriba, acompañado por una constante agitación judía durante los siguientes 129 años. En 1930, los judíos habían alcanzado la emancipación total en todos sitios. La última nación en emanciparlos fue España en 1930.
 
Muchos anti-semitas importantes durante este largo período de tiempo y lucha, incluyendo a Voltaire, se opusieron a la emancipación judía, en base a que los judíos sacarían tajada de sus nuevas libertades hasta lograr la supremacía judía. Se podría hablar mucho de este punto de vista teniendo en cuenta que los judíos en Alemania, eran tres veces más ricos que el alemán promedio, incluso antes de su emancipación en Alemania en 1871.
 
A pesar de que ningún libro de texto cita a Kalergi, sus ideas son la guía de los principios de la Union Europea. La creencia de que la población europea debería ser mezclada con africanos y asiáticos, para destruir su identidad, para destruir sus formas tradicionales de vida y crear una única raza de mestizos, es la razón de las políticas comunes actuales que promocionan el interés de una minoría. Y los motivos no son humanitarios ya que el poder tras este régimen despiadado que domina los planes de la Unión Europea, busca el genocidio más grande de la historia. Para ello, un prestigioso galardón se concede cada dos años por la Fundación Coudenhove-Kalergi a todos aquellos europeos que hayan promocionado este plan criminal. Se conoce como el Premio Carlomagno y se otorga a aquellos jefes de estado por su contribución a la “Integración Europea”, un eufemismo de la multiculturalidad y la inmigración masiva. Todos los galardonados han sido siempre adalides de la inmigración masiva y un estado supra-europeo sin fronteras. Como ya dije en mi artículo anterior, una fue Angela Merkel en 2008 o Tony Blair en 1999.
 
El primer galardonado en 1950 fue el mismo Kalergi. El más reciente en 2016 ha sido el promotor de la inmigración incontrolada del 3er Mundo, el devoto filosemita Papa Francisco. Incluyo, para quien esté interesado, la lista completa desde 1950 en este enlace: https://en.wikipedia.org/wiki/Charlemagne_Prize#Recipients. Entre los españoles destacan Salvador de Madariaga (1973), el rey Juan Carlos (1982), y los socialistas Felipe González (1993), Javier Solana (2007). Sin comentarios...
 
El facilitar y acelerar el genocidio europeo es también la base de los constantes llamamientos de las Naciones Unidas, solicitando que aceptemos a millones de inmigrantes para ayudar a la baja tasa de natalidad en Europa. Según el informe de Enero de 2000 de la División de la Población de las Naciones Unidas en Nueva York y bajo el título “Inmigration Replacement: A Solution to Declining and Aging Population”, Europa necesitará aceptar 159.000.000 de inmigrantes para el 2025. ¡Qué no nos pase nada! Y me pregunto ¿Por qué no hay ayudas a las familias europeas? ¿Por qué no se facilita y anima el tener hijosde parejas europeas? Seguramente no interesa y por eso la gente no está por ello en esta sociedad manipulada, hedonista y egoísta, dominada por el marxismo, el feminismo y el homosexualismo. 

Cuando veo esas cifras y esos cálculos, es evidente que hay un plan premeditado para destruir a la raza blanca, su código genético, su sangre. G. Brock Chisholm, el anterior director de la “World Health Organization” y miserable mundialista, lo demostró claramente cuando dijo “Lo que necesita hacer la gente en cualquier lugar es limitar los nacimientos y promover los matrimonios mixtos (entre razas diferentes), el resultado será la creación de una sola raza a través de la cual el mundo podrá ser dirigido por una autoridad central. Si miramos alrededor nuestro, la implementación del Plan Kalergi parece estar en una etapa avanzada. Nos encontramos ante la fusión de Europa con el Tercer Mundo. La plaga de los matrimonios interraciales produce cada año miles de  jóvenes mestizos, conocidos como “los niños Kalergi”. Huelgan comentarios a lo que dice este miserable.
 
El conde Kalergi recibió el total apoyo de miembros destacados del pueblo elegido en su proyecto de mestizaje y genocidio de la raza blanca europea. En 1924 el amigo personal de Kalergi, el barón Louis Nathaniel de Rothschild, le presentó a cuatro poderosos e inmensamente ricos hijos del pueblo elegido, que financiarían su siniestro plan: el financiero Bernard Baruch, el banquero Max Warburg y a su dos hermanos, Paul y Félix. También muchos influyentes no-hijos del pueblo elegido dieron su apoyo para un supra-estado Pan-Europeo con ciudadanos mestizados, gobernados por hijos del pueblo elegido y sus lacayos “gentiles”. En aquel momento, ni Mussolini, ni Hitler estaban impresionados por las ideas de Kalergi. De hecho, Hitler se refería a Kalergi como un “bastardo cosmopolita”, quizás indicando con la palabra “cosmopolita” que Kalergi pudiese ser un cripto-judío.
 
La abolición de la raza blanca, según el miserable profesor de Harvard Noel Ignatiev, no es sólo deseable, sino esencial. La raza blanca, insiste, debe ser destruida. Es irónico como a Ignatiev, un hijo prominente del pueblo elegido, se le permite abogar por el genocidio blanco de forma abierta y sin problemas. ¿Qué pasaría si un profesor blanco utilizase las mismas palabras que Ignatiev y dijese en vez de “raza blanca”, “raza judía”? 

Sería totalmente inaceptable si algunos prominentes académicos no-judíos dijesen:

“El objetivo de abolir la raza judía es tan deseable que algunos encontrarán difícil de creer que pudiese haber alguna oposición que no fuese de judíos supremacistas... No se equivoquen: tratamos de golpear a los hombres judíos muertos, a los vivos y a las judías también, hasta que el construcción social conocida como “la raza judía” fuese destrozada”.
 
No es ninguna broma, podéis encontrar esta cita, pero sobre la “raza blanca”, de nuestro amigo Ignatiev, en el siguiente enlace: http://harvardmagazine.com/2002/09/abolish-the-white-race.html o en este: http://whitegenocideproject.com/what-anti-whites-say/ junto a muchas más que también son muy amables con nosotros.
 
Creo que ni Hitler hubiese tenido el valor de decir algo así.

7 comentarios:

  1. Sin duda, un tipo con complejos. Pero el malo era Hitler...
    Es tarde pero... no demasiado tarde. A esto hay que darle la vuelta pero ¿Qué hacer con los inmigrantes que queden?
    Oí decir una vez a D. Pedro Varela que quizás la solución fuese al estilo de la democracia griega, o sea, considerarles como habitantes pero no como ciudadanos de pleno derecho. Es posible que esto fuese una solución sin embargo los griegos consideraban que solo era ciudadano griego el nacido de padre y madre ciudadano griego. Esto quizás sea descabellado o quizás permitirles convertirse en ciudadanos si aceptan nuestras tradiciones y cultura. En fin, esto da para un largo debate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que en la Grecia Clásica el tiempo se movía de forma diferente a como lo hace en estos momentos; es decir, de forma muy pero que muy lenta.... Pero aquí sucede lo contrario: el tiempo se nos echa encima antes de que nos dé tiempo respirar y ya se han colado miles de extra-europeos, con lo cual la solución que esbozas es inviable. La única que se me ocurre es la deportación masiva, el levantamiento de muros infranqueables y el apoyo incondicional por parte de las instituciones a la familia numerosa. Todo lo demás no sirve.

      Eliminar
  2. sustitución de población... ahí van. Excelente art.

    ResponderEliminar
  3. ¿No será que lo de las mezclas raciales es solo una teoría u opinión no probada? ó ¿un complejo racial? también ciertos descendientes de Sem se creen de mejor raza pero para Dios no hay judio ni griego, varon ni mujer, esclavo ni libre, barbaro o escita. Dios puede hacer hijos a Abraham aún de las piedras.

    ¿Acaso los japoneses sin ser blancos no llegaron a convertirse en potencial mundial en una pequeña isla? ¿las naciones americanas que resultaron de mezclas raciales no están produciendo genios de exportación de los que Europa y Norteamerica están ávidos de comprarles servicios?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. Cuando los hombres niegan al creador del universo son capaces de todas estas malvadas fantasías.

    ResponderEliminar
  5. Cada vez hay más gente que se está creyendo esto. Yo mismo...

    ResponderEliminar