sábado, 9 de noviembre de 2019

¿HA CAMBIADO ALGO?


Me gusta ver películas de guerra de los 60 y 70‘s, la época en que yo iba al cine para ver  con interés episodios de la II Guerra Mundial. En todas ellas, manufacturadas en su mayoría por Hollywood y unas cuantas por Italia, el esquema era siempre el mismo: los alemanes eran malísimos y muy tontos, con grandes y terribles planes que siempre fracasaban debido a uno o varios personajes buenos y entregados, que se olían la tostada desde el fotograma uno. “La Batalla de la Ardenas” (1965), es un ejemplo palmario de lo que digo.

Hablo de películas, pero lo que digo es extensible a programas de televisión, artículos, novelas, juegos de ordenador, documentales, etc. Yo lo veo como una forma potente y continuada 80 años después de todo aquello, de que Alemania siga pidiendo perdón y siga de rodillas. Si nos fijamos, veremos que en las películas u otros medios de comunicación, ni Italia, ni Japón son tratados con ese odio enfermizo con que se trata a los alemanes. Incluso la cultura italiana o japonesa son tratadas positivamente, casi místicamente, mientras que la historia alemana es degradada, distorsionada e incluso infravalorada.
 
Por ejemplo, siempre observo el cómo los medios tratan la II Guerra Mundial y me llamó la atención un artículo de la BBC News titulado “Kurks II Guerra Mundial: Por qué Rusia todavía combate en la batalla de tanques más grande de la historia” (ver: https://www.bbc.com/news/world-europe-48963295). El articulo es interesante y lo recomiendo siempre y cuando uno sea capaz de navegar con éxito entre la propaganda que subyace en dicho artículo. Para cualquiera que haya estudiado o investigado la llamada “Operación Ciudadela” o “Campaña de Kurks”, incluyendo la batalla de Prokhorovka, puede darse cuenta inmediatamente y de forma honesta, que la agrupación de fuerzas europeas al mando de Alemania, estaban sobrepasadas en número por parte del Ejército Rojo de 10 a 1, tal como dijo Sepp Dietrich, general de la LSAH. Y eso incluye obviamente los tanques.
 
Esa batalla específica del Verano de 1943, es el eje central del artículo que indico. Pero si se lee con ojo crítico, tiene más de propaganda y de superioridad filosófica soviética/comunista en la Rusia actual que otra cosa. Como se puede ver, la parte central del artículo es un análisis de la batalla de Prokhorovka efectuado por el historiador británico Ben Wheatley, en conjunción con el historiador alemán Karl-Heinz Frieser, y fue publicado en el periódico alemán “Die Welt”. Su análisis común incluye el proverbial lío de lo que pasó en esa batalla, donde la Wehrmacht puso una trampa en un cuello de botella de una cabeza de puente a su enemigo que consistía en una zanja rusa para tanques que atrapó a docenas de tanques T-34 y permitió a los panzers alemanes destruir a muchos más tanques enemigos, mientras esperaban en línea para cruzar el puente sobre dicha zanja-trampa.
 
Parece algo inocuo ¿verdad? El autor del artículo en “Die Welt”, Sven Felix Kellerhof, llegó tan lejos como para afirmar que el desastre soviético de sus blindados en Prokhorovka, debería llevar a los rusos de hoy a demoler el monumento que tienen ahí que conmemora esa batalla. El monumento da un status heroico-risible de las tripulaciones comunistas, pero el número de tanques perdidos o destruidos es absolutamente demencial en favor de los alemanes. Las fotos aéreas (que se citan en el artículo), también apoyan la investigación de Wheatley-Frieser de que los alemanes quizás perdieron unos 4 Panzer IV, en comparación a la inimaginable pérdida de unos 200 tanques soviéticos.
 
Estoy hablando de una investigación histórica. Uno va a las fuentes informativas, trata de entrevistar a los hombres que lucharon en esa batalla, lee los informes oficiales, incluso diarios, transcripciones de radio y todo aquello que uno pueda conseguir. Eso es investigación histórica. Creo que no es ningún secreto que la pobre filosofía comunista alimentó mentalmente a su pobre gente y les llevó alegre e implacablemente a la trituradora de carne que fue la II Guerra Mundial. La vida humana y lo he dicho en numerosas ocasiones, no era absolutamente nada para estos comisarios políticos que estaban controlando a sus tropas al estilo comunista. Así se pueden entender el genocidio en Ucrania (Holomodor 1932-1933), que llegó a matar a más de 7 millones de seres humanos, por la vía de la hambruna, ejecución y tortura. Esto también está respaldado históricamente por investigaciones serias, aunque los gerifaltes rusos actuales no parecen muy ansiosos para reconocer todo eso, mientras hacen grandes desfiles de la victoria en Moscú... Me pregunto ¿por qué?
 
De todas formas, el artículo refleja que los dirigentes rusos de hoy están obsesionados de verdad en elevar a los comunistas a una especie de superhumanos, mientras denigran cualquier cosa de la Alemania Socialista Nacional de entonces y a cualquiera que trate de buscar la verdad histórica en la actualidad. El ejemplo lo tenemos en el embajador ruso en Alemania, un tal Nechayev, que ha dicho sin empacho “Los intentos de reescribir los hechos históricos inmutables, falsificar los acontecimientos de esos días, tratar de disminuir el papel decisivo del pueblo soviético en destruir el nazismo y liberar Europa de la plaga “marrón”, es algo insultante e indigno”. Ese es el comentario de un embajador ante los hallazgos de un análisis de datos históricos. Suena como la típica táctica de comisario político que apela a la emoción, cuando no tiene nada más que le respalde.
 
Si releemos lo que este embajador dice “¿Hechos Históricos Inmutables?”... no cuela. ¿Es que el ruso actual está más allá de reproches?. ¿No nos hemos de preocupar por los más de 60 millones de rusos hambrientos, ejecutados, torturados bajo el odio de Lenin, Stalin, Kruschev, Gorbachov, etc., no? “Liberar Europa de la Plaga Marrón” si uno no piensa en que en las escuelas no tratan de demonizar a Alemania cuando se habla de la II Guerra Mundial, vuelva usted a pensar seriamente y verá que sin descanso. ¿Dónde se escuchan hoy los principios verdaderos del Socialismo Nacional? En ningún sitio. En ningún lugar tampoco se escuchará sobre las reformas económicas del Socialismo Nacional y como dejan el “New Deal” de Roosevelt, convertido en una sombra pálida al compararlas.
 
Piense en las “verdaderas historias” en relación a la II Guerra Mundial e incluso las de absoluta ficción. Todas convierten a Alemania en el villano total, perfecto, incluso en videojuegos ¿realmente hubo zombies en la Wehrmacht? ¿de verdad?, ¿hubo un tal “Craneo” que luchó contra el Capitán America y que aparece en una película? Sí se le ha de reconocer algo bueno al articulo citado más arriba, es que cita al sobrino de un veterano soviético de Kursk, que le reconoció que los tanques soviéticos enfrentados a los tanques alemanes sufrían bajas de en un ratio de 10 a 1 en esa batalla.
 
Pero esta es la situación, y cualquiera que pretenda escribir, presentar o producir una película que muestre el Socialismo Nacional de forma objetiva o positiva, ya puede esperar una notable esfuerzo por insultarle, acusarle, etc., por hacerlo y por parte de gente muy ofendida. Incluso en situaciones diarias se observa a gente que te mira con recelo si estás leyendo “Las Memorias de Albert Speer” o “¡Achtung Panzer!” del general Heinz Guderian. La pregunta es ¿A qué temen tanto? ¿Por qué lo odian tanto cuando nos educamos para buscar siempre la verdad? ¿Y por qué odian tanto algo que sucedió y terminó hace más de 80 años?. No es difícil imaginarlo...
 
Por último y algo en lo que he pensado muchas veces. Yo no puedo perdonar a la Unión Soviética o la Rusia actual, de la destrucción despiadada que llevó a cabo con Alemania, un país de una cultura extraordinaria y el robo y destrucción de obras arte y edificios centenarios de todo tipo, hasta convertir a Alemania en lo que es hoy, un país de rodillas y pidiendo perdón continuamente. Algo que no le servirá de nada a los alemanes porque tenerla de rodillas y pidiendo perdón es un gran negocio para muchos. No cederán jamás y en eso Rusia tiene mucha culpa cuando no quiere revisar su historia y vive creyendo en  una ficción.

6 comentarios:

  1. Un placer leer tu artículo, gracias.

    La guerra es lo peor, a lo largo de la historia, muchas veces los vencedores no fueron 'nobles' y cometieron actos horribles e innombrables contra mujeres, niños y ancianos ; y eso fue lo que pasó en Alemania.

    Yo no soy partidario del Nazismo y opino que cometieron crímenes , pero comparados a los soviéticos se quedaban cortos y ni hablar de los yankies en Hiroshima y Nagasaki ; ningún bando en la segunda guerra mundial era un santo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Anónimo, gracias por su participación.
    Suscribo lo que dice.
    Saludos, Felipe Botaya

    ResponderEliminar
  3. La identidad rusa moderna se forjó en la Segunda Guerra Mundial. Stalin recurrió, no al ideario comunista y la revolución, sino a la "Madre Patria Rusa" para motivar al sufrido pueblo ruso, hasta el punto de permitir a los clérigos supervivientes de las matanzas soviéticas que usasen la religión para la causa, que naturalmente era expulsar y derrotar a la "bestia fascista". Hoy en el muro de Kremlin están inscritas junto a la llama eterna los nombres de las grandes batallas del Ejército Rojo, entre ellas, si no recuerdo mal, está Kursk.

    El comunismo resultó ser mucho más letal para los rusos, en millones de muertos, que la Segunda Guerra Mundial, incluyendo la desaparición de la cultura tradicional de Rusia y de allí surgió la nación y potencia moderna que conocemos hoy en día. No hay que olvidar que fue precisamente la "Gran Guerra Patria" lo que convirtió a la URSS en una superpotencia con el mismo efecto para los USA. Así que los rusos lo recuerdan como una suerte de pasado imperial reciente.

    Como se suele decir: "Gran Bretaña puso el tiempo, Estados Unidos el dinero y Rusia los muertos"...

    Y lo hicieron hasta un punto difícil de imaginar para nosotros, niños criados con la teta de Hollywood... En "The Rzhev Slaughterhouse: The Red Army's Forgotten 15-month Campaign against Army Group Center, 1942-1943" libro de Svetlana Gerasimova donde se recoge una batalla desconocida casi por completo pero que a lo largo de más de un año costó a los rusos unas 2.000.000 de bajas, que se dice pronto, donde los alemanes al mando del General Walter Model hicieron milagros evitando quedar embolsados en el cierre del saliente hasta que tuvieron que replegarse.

    Actualmente todos los veranos se realizan excavaciones en la zona para recuperar cuerpos, tratar de identificarlos y devolverlos a sus familias.

    Aunque la Wehrmacht demostró en cada ocasión ser mejor que sus adversarios era imposible superar la diferencia numérica junto a la escasez de combustible y material. La URSS y los USA iban sobrados ampliamente de todo eso.

    De hecho "Unternehmen Zitadelle" estaba condenada desde el principio tal y como se planteó sabiéndolo los rusos con anticipación. Fue el canto del cisne en el Frente Este de una forma de hacer la guerra que había dado buenos dividendos a Prusia desde los tiempos de Federico II el Grande, basado en agresivas ofensivas contra fuerzas netamente superiores y rezar a ver qué pasaba...

    Desde entonces la iniciativa quedaría en manos soviéticas en el Frente del Este. En el Oeste la Ardennenoffensive sería el eco de aquel canto con el resultado que todos conocemos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Brillante F.B.!! ahora bien, deseo comentar dos anecdotas: vivo en Paraguay de hobby vendo curiosidades històricas, una vez estaba en una tienda de impresiones a retirar unos posters de propaganda alemanes de la IIGM para un clente que los colecciona, entra un joven rubio ,alto de ascendencia germana y cuando yo acomodaba los posters, me lanzò una mirada de odio que jamàs sentì en toda mi vida, evidente era alemàn tal vez de visita en el paìs y otra, estaba en un Bar leyendo "La Orden de la Calavera" de Heinz Hohne y enfrente un señor ya mayor y tambièn de ascendencia germana la misma cosa!!! increìble...que buen trabajo de desnazificaciòn hicieron a ese pueblo..que pareciera se odian por ser alemanes!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Don Carlos, así los han educado desde hace 101 años cuando se hizo a Alemania la única responsable de la Primera Guerra Mundial. El III Reich fue para muchos un sueño de 6 años que acabaría en pesadilla al cabo de sus 12 años de existencia.

    Los vencedores dieron una vuelta de tuerca más en esta ocasión ya que tras finalizar la Primera Guerra Mundial no tuvieron problema en reconocer que las barbaridades que habían publicitado sobre los "hunos" durante la guerra eran mentiras pero por contra, tras la segunda victoria sobre Alemania en 1945, los poderes vencedores han mantenido y extendido hasta el vómito la propaganda de guerra. Así no solo han obtenido buenos rendimientos económicos, también tienen a un pueblo y nación esclavos que son aleccionados continuamente de la cuna a la tumba para sentirse siempre en tela de juicio (no serás un...) y culpables de todo lo que Hollywood diga de lo que se tienen que sentir culpables. Sin olvidar que sinceramente desean de corazón no volver a pasar jamás por una guerra, la que sea, contra el sistema bancario internacional por lo que el buen alemán siempre está vigilante contra cualquiera que muestre ser un eco de aquella época que les llevó a la guerra por la libertad y la reconstrucción de su país.

    Como dijo Brenno hace más de dos milenios: ¡Vae Victis!

    Ironías de la vida, hoy en día para encontrar socialistas nacionales que no sean hooligans y demás purria, sino como eran los de los años 30, sin complejos ni culpabilidad y con los símbolos distintivos hay que irse a Mongolia, curioso país, donde prefieren que no se encuentre la legendaria tumba de su Gran Khan por respeto y por la esperanza de que algún día el Rey bajo la Montaña resurja para conquistar el mundo con los hombres de fuego.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. DG, por suerte aquì en Paraguay hay buenos alemanes y descendientes, hay varias colonias alemanas, son muy trabajadores y respetuosos, son sanos de mentes no alcanzados por la maldita propaganda juden!

      Eliminar