miércoles, 4 de febrero de 2015

OPERACIÓN HIGHJUMP - 1947 - BASE 211 1/2


En mi libro “ANTÁRTIDA 1947” hablo, como eje de la historia, de la Operación Highjump (Operación Salto de Altura), que se llevó a cabo a principios de 1947 en la Antártida por parte de los Estados Unidos y varios países más, que colaboraron en una expedición antártica liderada por el Almirante Richard Byrd. Este asunto y lo que sucedió en la Antártida todavía en material clasificado casi 70 años después. Me gustaría hacer una recopilación de lo que sabemos más o menos, hasta ahora.
 
Podemos decir que la historia oficial, muy a su pesar, no puede ocultar que hubo una operación  antártica llamada Highjump, dirigida por el almirante Richard E. Byrd, un auténtico héroe americano en la investigación ártica y antártica, al nivel de Charles Lindbergh en la aviación. Se supone que era una misión científica. Se han escrito numerosos libros sobre el asunto, así como la Marina hizo una película a todo color, narrada con la grave voz de tres actores de Hollywood. Todo a lo grande y de forma optimista. Yo dispongo de esa película y lo presentan como “la superación de los obstáculos y la naturaleza por parte del hombre”.
 
Inicialmente la operación estaba formada por tres grupos de barcos, 13 en total, que partieron de las bases militares de Norfolk (Virginia) y de San Diego (California). Navegando hacia el sur, se encontraron en las aguas antárticas, alcanzando el continente helado en Enero de 1947, que allí es el verano. Además de los americanos, las marinas de Inglaterra, Noruega, Japón, Rusia, Argentina y Chile fueron invitadas a participar, dando un aire a todo el conjunto como de cooperación internacional o esfuerzo internacional, aunque todo bajo el mando americano. La operación estaba diseñada y prevista para una permanencia en la zona de ocho meses.
 
El almirante Byrd iba en el buque insignia Mount Olympus. Además, estaban también los rompehielos Northwind y Burton Island y el nuevo portaviones The Philippine Sea. Y los barcos con catapultas para aviones Pine Island y Currituch, los dos destructores The Brownsen y The Henderson y los buques de escolta Yankey y Merrick. También los petroleros Canister y Capacan y el submarino Sennet.
 
Acompañando a esta “expedición científica” habían 4000 soldados y 25 aviones, incluyendo Dakotas y 6 helicópteros. Los vehículos eran blindados con cadenas. Los aviones iban equipados con equipos y sensores electrónicos. Estos equipos emitían una pulsación electromagnética que cualquier objetivo, un objeto metálico por ejemplo, se convertiría en un pequeño campo magnético temporal que sería captado por los aparatos a bordo. Se puede decir que eran detectores de metal voladores, pero muy potentes. El motivo de su uso era localizar estructuras metálicas bajo el hielo, a pesar de que se dijo otra cosa oficialmente: cartografiar la zona.
 
Esta operación, a pesar de la propaganda oficial, fue lo que fue, una operación militar en toda regla. Byrd no fue directamente hacia Neuschwabenland (lugar de la famosa base alemana 211 en la Antártida y motivo real de la operación), sino que sus tropas de tierra permanecieron en la otra cara de la Antártida. Byrd envió sus aviones que fueron acercándose cada vez más a la base alemana. Por alguna razón no conocida a día de hoy, en el primer vuelo sobre Neuschwabenland se lanzó una bandera norteamericana sobre la zona y también se dice que una bomba, para que los alemanes fuesen conscientes de que ya no estaban aislados y seguros allí.
 
Lo que sucedió después cambió por completo todo el sentido de la operación. Un escuadrón de cuatro aviones que seguían al avión guía sobre el objetivo, el que lanzó la bandera y la bomba, simplemente desaparecieron al sobrevolar la base alemana. A las 48 horas de esta pérdida, el almirante Byrd dio las órdenes para cancelar la operación y los preparativos para abandonar la Antártida. Esto quería decir que la Operación Highjump, prevista para ocho meses de estancia, no duraría más de ocho semanas.
 
Los que conocemos históricamente al almirante Byrd, sabemos que a veces hablaba más de la cuenta y no temía por sus propias ideas o conclusiones. Afortunadamente para los que hemos seguido este tema, Byrd dio respuestas a un periodista chileno, Lee Van Atta que iba en el Mount Olympus con Byrd y fue haciendo el reportaje durante la expedición. Por ejemplo, cuando le preguntó al almirante sobre la necesidad u oportunidad de la expedición, éste dijo “Porque el Polo Sur está situado entre nosotros y nuestro enemigo”. La pregunta que surge ante esta respuesta de Byrd es ¿quien era ese enemigo? Sobre todo, considerando que las potencias del eje, habían sido oficialmente eliminadas. Esta pregunta queda todavía sin respuesta.
 
Sin embargo, y ya que Byrd estaba en un momento particularmente lúcido, Lee Van Atta escribió, seguramente sin querer, la pieza definitiva que define a la Operación Highjump y que apareciño en el periódico chileno “El Mercurio”, el 5 de Marzo de 1947. El artículo dice lo siguiente:
 
A bordo del Mount Olympus en alta mar: El almirante Richard E.Byrd advirtió hoy que es preciso que los Estados Unidos adopten medidas de protección contra la posibilidad de una invasión del país por aviones hostiles procedentes de las regiones polares”.

“El almirante dijo: No intento asustar a nadie, pero la amarga realidad es que, de ocurrir una nueva guerra, los Estados Unidos serán atacados por aviones procedentes de ambos polos”.

“Byrd continua: "No puedo menos que hacer una fuerte advertencia a mis compatriotas en el sentido de que ha pasado ya el tiempo en que podíamos refugiarnos en un completo aislamiento y descansar en la confianza de que las distancias, los océanos y los polos constituyen una garantía de seguridad”.

“El almirante encareció la necesidad de permanecer en estado de alerta y vigilancia a lo largo de lo que constituyen los últimos reductos de defensa contra una invasión”



¿De qué clase de aviones o aeronaves habla Byrd? ¿A qué se refiere? ¿Quienes son sus tripulantes? ¿De qué invasión está hablando? Demasiadas preguntas sin respuesta a día de hoy.

4 comentarios:

  1. Me gustó mucho la nota, bien clara, concisa, sin demasiadas especulaciones, y con muchos datos valiosos. Me encuentro investigando para un libro que voy a escribir y la última parte en la que citas la nota del periódico me es sumamente valiosa. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Lee Van Atta? periodista chileno? He buscado por Google y solo sale un actor americano con ese nombre...he visto muchas veces esas declaraciones de Byrd pero todavía no sé cual es la fuente para corroborar que sean reales...

    ResponderEliminar
  3. Lee Van Atta? periodista chileno? He buscado por Google y solo sale un actor americano con ese nombre...he visto muchas veces esas declaraciones de Byrd pero todavía no sé cual es la fuente para corroborar que sean reales...

    ResponderEliminar
  4. Hola Josep, gracias por su aportación.
    Lea usted por favor el periódico chileno "EL MERCURIO" de la fecha indicada en mi libro (corren fotocopias por internet) y verá que está firmado por Lee Van Atta. Si es un pseudónimo no lo sé, pero así va firmado el artículo y la repercusión fue enorme, hasta elpunto que el almirante Byrd fue relegado al ostracismo en USA y le fue prohíbida cualquier comparecencia pública hasta su muerte, hablando de la Operación Highjump.
    Saludos, Felipe Botaya

    ResponderEliminar