miércoles, 9 de mayo de 2018

¡VAYA PELÍCULA!


A veces un hombre tiene que tragarse sus palabras y hacer lo que dijo que no iba a hacer. Me explico. En un artículo anterior dije que no iría a ver la película sobre Churchill “El Instante Más Oscuro”, pero por circunstancias ajenas a mi la he visto (no voy a entrar en detalles del por qué...). Me reafirmo en lo que dije en mi articulo anterior, pero ahora con la garantía de haberla visto. Es una película que buscaba ser candidata al Oscar por el papel del actor protagonista, Gary Oldman, que hace una correcta aproximación a Churchill y además da respuesta a los muchos espectadores vulvocratas que buscan al héroe de turno en la película del momento, en supuestos momentos históricos del siglo XX y concretamente de la II Guerra Mundial. Sin embargo, la historia de verdad iba por otros derroteros.


En primer lugar, debo decir que quien busque una completa biografía de la vida de Churchill se equivoca, ya que la película se centra en unas pocas semanas de la Primavera de 1940. Concretamente las que siguieron al desastre británico/francés en Noruega y la pérdida de confianza del parlamento británico en su Primer Ministro Neville Chamberlain para dirigir a la nación. Y Churchill que ya era conocido por su fiera hostilidad contra la Alemania de Hitler, es llamado para conducir a Inglaterra a la guerra con un nuevo gobierno. A pesar de los graves recelos sobre su juicio y temperamento, que compartían el rey y muchos personajes del momento, incluyendo a líderes de su propio partido, Churchill se convirtió en Primer Ministro.

En el campo de batalla las cosas iban de mal en peor. Loa alemanes barrieron a franceses e ingleses y los que quedaban fueron empujados hasta el Canal de la Mancha, concretamente hasta Dunquerke. Con el país ante un desastre militar sin paralelo en su historia moderna, los miembros clave de su propio círculo interno presionaron a Churchill para comenzar unas negociaciones de paz con Alemania antes de que la situación se debilitase aún más. Sin saber exactamente qué hacer, Churchill buscaba entender cómo estaban los ciudadanos normales y corrientes, y sobre todo para conocer su capacidad de resistencia ante un mayor sufrimiento si Inglaterra seguía luchando, incluyendo el horror de una posible invasión.

En un momento clave de la película y que es completamente ficticio, hace detenerse de forma abrupta a su chófer en una calle llena de coches, para bajarse y descender, por primera vez en su vida, a una estación de metro, para poder encontrarse con ciudadanos comunes de Londres. La gente con la que habla le expresan de forma unánime su determinación para seguir luchando (la niña y el negro son de traca...). Fortalecido por esa supuesta muestra representativa del espíritu popular, Churchill lleva a cabo su famoso discurso “Nunca Nos Rendiremos”, ante un parlamento entregado. Sin duda una pieza maestra de la oratoria que cierra la película con un “crescendo”.

No nos engañemos, Churchill tenía muy poco respeto por la opinión pública y sobre eso la película pasa de largo y miente. A lo largo de su carrera, su visión sobre los asuntos importantes no tenía nada que ver con los de la mayoría de los ciudadanos o incluso con la mayoría de miembros de su propio partido conservador. Se le veía, de forma justificada, como alguien que actuaba de forma independiente e imprevisible. Cuando Chamberlain volvió de Munich en Septiembre de 1938, tras lograr un acuerdo sobre la crisis de los Sudetes con los líderes de Alemania, Francia e Italia, muchos británicos le dieron la bienvenida a su regreso a Inglaterra, con sincero agradecimiento y sobre todo alivio. El público de forma mayoritaria aprobó lo que era una solución razonable a la amenaza de una nueva guerra en Europa.

La actitud contraria y quejas de Churchill al acuerdo de Munich y sobre todo a la política de apaciguamiento de Chamberlain ante Alemania, estaba totalmente en contra de la opinión general. Y fue precisamente debido a su tremenda hostilidad hacia Hitler que aún estando fuera de toda lógica y contraria a la mayoría de miembros de su propio partido, Churchill fue elegido Primer Ministro para reemplazar a Chamberlain que era menos beligerante. Curioso... Y quizás la expresión más humillante de la lejanía de lo que opinaba Churchill y lo que opinaban los ciudadanos fue en 1945, unas semanas después del final de la guerra. En las primeras elecciones generales desde el inicio de la guerra, los votantes británicos rechazaron de forma clara a Churchill, en un sorprendente cambio que puso al partido laborista en el poder.

La película que comento refuerza la creencia generalizada de que los discursos de Churchill jugaron un papel crucial en mantener la moral británica. El profesor Richar Toyle, de la Universidad de Exeter, ha tenido la paciencia de examinar este asunto y ha llegado a la conclusión de que se trata de un mito. Tras analizar documentos gubernamentales ha dejado claro que hay “muy pocas pruebas” de que la oratoria de Churchill fuese importante en levantar la moral del pueblo inglés durante la guerra. Nos dice el profesor Toye que “Los primeros discursos de Churchill como Primer Ministro en los oscuros días de 1940, no fueron aclamados mundialmente. Mucha gente creyó que estaba borracho durante su famoso discurso “La Mejor Hora” por radio, y apenas hay pruebas de que provocase algún cambio decisivo en el espíritu de lucha de la gente. Como nos explica en su libro “The Roar of the Lion”, el profesor Toye fue el primer sorprendido por los resultados de su investigación.
 
También examinó los informes y archivos del “Home Office” para saber lo que la gente opinaba de los discursos de Churchill en aquel momento y lo comparó con lo que luego la gente recordaba o creía recordar. Su famoso discurso “Nunca nos rendiremos” en el Parlamento, nunca fue emitido por la radio pero la gente pensaba que lo había oído. “Nunca fue emitido por radio y la BBC se limitó a indicar que se había producido y la prensa también lo dijo”. El profesor Toye nos dice que “De todas formas, la gente dijo que recordaba haber escuchado ese famoso discurso de Junio de 1940, a pesar de que no fue así. Fue grabado para la posteridad junto a otros de sus discursos durante la guerra, pero nueve años después de la misma”. La reputación de Churchill como gran orador está basada en un puñado de frases repetidas hasta la saciedad de algunos de sus muchos discursos. Mientras que esas frases memorables son emocionantes, también son excepcionales. Con demasiada frecuencia sus discursos estaban repletos de verborrea, complejidades y llenos de tergiversaciones, hechos equivocados y mentiras.
 
El conmovedor discurso “Nunca nos rendiremos” con el que acaba la película, es puro teatro. De hecho, Hitler nunca la pidió o buscó la capitulación británica. Sólo quería que Inglaterra cesase su guerra contra Alemania. Como alguien que siempre demostró una gran admiración por los británicos Hitler, ya canciller, trabajó por la amistad británico-alemana. Estuvo muy contento cuando ambos países legaron a un importante acuerdo naval en 1935. Para Hitler fue una consternación cuando Inglaterra le declaró la guerra a Alemania en 1939. Sin embargo, siguió tratando de contactar con los líderes británicos, tanto en público como a través de los canales diplomáticos, para tratar de alcanzar un fin de las hostilidades. No hace falta decir que eso no aparece en la película... Y tras la espectacular victoria de Alemania sobre UK y Francia entre Mayo y Junio de 1940 y la aceptación francesa de un armisticio, Hitler hizo un esfuerzo baldío para acabar con la guerra. En un importante discurso emitido por radio a todo el mundo, apeló de forma dramática a los líderes ingleses y al pueblo británico para lograr un final honorable al conflicto. Fue Churchill quien insistió en continuar diciendo “hacer la guerra por mar, por aire y por tierra con toda nuestra potencia, para la consecución de la victoria cueste lo que cueste”.
 
En el histórico discurso con el que acaba la película, Churchill busca el apoyo para su política de guerra sugiriendo que la paz con Hitler querría decir que las banderas de la cruz gamada ondearían en Londres. Esto es un sinsentido. Incluso los países que fueron aliados de Alemania durante la II Guerra Mundial como Finlandia, Bulgaria, Hungría o Rumania, entre otros, jamás tuvieron esas banderas ondeando en sus ciudades. Churchill estuvo en contra de la política de apaciguamiento de su predecesor hacia Alemania. Pero tras ser nombrado Primer Ministro, Churchill adoptó su propia política de mayor apaciguamiento, esta vez hacia la URSS. A pesar de que Churchill le dijo al mundo que no se podía confiar en Hitler, también dijo y demostró su absoluta admiración y confianza en el dictador soviético Stalin. Cuando Inglaterra le declaró la guerra a Alemania en 1939, los líderes en Londres dijeron que se vieron obligados a hacerlo porque el régimen de Hitler amenazaba la independencia de Polonia. Pero tras cinco años y medio de guerra y siguiendo la política de colaboración con Stalin, la independencia de Polonia fue aplastada, esta vez por el régimen comunista soviético.
 
La película refuerza la amplia impresión existente de que el mismo Churchill promovió que una paz honorable y duradera con Hitler, simplemente no era posible. Pero tal como él mismo reconoció más tarde, eso no era verdad. En un mensaje confidencial del 24 de Enero de 1944, Churchill le escribió a Stalin “Estoy seguro de que sabe que yo nunca negociaré de forma separada con los alemanes... Nunca hemos pensado en una paz separada cuando estamos totalmente solos y que podíamos haberlo hecho fácilmente, sin pérdidas serias para el imperio británico y en gran medida a su cargo”. Especialmente en 1940 o 1941, un líder británico hubiese alcanzado un acuerdo con Hitler, por el cual UK hubiese mantenido su soberanía, su enorme flota y su imperio. Con seguridad, eso hubiese querido decir el reconocimiento de la hegemonía alemana en el este de Europa. Pero al final de la guerra, UK aceptó el domino más terrible y más ajeno de la URSS sobre esa parte de Europa, sin contrapartidas, perdiendo el imperio y convirtiéndose en un país lacayo de los USA. Y todo gracias al amigo Churchill.
 
Teniendo en cuenta el respeto de Hitler por la independencia de España, Portugal, Suecia y Suiza durante toda la guerra, creo que hubiese respetado la soberanía de una Inglaterra potente. Pero, tal como sucedió, UK emergió desde la muerte y destrucción de la II Guerra Mundial no tanto como victoriosa, sino como una aliada subordinada a los verdaderos vencedores: los USA y la URSS. Según el historiador inglés John Charmley, el famoso discurso “No nos rendiremos” sólo fue un “sinsentido sublime”, en contraste con todos esos admiradores que sin descanso negaron que una paz honorable se hubiese podido conseguir en 1940 ó 1941” y sigue Charmley “Churchill lo sabía mejor. La paz se podía haber logrado. No hubiese dependido en “confiar” en Hitler, sino en la presunción de que él iba a entrar en guerra con Stalin”. El historiador y antiguo ministro de defensa británico Alan Clark, llegó a un veredicto similar sobre Churchill y su política de guerra “Hubo varias ocasiones en las que un líder racional hubiese obtenido, al inicio razonables y luego excelentes, términos con Alemania... La guerra siguió durante demasiado tiempo y cuando Inglaterra emergió el país estaba destrozado. No quedaba ni un activo en ultramar. Sin los inmensos y punitivos préstamos de los USA hubiésemos muerto de hambre. El antiguo orden social se fue para siempre. El imperio estaba en fase terminal. Los países de la Commonwealth vieron su confianza traicionada y sus soldados muertos por nada...”.
 
El periodista y autor británico Peter Millar afirma lo siguiente “... La visión aceptada de que Churchill condujo a UK a través de su “Mejor Hora” hacia una victoria es tristemente superficial... En ningún sentido excepto en el moral, se puede decir que UK había ganado. Simplemente sobrevivió. UK fue a la guerra por el honor de una alianza con Polonia. La guerra acabó y Polonia fue entregada y ocupada por los soviéticos. En realidad UK fue a la guerra para mantener el equilibrio del poder. Pero el continente europeo en 1945 estaba dominado por un solo poder hostil a todo por lo que UK luchó. Inglaterra, sin esperanza, colgada de los USA, no tenía ni el poder ni la fuerza para mantener su imperio... El genio demoníaco que pretendía conquistar el mundo y que los americanos creían, es un mito. El genio demoníaco tenía objetivos más precisos en la Europa del Este. Una Inglaterra que se hubiese retirado de la refriega y de toda influencia en Europa para concentrarse en su enorme imperio, le hubiese encajado muy bien a Hitler”.
 
Con todo esto quizás no es sorprendente que, más tarde, Churchill reflejase su disgusto por cómo acabó la guerra y sus consecuencias. Pocos años después del fin de la lucha, escribió en sus memorias “La tragedia humana alcanza su climax en el hecho de que después de todos los esfuerzos y sacrificios de cientos de millones de personas y la victoria por una Causa Correcta, aún no hemos encontrado la paz o la seguridad y que hemos mentido en el control de peligros mayores que esos que hemos superado”.

5 comentarios:

  1. La actitud de Chamberlain frente a Alemania fue dispar, según la historiografía oficial cambió su actitud frente a Alemania a raíz de que ocupara Checoslovaquia(Lo cual pienso que es cuestionable), de hecho cuando Inglaterra le declaró la guerra a Alemania él era el primer ministro. También durante su mandato presionó al gobierno de Polonia para que rompiera el tratado de colaboración que mantenía con Alemania desde 1934, lo cual fue algo nefasto, puesto que el gobierno de Polonia se dedicó también a perseguir a una parte de la población de alemana que vivía en los territorios de Polonia que habían pertenecido a Alemania antes de la firma del tratado de Versalles(Incluido también el bloqueo a la ciudad libre de Danzig), con la clara intención de asegurarse que Hitler invadiera Polonia para recuperar dichos territorios(Aunque ya lo tenía pactado con la URSS mediante el pacto Molotov-Ribbentrop)y así declararle la guerra. Por lo tanto Chamberlain fue un personaje político ambiguo, en un principio trató una política de distensión con el IIIReich para posteriormente cambiar su actitud y declararle la guerra a Alemania, de hecho también estuvo negociando con la URSS acuerdos de ayuda bélica contra Alemania. Fue sustituido por Winston Churchill, el cual era más beligerante, un declarado enemigo de Alemania y tan colaborador o más con la la banca internacional, la verdadera instigadora de la guerra para acabar con el régimen NS alemán. Bajo el mandato de Churchill, Hitler le hizo numerosas propuestas de paz que fueron rechazadas, el propio Churchill lo reconoció poco antes de morir, como también reconoció que la familia real británica estaba por la paz con Alemania.
    Tanto Chamberlain como Churchill fueron dos lacayos al servicio de la oligarquía financiera internacional, aunque creo que Churchill fue peor, un belicista consumado, un criminal de guerra, como lo califican algunos.

    ResponderEliminar
  2. En este mundo todos los tontos tienen su función. Y si bien es cierto que desde los tiempos de Napoleón Inglaterra siempre se ha opuesto con la guerra u otros medios a cualquier poder hegemónico que se alzase en el continente... no obsta para que cuando alguien tiene tan buena prensa en los medios y el cine hay que empezar a hacerse preguntas.

    Yo no he visto la película pero por lo que cuenta Felipe es un ejemplo más, otra perla de la posverdad y la PNL.

    Posverdad RAE: De pos- y verdad, trad. del ingl. post-truth.
    1. f. Distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales. Los demagogos son maestros de la posverdad.

    Fuente: http://dle.rae.es/?id=TqpLe0m

    PNL: Programación Neurolingüística es una estrategia de comunicación, desarrollo personal y psicoterapia, creada por Richard Bandler y John Grinder en California (Estados Unidos), en la década de 1970. Sus creadores sostienen que existe una conexión entre los procesos neurológicos («neuro»), el lenguaje («lingüística»), y los patrones de comportamiento aprendidos a través de la experiencia («programación»), afirmando que estos se pueden cambiar para lograr objetivos específicos en la vida.

    Fuente: wikipedia

    Y la mayor parte de los productos de Hollywood y TV son exáctamente eso.

    Así pues busquemos un poco más sobre el personaje y por qué es tan admirado y elogiado:

    https://www.youtube.com/watch?v=YyI9sv9iR48

    Un interesántisimo documental sobre la figura, sin desperdicio. Me han llamado especialmente la atención ciertos puntos.

    De la marca 08:55 a la 09:31 se menciona la contribución de un científico judío para crear un explosivo sintético durante la Primera Guerra Mundial que ayudó a ganar la guerra a UK y lo que pidió el buen hombre a cambio. En realidad fue la entrada de USA en la guerra lo que determinó la victoria.
    Como nota curiosa comentar que la que de verdad estaba con escasez de explosivos y prácticamente de todo era Alemania y consiguieron el nitrógeno necesario para fabricar las bombas y demás, ni más ni menos que extrayéndolo del aire, algo que parece de ciencia ficción pero que tiene sentido ya que la mayor parte del aire que respiramos es precisamente nitrógeno.

    Entre la marca 14:35 y 15:00 se menciona el destino previsto para la población árabe del futuro estado de Israel: el exterminio.

    Entre la marca 24:48 y 25:11 se menciona quién iba a gestionar el monopolio de la energía eléctrica en Palestina: sin sorpresas, como hoy en día.

    ResponderEliminar
  3. Entre las marcas 41:48 y 43:20 se habla del requerimiento para bombardear un famoso campo y parar las matanzas pero hay cosas que no encajan. Teóricamente el inventor judío del explosivo pide a Churchill que realice la operación de bombardeo, teóricamente Churchill se lo pide a Roosevelt que lo declina. Y ahora viene lo sorprendente y llamativo, ¿por qué iba a pedir Churchill que la USAF realizase el bombardeo de un par de campos de concentración de modestas dimensiones en comparación con una ciudad cuando la RAF tenía sobrada capacidad para hacerlo?, con una simple llamadita al amigo "Bomber" Harris podrían haber dejado la zona como el cráter de un volcán activo cosa que hicieron en Hamburgo con la famosa operación "Gomorra".

    https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/b/b9/Royal_Air_Force_Bomber_Command%2C_1942-1945._CL3400.jpg/800px-Royal_Air_Force_Bomber_Command%2C_1942-1945._CL3400.jpg

    En esta imagen podemos ver unas 5 manzanas de la ciudad, uno de los campos, el más famoso, tiene aproximadamente las mismas dimensiones de lo que se observa en la instantánea de la RAF.

    Ahora bien, podría ser que los motivos de Churchill no fuesen tan "profit free" como mencionan en el documental.

    En este artículo tenemos una descripción más ajustada de la figura en cuestión y una reproducción de un periódico de la época que resulta de lo más revelador:

    http://www.renegadetribune.com/buying-mr-churchill/

    Las páginas originales:

    http://www.renegadetribune.com/wp-content/uploads/2016/08/Illustrated_Sunday_Herald_Winston_Churchill-Zionism_versus_Bolshevism.jpg

    En el artículo, al final, como apéndice hacen una transcripción para que resulte más fácil de leer que el periódico reproducido.

    Parece ser que hubo algo más de 30 monedas de plata de por medio...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Ya lo he mencionado previamente en el BLOG de FBG pero nunca está de más refrescar un poco:

    https://quenosocultan.files.wordpress.com/2015/05/winston-churchill-5-millones-alemanes.jpg?w=645&h=392

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se supone que Churchill hace referencia los alemanes que vivían en el este de Europa bajo dominio soviético, aunque la cifra era más elevada, aproximadamente la mitad de ellos perecieron al intentar huir hacia Alemania.

      Eliminar