lunes, 15 de junio de 2015

UNA HERENCIA EUROPEA PERDIDA PARA SIEMPRE


Sabéis que siempre he criticado los despiadados bombardeos aliados día y noche sobre Alemania. Lejos de bombardear objetivos militares, que hasta cierto punto podría entenderse como algo lícito en guerra, la gran mayoría de estas acciones fueron sobre ciudades y la población civil para causar el máximo terror y acortar la guerra... Lejos de esto, los bombardeos unieron aún más a la población ante esta brutalidad sin parangón en la historia. La lucha aún fue más encarnizada y duró más tiempo.



Los bombardeos dejaron en ruinas ciudades alemanas medievales y góticas como Nuremberg y Frankfurt, entre otras. Arquitectura única y muy europea, que nos definía como pueblo. Todo eso desapareció para siempre.

Hace un tiempo se descubrió una colección de más de 3.000 fotos aéreas de Alemania y sus ciudades antes y durante la campaña aliada de bombardeo en la II Guerra Mundial. Esta colección presenta la prueba más evidente hasta ahora de cuan devastadores fueron fueron los ataques aliados sobre la herencia cultural de todos y de Alemania en concreto.

Las fotos se encontraron en una caja de madera llena de negativos en un altillo de un edificio en la ciudad de Kiel. Los expertos ya han dicho que es una colección “única” y espectacular”. He tenido ocasión de ver muchas de las fotos y doy fe de ello. Es para llorar y no lo digo como recurso, sino como verdad. Las fotos además nos indican la naturaleza sistemática de destrucción de la política aliada de bombardeo.

El origen de las fotos en blanco y negro, que ya han sido digitalizadas, fue una solicitud del gobierno de Hitler para reconstruir Alemania cuando acabase la guerra. Fueron tomadas por aviones con cámaras especiales, en vuelos a baja altura y ofrecen detalles arquitectónicos y de acabados muy interesantes de los edificios que ya no existen. Las fotos se concentran en las ciudades del interior de Alemania que se muestran en todo su esplendor barroco y gótico. Puedo afirmar que son un doloroso contraste de esas mismas ciudades tras la guerra. Cuando visitas ahora una de estas ciudades te das cuenta de que se reconstruyeron con arquitectura funcional, para el tráfico rodado y sin alma. Quizás alguien quiso que se reconstruyeran así...

Sobre las fotos escribió en Spiegel Online la escritora Katya Iken, que la ironía es que Hitler quería reconstruir en primer lugar  “algo muy bello que él había sido responsable de su destrucción”. No estoy de acuerdo con Katya. Las ciudades podían haberse salvado perfectamente, pero el objetivo era destruirlas. La foto que veis arriba del artículo es la ciudad de Hannover con su estilo gótico que desapareció entre Octubre de 1943 y Marzo de 1944.

El gótico tardío y esplendoroso de Stuttgart fue inmortalizado en fotos antes de desaparecer para siempre durante 1944. Las fotos de la ciudad barroca de Dresde, uno de los bombardeos más controvertidos de la guerra, muestran el estudio más detallado que existe antes de su destrucción y su alcance. No son fotos de lugares industriales, infraestructuras de transporte o carreteras, eran fotos no militares para su reconstrucción si llegaba el caso. Los fotógrafos fueron recorriendo el país entre 1943 y 1945 por orden del Ministro de Armamento Albert Speer y que captasen Alemania desde el aire tal como era. Speer quería el máximo detalle para poder reconstruirlas.

Hitler intervino personalmente en el proyecto de reconstrucción al mismo tiempo que la guerra seguía en todos los frentes. En un memorandum solicitaba que la reconstrucción debería incluir “hasta donde fuese posible, la ampliación de las calles para los coches”, aunque sólo en casos muy claros. En caso contrario, no. El deseo del Führer de preservar los tesoros culturales de Alemania está muy bien documentada, es algo que no admite dudas. Poco antes de su suicidio en Berlín, deseó ver parte de la colección de 40.000 imágenes en color sobre los frescos en iglesias, claustros, conventos y castillos de Alemania.

Las fotos han provocado un debate emocional en Alemania, que se suma a muchos libros y reportajes que se preguntan si la extensión del bombardeo tenía sentido, al margen de las cientos de miles de víctimas, para rendir a Alemania. Por ejemplo, realmente es un shock ver cómo quedó la ciudad cultural de Lübeck que no tenía ningún valor militar y por ello era una acción que buscaba minar la moral alemana.

Entrando en más detalles, las fotos estaban en el altillo del piso de una hija de Hans Stephan, un empleado del departamento de Inspección de Edificios de Albert Speer, que luego trabajó en la reconstrucción de Berlín. Stephan era una persona que creía que “cada ciudad está orgullosa de su pasado centenario y que deben preservarse la vieja sustancia tanto como sea posible”. Pero, como ya sabemos, estas ideas después de la guerra ya no estaban de moda...

Las fotos están en el Bildarchiv Foto Margburg, que las adquirió.

14 comentarios:

  1. Excelente artículo. Estoy totalmente de acuerdo, sin duda lo que buscaban era acabar con todo vestigio del pasado, ya no sólo en Alemania, sino en Europa. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Carlos! Un abrazo, Felipe Botaya

    ResponderEliminar
  3. Para llorar de verdad, estoy de acuerdo, son imágenes de un mundo perdido y de belleza robada, quedémonos con esto último...

    Lo lamento, pero como la cosa da para mucho el comentario va a ser largo, paciencia…

    En un antiguo artículo suyo sobre la arquitectura de Speer ya salió el tema de la vieja estación de Pensilvania, no esta de más revisitarlo para ver qué fue lo que construyeron en su lugar:

    http://www.thejournal.ie/penn-station-old-demolished-1963-1151090-Nov2013/

    Lo que esta sucediendo con la arquitectura y el arte moderno es algo que no ha pasado nunca antes en la historia de occidente. Siempre se ha tratado de que las construcciones fuesen una especie de "arte habitable" y no se atendía al coste económico que suponía, si no se podían hacer palacios de mármol de Carrara para la plebe se utilizaba el humilde ladrillo visto, pero bien colocado, para hacer de una sencilla nave clasificación del s. XIX una pequeña joya con filigranas y diferenciada de las demás construcciones. Aún quedan ejemplos en unos pocos restos de la época industrial del sur de Madrid capital: Atocha, Delicias, Méndez Álvaro y sus aledaños. En realidad es una tendencia natural desde las primeras construcciones: el ornato, es decir añadir algo que sin valor estructural acrecienta el aspecto del edificio porque le aporta algo de belleza que además lo hace característico. Esta evolución se puede observar sin solución de continuidad desde los primeros ejemplos que se conservan hasta 1945. El pueblo llano no se lo podía permitir, aunque hacía lo que podía así fuese solamente con flores y jardines, las grandes construcciones se hacían para durar y las clases pudientes no solo reflejaban su status en los edificios que se proyectaban, también se añadían bellezas y florituras varias que inspiraban al pueblo a mirar hacia arriba y ver belleza de formas geométricas, del mundo natural, humanas, divinas..., y quienes pagaban todo esto pertenecían al pueblo y la sociedad que les rodeaba, sintiéndose una parte, diferente, pero una parte al fin y al cabo y se sentían bien al aportar algo a la plebe. Siempre era así en occidente (y no solo aquí) desde la Grecia Clásica e incluso antes. Quedémonos con todo esto también.
    Podemos ver los estilos, Dórico, Jónico, Corintio, lo clásico, Románico, Gótico, Neoclásico, Barroco, Victoriano, Art Nouveau, Beaux Arts y el cúlmen con el Art Decó, donde incluso los humildes objetos de uso cotidiano reflejaban la tendencia del arte materializado en las grandes obras, era una especie de espíritu de la época incrustado en el inconsciente (subconsciente) colectivo que desde lo más grande se extendía hacia abajo hasta lo más pequeño, un espíritu que reflejaba siempre alguna porción de ornato y belleza.

    ResponderEliminar
  4. No es casualidad que tras la Revolución Industrial se generalizase la tendencia: había más recursos para todo, un espíritu el de aquel tiempo que creía que ciencia, máquinas y el ser humano eran capaces de alcanzar cualquier cosa que se propusiese, era la época de Tesla, pero quienes mandaban eran Edison y J.P. Morgan y el TITANIC…, ¿cuántas veces no se nos habrá machacado con aquello de que la naturaleza, la fatalidad y Dios se impusieron a la técnica, el espíritu humano y el barco de los sueños?, algo que se repite continuamente debería despertar sospechas, porque la realidad es evidente y no hay necesidad de convencer a nadie: “Los hechos son tiranos, no admiten disentir”.

    Son políticos como Lenin los que tristemente aciertan al decir que “una mentira repetida mil veces acaba por ser verdad”, y eso es cierto en la mente de las personas aunque no en la realidad, pero claro, si es cierto en la mente de las personas, los efectos, son reales…

    Juguemos un poco: ¿Y si?...
    Una nueva perspectiva sobre el hundimiento del TITANIC:

    https://www.youtube.com/watch?v=02ZiGcqAcMY

    Luego, la Primera Guerra Mundial que barrió con un mundo, después una última oportunidad, Segunda Gran Guerra y derrota mundial en 1945… y hasta ahora el mundo que conocemos y que seguirá así hasta sólo Dios sabe cuándo, hasta que acabe la presente edad, como diría Tolkien. Es la edad, la era y el mundo del becerro de oro con su regla de oro: “el que tiene el oro hace las reglas”. ¿Y quién tiene el oro del mundo?.

    ¿Y qué tiene todo esto que ver con la arquitectura?, un poco de paciencia, al final el hilo de Ariadna aparecerá…

    Todavía no esta demostrado científicamente pero hay bastantes indicios que apuntan a que las formas que se perciben no solamente crean una sensación en el observador, sino que en el caso de las personas, pueden, transcurrido un tiempo, llegar a cambiar la percepción y esto es así porque, al parecer, por resonancia de lo que aprecian nuestros sentidos, el cerebro se reconfigura, y esto es importante: se reconfigura físicamente, es decir unas neuronas se desconectan y otras se conectan creando nuevos caminos de comunicación entre ellas, lo que da lugar también a la reconfiguración de la mente. Esto se puede hacer de forma consciente, con esfuerzo y deseo, por lo que es la mente con sus pensamientos, la que reconfigura físicamente el cerebro, o de forma inconsciente debido a lo que recibimos de forma continuada del entorno. Cuando estos cambios en los caminos neuronales se asientan, el resto de lo que implican sale solo, de forma automática. El nuevo establecimiento de conexiones puede variar de persona a persona y de tema a tema, pero suelen ser 28 días, el número no es casualidad. Es por eso que si uno renuncia a fumar, o a cualquier otra cosa, si pasa el primer mes, el resto es coser y cantar, ha desaparecido la adicción física, literalmente, otra cosa es que el gusto por aquel hábito perdure, pero si se vuelve a él no va a ser más “porque te lo pide el cuerpo”, sino por otros motivos. Y por esta misma estructura del cerebro y su funcionamiento, somos literalmente adictos a nuestras creencias ya que están impresas en cierto modo y físicamente en él, y por eso cuesta tanto esfuerzo cambiar conscientemente: tenemos que romper literalmente autopistas en el cerebro y empalmar y crear otras nuevas, por esto mismo cuando ya han quedado establecidas las nuevas rutas somos reacios a cambiarlas y somos tan previsibles: porque funcionamos como máquinas que vamos por un camino ya establecido y sobre raíles…

    ResponderEliminar
  5. Y de forma inconsciente…, los mandalas, por ejemplo, son formas geométricas y de colores sobre las que tradicionalmente en filosofías orientales se concentra la visión para meditar… pero además ha resultado que algunos mandalas son tremendamente similares a estructuras cristalinas, de onda o hiperdimensionales que subyacen e impregnan la esencia de la realidad. La presencia continuada de forma consciente o inconsciente de estas formas hace que por simple resonancia, al interiorizarse, influyan y produzcan cambios físicos que una vez asentados perduran en el tiempo e implican comportamientos y reacciones automáticas pues no somos conscientes de ello pero están ahí. Todo esto ya es conocido desde la antigüedad y por ello se utilizan los símbolos: porque resuenan como campanas en el inconsciente, y nosotros nos sentimos afectados, de un modo u otro, pero influyen. Pero ¿quién se iba a imaginar que si los símbolos están siempre presentes podrían producir minúsculos pero determinantes y trascendentales cambios en el cerebro?. Pues algunos lo sabían, lo han sabido desde siempre y han obrado en consecuencia para un fin concreto.

    Lavapies es un barrio popular de Madrid, humilde históricamente y hoy en día el palpitante corazón del izquierdismo acostumbrados a la visa oro pero pobres (sobre todo mentalmente), multicultural, mestizo, feminista, homosexual y vociferantemente activo por un mundo mejor, el suyo, naturalmente.
    Si tienen la oportunidad de visitar la zona no dejen de ver el edificio en cuña que hace esquina entre las calles de Argumosa y de Salitre, al igual que el Hotel de la Plaza de Santa Ana, son tan hermosos que incitan a elevar la vista a ver el resto y tras ellos, arriba, el cielo azul o negro y salpicado (ahora que se ha reducido la contaminación lumínica) de estrellas. Son, hoy en día, como piezas de otro mundo que se han quedado aquí, pero si uno se fija, se ven otros edificios, los que son de la época, que sin ser magnificientes, todos tienen, aunque humildes, ornamentos que los hacen bellos, únicos y diferenciados, la calle Tribulete, hacia el final esta lleno de ellos. Si uno se fija un poco más puede ver que los edificios que se han construido ya en los años 50 y sucesivos hasta el día de hoy son cajas planas con ventanas y algún que otra variación de color, como el edificio institucional que tiene pegado a la espalda el primero mencionado, el de el cruce de las calles Argumosa y Salitre. Pueden explorar la zona de forma económica y sin tener que mancharse los pies y la vista a nivel de calle gracias al Google Street View.

    ResponderEliminar
  6. Los arquitectos que a finales del s. XIX y principios del s. XX diseñaron dónde iba a vivir y trabajar la gente de la zona estaban inspirados por una idea de belleza enriquecedora, independientemente del presupuesto asignado, fuese mucho o poco, y los responsables de aprobar los proyectos es evidente que estaban en sintonía con esa idea, un espíritu que vivía en todo Occidente por aquel entonces y que tras 1945 es como si, sencillamente hubiese desaparecido, España incluida. Podemos comparar la antigua estación de Atocha (Estación del Mediodía), Norte, Delicias, Estación de Francia, Canfranc, con Atocha Cercanías, Vodafone-SOL (sí, sí, así se llama ahora), Puerta de Atocha… parece que algo se ha perdido en el camino, ¿no?. En realidad no se trata de lo que vemos, sino de lo que no vemos, dónde ha ido a parar cualquier elemento de ornato que no sea la propia textura del material empleado, a veces de dudoso gusto como el cemento gris y desnudo de Atocha Cercanías, eso sí, hay mucho espacio disponible para publicidad, incluso pantallas gigantes en Atocha Cercanías que repiten una y otra vez mensajes en movimiento, mensajes que nos gusten o no, nos fijemos o no, terminan en el subconsciente, el responsable, por increíble que nos parezca, de la mayor parte de nuestro comportamiento, gustos, creencias y tendencias. Hay un símil muy bueno el de el témpano de hielo (Iceberg): la parte que se encuentra sobre la superficie del mar es el consciente, la inmensa mayoría de la masa que lo constituye no se ve y permanece oculta bajo la lámina de agua, en la oscuridad…

    El ornato, elementos añadidos sin otra función que embellecer (y la belleza es algo que quizá erróneamente se asocia a lo bueno y lo divino, pero el subconsciente así lo hace de forma natural, no lo olvidemos, por lo que algo bello automáticamente nos resulta agradable) y diferenciar…

    Una persona desnuda suele ser el mínimo común denominador de la humanidad independientemente del tamaño de sus distintos atributos ya sean masculinos o femeninos, hay por ahí un anuncio de un desodorante donde una masa humana en cueros representa la piel, es complicado fijarse en alguien en concreto, están perfectamente definidos como la famosa “masa”, una masa de carne con algo de movimiento. Así que para ser algo y alguien no vestimos con ropas que muchas veces transmiten un mensaje, las mujeres compiten especialmente para decorarse con todo tipo de complementos para diferenciarse de las otras y captar la atención, etc. Peeero llegó la moda y el borreguismo que comentaba muy bien Don Felipe en el artículo anterior.

    ResponderEliminar
  7. El comunismo: izquierdismo, que es ni más ni menos que el rabiosamente actual igualitarismo, cuyo mayor valedor son los USA, ellos que están detrás de casi todas las guerras en el mundo, sospechosamente, y los más grandes paladines de la democracia, leáse plutocracia o putocracia, me da igual. Si efectivamente, el comunismo, esa gran aportación del pueblo elegido a la Historia y a la Humanidad y que fue definido con gran acierto por un compañero de trabajo (ex comunista como yo, por cierto) como la redistribución de la pobreza y la fealdad (creo que se quedó corto).
    Salvo por los rascacielos de Stalin y las estaciones de METRO del Anillo de los Jardines en Moscú (que al fin y al cabo son publicidad y el canto del cisne de un estilo que finalizaba) el “estilo soviet” manda y esta de moda en todas partes, esta el soviet para pobres en las colmenas cúbicas de ladrillos ya sea en manzanas con piscinita y jardincillo en el interior ya sea en aglomerados y torres de zonas rehechas para la absorción del material humano, y esta el soviet para ricos, con sus chalecitos adosados con la misma personalidad que los del MONOPOLY. Para la élite y mantenedores del sistema tenemos el estilo soviet de cristal, cemento y algún tipo de metal para los cubos, templos y torres de poder de nuestros amados líderes, sacerdotes y brujos financieros que tan bien saben administrar el mundo y a nosotros y que no se ruborizan en plantar en medio de ciudades medievales por ejemplo. Todos los edificios iguales: ángulos rectos, anónimos, insulsos y sin ningún tipo de ornamentación, sin belleza añadida para inspirar algo más. La belleza estará en parte en el ojo de quien observa, no lo dudo, pero hay siempre una belleza que por proporciones, formas, colores, etc, siempre se coincide en que es bello, podríamos decir que todos coincidimos en lo bueno y lo mejor ya es cuestión de gustos.
    Y la belleza no es algo baladí ya que puede inspirar a tener miras más altas, a querer imitar, a superarse a si mismo para estar a la altura, a sentirse bien sin saber por qué…
    ¿Y no es lógico?. Uno puede vivir perfectamente en las favelas de Río o en las de Calcuta, pero la percepción subconsciente en el día a día que se tiene de uno mismo y del entorno no es la misma que de la de quien vive en Baden-Baden, no estoy diciendo que no se pueda ser feliz o infeliz tanto en un sitio como en el otro indistintamente, sino que el subconsciente y desde luego también el consciente se va a ver marcado por el entorno y esto hasta un punto que es de carácter físico y que queda fijado en el cerebro.

    El comunismo: todos somos humanos indiferenciados e iguales (salvo la élite dirigente claro) en el mínimo común denominador, el animal humano, lo material es lo único que existe, somos libres trabajando el 100% del tiempo para el estado (o como en el caso de occidente el 42%, ya se andará el otro 58% de una forma u otra), etc, etc, etc. Todo los edificios que se crean (se defecan, en mi opinión) son cúbicos, anónimos e indiferenciados, carentes de alegría, belleza o espíritu elevado alguno. En realidad todo parece unas instalaciones mas o menos limpias, económicas (en materiales que no en presupuesto) y funcionales para animales, la caseta del perro y la jaula del canario yo diría que se encuentran en el mismo estilo y nivel.

    ResponderEliminar
  8. Ahora bien, ¿por qué?. Porque los que dirigen los destinos del mundo desde 1945 consideran que el ser humano es simplemente un animal y no tiene por qué ser nada más que una bestia de carga a su servicio. ¿Por qué?, no sólo por la vieja cuestión del esclavismo y exprimir a una gran base para vivir bien unos pocos, eso siempre ha sido así, ya fuera en el Egipto de los Faraones, en la ROMA de los Césares o en la Edad Media, la cosa funcionaba igual pero volvemos a que al menos las construcciones más significativas siempre aportaban a quien las veía y, aún hoy las que han sobrevivido lo hacen, aportan, insisto, una idea de gandiosidad o de belleza y por lo general ambas. Lo que esta sucediendo hoy no ha pasado nunca en la historia registrada: se gastan ingentes sumas de dinero en hacer basura arquitectónica disonante e incluso estridente que no aporta nada ni a quien la ve ni al entorno. ¿Por qué?. Si matas por ocultación la belleza, la espiritualidad, el anhelo de algo mejor que no sea material, también matas la chispa que hace que el animal humano sea diferente al resto de los animales.
    No lo podemos saber a ciencia cierta pero un pollo o una gallina en las factorías, aguardando su destino, no pueden apreciar ningún tipo de belleza, porque no tienen la capacidad, seguramente, pero también porque no existe en el entorno, así que son animales sin ningún tipo de escapatoria en ningún sentido. Sus congéneres que viven relativamente libres en granjas tradicionales ¿tendrán el mismo comportamiento?, sus pensamientos que no podemos imaginar ¿serán los mismos?. Seguramente no.

    Hoy en día, en occidente, en las ciudades, ¿tenemos alguna diferencia con respecto a los pollos y las gallinas de factoría y su entorno?. Este año en todo el mundo se consumirán aproximadamente seis mil millones de pollos (otra vez el dichoso 6), y es evidente que muchos humanos comerán más de un pollo y otros ninguno. Son los pollos y las gallinas conscientes de esto, ¿y las personas lo somos de lo que implica en energía, números y vida?.

    ¿Quién no pertenece a ninguna población en las que habita por lo que no se siente parte ellas y su destino y calidad de vida le resulta indiferente?, ¿quién gobierna el mundo y no precisamente desde la época del Diluvio por mucho que esa insistencia este de moda?, ¿quién tiene el control del dinero y por tanto de las leyes y la población?, ¿quién cree que los que no sean como ellos son animales a los que sacar un beneficio con su trabajo y con su sacrificio muchas veces literal?, ¿quién impone que lo material es lo único real?, que hay que tolerar y fomentar el vicio, la degeneración y la corrupción, desde la cuna hasta la tumba, ridiculizando y menospreciando la idea de Dios.

    Y todo esto ¿por qué?. No es posible saberlo, pero si a un preso le convences que fuera de la prisión no hay nada, incluso que no existe otra cosa que no sea la prisión y que tras el muro lo que hay es otra prisión, ¿quién va a querer escapar?, ¿adónde?. Y si el preso trabaja para los carceleros y les sirve literalmente de alimento, ¿los guardianes le van a dejar escapar aunque haya una puerta abierta al campo y se haya cumplido sobradamente su tiempo de condena?. Evidentemente no, de grado, haciéndole ver lo bien que viven los carceleros y que si es como ellos y renuncia a toda esperanza y acepta los usos y costumbres de los elegidos tendrá su lugar algo más elevado en la pirámide carcelaria, sólo tiene que aceptarlo… O por fuerza, no solo le cubrirán de cadenas y si es necesario lo matarán, sino que harán que de una forma u otra quede ciego para no ver la puerta, incluso borrarán los conceptos de puerta y de campo abierto, de su mente y así seguirá todo hasta el fin de los tiempos, con los amos afianzando ese mundo perfectamente controlado y los esclavos manteniéndolo mas o menos fervientemente. Quienes no pueden salir de la prisión porque forman parte de su estructura y es su mundo, no dejarán que otros lo hagan aunque la prisión sea tan solo un peldaño, “quien solo mira al suelo olvida las estrellas y el cielo”.

    ResponderEliminar
  9. Al general Dayán le preguntaron un día si eran el pueblo elegido por Dios. “Si”, respondió, “lo que no sabemos es para qué”.

    La realidad es fractal de una manera que cuesta imaginar hasta qué punto. Cuando un organismo esta enfermo y se ha resignado a morir, con las defensas desbordadas o inutilizadas por un organismo que no se percibe como amenaza pero que es el responsable de la enfermedad, caso del dudoso SIDA, el conjunto del organismo se descompone, la energía se transforma y de ella se alimentarán otros. El organismo ha desaparecido y los microbios lo único que han hecho es su función, alimentarse, acabar con la vida y descomponer un ser que por debilidad e incapacidad ni luchaba ni iba a vivir.

    La muerte es parte de la vida tanto como la vida es parte de la muerte lo que queda es que aquí y ahora cada cual luche porque cuando todo acabe aunque reyes y peones vayan al mismo sitio, si hay algo más, si queda algo, los reclame a lo que pertenece cada uno, con lo que tras toda una vida se ha demostrado estar en sintonía: hechos y sentimientos. En realidad todo esto no es nada nuevo, es el juego, de siempre y puede que para siempre. Ahora bien, ¿qué es cada uno?, esa es la clave, ¿no?: “Ser o no ser, he ahí la cuestión”. Y a esa pregunta hemos de respondernos nosotros mismos, no dejar que nadie nos lo diga o nos obligue de una forma o otra a ser o no ser…Y sin embargo eso es lo que a lo que nos vemos sometidos de principio a fin, a ser lo que los demás quieren que seamos, si estamos en sintonía bien, pero si algo nos chirría…seamos fieles a nosotros mismos, se puede por ello pagar un precio muy alto, que cada uno lo afronte como pueda y fuerza y valor, la muerte nos aguarda pero la vida también todos los días, y la vida es lucha, no tiene por qué ser cruenta, pero es lucha, cada una de las células de nuestro cuerpo lo tiene clarísimo, ¿por qué nosotros no?, ¿por qué preferimos rendirnos al mal que nos corroe y aceptarlo hasta que llegue el fin?. Los pollos y las gallinas poco pueden hacer por evitar su sino, ¿nosotros tampoco podemos evitar la fatalidad del destino?. Toda la historia de la civilización occidental desde sus orígenes ha sido una lucha continua por controlar el destino, la naturaleza y el mundo, ¿y ahora qué?: todo vale, nada importa, sacrifiquemos lo que sea, pasado, presente y futuro, propio y de los hijos para que el igualitarismo, la democracia y la banca reinen para siempre.

    ResponderEliminar
  10. Hoy en día esta rabiosamente de moda la conspiración reptiliana, reptilianos por aquí, reptilianos por allá, que si hicieron esto, lo otro o lo de más allá, que si somos o no somos, que si son o no son, etc, etc, etc, y así ad nauseam… y por la península Ibérica tenemos un grupito de “denunciadores e investigadores” de esta “aterradora realidad”, que están plenamente comprometidos con la democracia, los valores universales y que no tocan ni un solo tabú de lo políticamente correcto, que con sesudas razones, hechos y deducciones lo demuestran una y otra vez: efectivamente los reptilianos están ahí en sus múltiples manifestaciones, bien arriba en la pirámide y han estado detrás de cada una de las cosas malas y gordas que han pasado desde que la especie humana es tal, aún más posiblemente nos hicieron como quien en la época de Franco y en la posguerra para combatir el hambre se hicieron intentos genéticos para conseguir pollos con 4 muslos y 4 alas (no es broma).
    En mi humilde opinión la teoría de la “conspiración reptiliana” tan en boga para según quién, hace más aguas que el TITANIC a día de hoy en el fondo del Atlántico, tiene tantas contradicciones e incoherencias que por contraste las historias que contaba el Barón de Münchhausen son axiomas enciclopédicos de ciencia pura…
    Que “algo” hay es cosa segura, algo que no vemos y se nos escapa, que todos los seres que existen son energía que de un modo u otro puede ser aprovechada transformada y reconvertida, que la historia desde los orígenes no es como nos la cuentan y han contado, que hay algo y alguien más, que en las religiones y los dioses no es divino ni oro todo lo que brilla…, desde luego, pero con respecto a los reptilianos me quedo con las lagartas de minifalda/shorts, tacones altos y pechos prietos que inundan “la matrix” en verano…

    Y para quien haya llegado hasta aquí leyéndolo todo, sin perder el hilo de lo expuesto y ha sacado las conclusiones lógicas, reconozco que discutibles, tiene mi recomendación para la cruz al mérito aunque no sé de que ejército, se me ocurre uno que tras 70 años desaparecido no va a protestar si alguien se la regala a si mismo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Sí, todavía más. Un extracto corto pero intenso de una película de corte bíblico, evidentemente ya no se hacen películas así, ¿a quién le podría interesar?, esta pregunta tiene doble sentido, naturalmente:

    https://www.youtube.com/watch?v=G1B-Cc1OhXE&feature=youtu.be

    Y ojo, estos comportamientos en absoluto son exclusivos del pueblo elegido, pero hay que reconocer que se les da especialmente bien.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Buen comentario Dorian. Digno de leer detenidamente. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Esperemos que no haya que reconstruir en el futuro porque los rusos lo ven tan claro como tenebrosa es la realidad, no perderse el detalle del vídeo en la parte del sello de la Reserva Federal, minuto 03:19 de los 03:32 que dura el video: IN GOD WE TRUST - BUT SERVE DEVIL. Mejor expresado imposible.

    https://www.youtube.com/watch?v=fddZkqGdPJA&feature=youtu.be

    Un saludo.

    ResponderEliminar